viernes, 19 de noviembre de 2021

Club de lectura IES Matilde Salvador

 


En tiempos difíciles para la cultura es una buenísima noticia el nacimiento de un club de lectura, y mucho más si este se encuentra ubicado en un centro educativo, lo que dice mucho en favor de quienes lo han puesto en marcha. Porque no nos engañemos, si la literatura no asienta bien sus raíces en la educación y la lectura no se convierte en un hábito entre los jóvenes, su futuro será más pobre, más triste y difícil. Leer es un ejercicio contra la ignorancia, además de bastante divertido, lo que supone tejer un antídoto contra el miedo que día a día nos inoculan para paralizarnos y convertirnos, poco a poco, en seres diletantes y acríticos con el mundo que nos rodea, incluido el nuestro propio. Pero además, es una acto de socialización, porque más allá de la soledad que representa el acto de la lectura, nos introduce en una comunidad de lectores que comentan, hablan, discuten, recomiendan y sienten pertenecer a un cosmos que tiene un espacio reconocible por todos: el de la lectura. Los humanos somos gregarios y leer contribuye a fortalecer esos lazos de socialización necesaria para nuestro bienestar mental.

Volviendo al principio: participar en el nacimiento de un club de lectura es un privilegio y un honor como escritor, y a mí, ayer, me tocó vivirlo en el Club de Lectura del IES Matilde Salvador en Castellón de la Plana. El entusiasmo, la ilusión y las ganas de crear un ámbito cultural y social en torno a los libros y la lectura se podía palpar entre sus miembros, la gran mayoría mujeres, por cierto, como viene siendo habitual en estos menesteres.

Iniciativas como la que se está llevando a cabo en el Matilde Salvador, deberían ser imitadas en todos los institutos del país, para que el alumnado perciba que leer es un acto normal, compatible con sus gustos, modas y formas de comunicarse. Y para ello, el empuje de profesores y profesoras es muy importante en la tarea de lograr que los libros sigan siendo un patrimonio cultural y social imprescindible para el progreso, la convivencia y el ocio.

Enhorabuena a las impulsoras del club de lectura, a los miembros que participan en la iniciativa y al IES Matilde Salvador, por facilitar su puesta en marcha. Y felicidades a toda la comunidad educativa del centro, porque, aunque muchos no lo sepan todavía, el instituto ha crecido como centro de formación y espacio abierto al conocimiento universal que dan los libros. Que tontería, solo con poner en marcha un club de lectura. 

 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

La Renta Básica Universal y el derecho a una vida digna

  Muchas veces nos preguntamos cuál es el futuro que nos espera como sociedad y como individuos. Si nos encaminamos hacia una sociedad distó...