Ir al contenido principal

Investidura. Todo en orden

                                                                                                  Foto: Autor desconocido
Publicado en Levante de Castellón el 28 de octubre de 2016
Al final se ha consumado lo que la derecha quería: que Rajoy, por activa o por pasiva, fuese presidente del gobierno. Han sido meses de presiones, engaños y falsas acusaciones, para desmontar cualquier iniciativa que pretendiera formar un gobierno de cambio, desde todos los ámbitos del poder que en España se han establecido desde la Transición. Nunca una campaña ha sido tan sucia y tan vergonzosa como la que hemos sufrido los españolitos de a pie, incluidos los catalanes, para que nos olvidemos de los últimos años de recortes, desmantelamiento del estado de bienestar, desigualdad y crecimiento de la pobreza. Y es tanta la soberbia, que incluso la vicepresidente del gobierno, sabedora ya, desde el golpe de mano en el PSOE, que Rajoy volvería a ser investido Presidente, con la posibilidad de unas terceras elecciones alejada,  se ha permitido el lujo de amenazarnos con duros recortes para el año que viene.
                El mensaje que se nos ha trasmitido durante meses es que había que formar gobierno, muy inteligentemente hurtando el debate de si valía cualquier gobierno, porque la derecha no le interesaba entrar en él. GOBIERNO con mayúsculas, elevado a  una categoría superior, donde no importa quién sea el que lo ocupa. Así, desnaturalizando la sustancia de para qué sirve un gobierno, la derecha, que sabe cómo nadie disfrazar su ideología con  cantos de sirena, tendría más fácil quedarse en él.
                Y yo digo, ¿si era tan urgente formar gobierno, por qué el PP y su entorno mediático y financiero no apoyaron la candidatura de Pedro Sánchez, y nos habríamos evitado las segundas elecciones y el “drama nacional” de unas terceras? No es eso lo que se ha pretendido desde el principio, sino que fuese Marino Rajoy el que volviese ser presidente, incluso llevando al país a unas terceras  o unas cuartas elecciones, si fuese preciso.
                ¿Qué es lo que tienen que ocultar o proteger para que no hayan escatimado recursos para que la derecha vuelva a formar gobierno? ¿Por qué los dirigentes del PSO, afines al golpe de mano, han entrado en ese juego, incluso en contra de sus bases? Se me ocurre, que si no hay intereses económicos en juego, el poder es muy goloso, hasta el punto de desfigurar el rostro de un partido centenario como el socialista.
                Lo que me lleva a plantear otra pregunta ¿Quién teme unas terceras elecciones? Parece que todo el establishment nacional, porque nadie tiene claro que podría pasar, con los juicios por corrupción que afectan directamente al PP abiertos, y el PSOE en plena guerra civil. Mientras, PODEMOS y CIUDADANOS no dejan de ser una incertidumbre, pero todos temen  que estos Partidos pudieran subir, consolidando así el fin del bipartidismo. Por lo que en la lógica de los poderes que se aferran al estatus político de la Transición, es mejor consolidar lo que existe, sin correr nuevos riesgos. Además, un gobierno de Mariano Rajoy daría tiempo a la vieja guardia del PSOE, que es más de lo mismo, la que ha llevado al Partido a la situación actual,  a consolidarse y llegar en cuadriga a la próximo Congreso

                Nada me hace pensar que va a suceder lo que nos están diciendo: que el gobierno de Marino Rajoy va a estar secuestrado por el Congreso. Eso es una mentira más de las muchas que escuchamos sin parar. El gobierno tiene mecanismos para gobernar y si se encuentra muy atado, convocará elecciones. Volvemos a dar tiempo, para que PP y PSOE cuelen toda la porquería que se está cociendo en su seno, y después, volver a las urnas. En definitiva, están hurtando a los ciudadanos ser actores principales de esta deficiente democracia que tenemos, para que el bipartidismo tenga tiempo de recomponerse.  

Comentarios

Entradas populares de este blog

Castellòn, la muerte del cine

                                                                                              Foto: Kusonoki Masashige Publicado en Levante de Castellón el 21 de abril de 2017 Hace unos años, no tantos, podías quedar una tarde en Castellón con los amigos, picar alguna cosa o tomarte un café e ir a ver una película de cine, tranquilamente, dando un paseo. Era muy fácil, pues en la ciudad había varias salas que te permitían acercarte a uno u otra sin necesidad de coger el coche, en función de la película que quisieras ver. En realidad, ir al cine era un acto social, una quedada con los amigos, un encuentro con la cultura o una actividad onanística, culturalmente hablando, si uno iba solo.                 Las salas de cine humanizaban la ciudad, porque eran lugar de encuentro de mucha gente que iba con un objetivo común: ver una película, sin interferencias consumistas. Gente que encontraba un momento de tranquilidad en el acto de acercarse a la sala, sentarse en la butaca y disfrutar o no …

Diario esférico 23.11.2016

No voy a entrar en la trayectoria política de Rita Barberá, ni en sus cuitas con la justicia; de eso no es ahora el momento de hablar. Tiempo habrá. Hoy es el día de las condolecías a familiares, amigos y compañeros, y las muestras de pesar por la muerte de una persona pública con sólo 68 años. Nadie debe morirse tan joven. Pero no me gustan los minutos de silencio impostados. Los que se hacen para quedar bien ante la galería, o para tapar miserias propias y ajenas. Y sobre todo, cuando están fuera de lugar. Por eso no entiendo el minuto de silencio de hoy en el Congreso  de los Diputados. Puedo entenderlo en el Senado, Rita Barberá era senadora, y que sus compañeros institucionales le rindan un pequeño homenaje por su inesperada muerte, es comprensible. Que el Ayuntamiento de Valencia dicte tres días de luto, lo veo razonable por tratarse de una exalcaldesa, que recientemente abandonó el cargo después de veinticuatro años. ¿Pero que guarde un minuto de silencio el Congreso? ¿Cuál es e…

Entrevista a Lidón Sancho

El arte contemporáneo es un termómetro de la sociedad, de cómo está funcionando la manera que tenemos de gestionar las emociones”.Lidón Sancho Ribés, es especialista en educación artística y doctora de Arte Contemporáneo por la Universidad Jaume I de Castellón, además desarrolla una importante labor como comisaria de exposiciones. Podríamos decir, sin temor a equivocarnos, que se mueve empujada por una pasión: enseñar a comprender el arte, porque en ese conocimiento está su fuerza liberadora y trasformadora de la sociedad y de las personas que la forman. Educadora artística y comisaria de exposiciones, son las dos actividades que forman el eje central de su vida profesional. Acaba de publicar un libro titulado: “Regina José Galindo: la performance como arma” (UJI. Servicio de Publicaciones., 2017), como reivindicación de una artista que tiene en la performance un instrumento de denuncia social, que trata de remover nuestras conciencias.
Quedamos a charlar en la terraza de una cafeter…