Ir al contenido principal

Entradas

Castellón, capital del microrrelato

Entradas recientes

Estado de derecho

Publicado en Levante de Castellón el 29 de septiembre de 2017 Estado de Derecho son las nuevas palabras. Se invocan aquí y allá como un mantra sagrado para alejar los demonios que acechan la manera de pensar del poder. El político de turno sale, estira el cuello (ahora entendemos por qué estaba tan de moda la gola en los arrogantes funcionarios de la monarquía de los Austrias) para colmarse de dignidad embutida de razón y dispara: “España es un estado de derecho y no puede consentir que se vulnere desde Cataluña”. Es curioso que se utiliza el nombre de España en tercera persona, como si fuera una entidad única por encima de los españoles y no la suma de millones de entidad individuales que forman un colectivo. Y desde Cataluña se invoca a la justicia universal, histórica y démosle tiempo al tiempo para que divina, en la reclamación de querer tener un estado de derecho propio, después de haberse saltado todas las normas del estado de derecho para aprobar las leyes que les conducirán hac…

"Escenas de un burgués en la Valencia del Ochocientos" libro de Jaime Millás

Jaime Millás es un periodista de raza, de aquellos que hacen de la información un esfuerzo de documentación y de la crónica un alarde literario. Lo pudimos ver, los que le hemos leído ya tarde, en su magnífico libro “Crónicas de la Transición valenciana 1972-1985”, en donde recopila parte de sus artículos en la prensa del momento, ofreciéndonos una radiografía única de la Transición en la Comunidad Valenciana. La manera que tiene de entender el periodismo se puede resumir en la siguiente aseveración: “Una de las reglas de oro del buen periodismo, al menos hasta hace bien poco, es que los periodistas no debemos mostrar nunca el yo narrativo en  nuestras informaciones, porque nuestras opiniones no interesan. Somos meros transmisores y difusores de la actualidad informativa. Somos el mensajero, no el inductor del mensaje”. Estas palabras, que son de la introducción que él mismo hace en su libro “Escenas de un burgués en la Valencia del Ochocientos” (Editorial Sargantana 2017), son una de…

¡Dios mío ¿Qué es España?!

Publicado en Levante de Castellón el 22 de septiembre de 2017
“¡Dios mío ¿Qué es España?!” Exclamaba alarmado ya en 1914 Ortega y Gasset por la falta de identidad que este país arrastraba desde hacía varias centurias. No ha sido Ortega el único intelectual que se preocupó por una España en constante descomposición identitaria, incapaz de encontrar un camino enraizado en unos valores comunes, de los que todos los españoles se pudieran sentir orgullosos. Otros intelectuales a lo largo del siglo XX también han tratado de escarbar en la psique colectiva del pueblo español y lo único que han encontrado ha sido la semblanza de El Quijote, como figura que nos une en nuestro desvarío. Que sea ese maravilloso chiflado, que interpretaba el mundo según lo veía su locura, el que nos da la identidad,  no es mala cosa, porque no deja de ser divertido. Pero nos hace transitar por el mundo sin enterarnos de nada de lo que sucede alrededor, con ese sentido de la justicia entroncada al honor (ya lo decí…

Anclados en el tiempo

Publicado en Levante de Castellón el 8 de septiembre de 2017 De vuelta del verano tengo la sensación de que el tiempo está detenido en este país llamado España. Todo sigue igual, como si una mano alienígena hubiese parado las agujas del reloj de la historia y viviéramos en un tempo suspendido, que ni avanza ni retrocede. Nada de lo que se cocía antes del verano se ha terminado de guisar. Incluso, el terrorífico atentado yihadista de Barcelona ha conseguido cambiar las cosas. Los ingenuos pensamos que la furgoneta asesina que sembró de horror y dolor las Ramblas podía ser un punto de inflexión en algunas posiciones enclaustradas en la sinrazón de quienes se creen en posesión de la verdad universal.                 Pero no ha sido así, y sin el más mínimo respeto hacia las víctimas y la sociedad española en estado de shock, desde el minuto uno ha habido una pelea soterrada entre nacionalistas de las dos orillas del Ebro, por mostrar quién había metido la pata y quién se apuntaba la medal…

Diario esférico. Cataluña y el referéndum

Me importa que Cataluña se independice, porque me produciría una gran tristeza. Quizá porque pertenezco a una generación que recitó muchas veces el poema "Vientos de Pueblo" de Miguel Hernández, y su dibujo de un pueblo español bravo y diverso, en donde todos tenemos nuestro sitio. Por eso me importa que Cataluña siga perteneciendo a ese pueblo que dibujó el poeta. Sin embargo, en este país, heredero de los Decretos de Nueva Planta de Felipe V, seguimos entendiendo el asunto territorial, como una “unidad de destino en lo universal”, que tanto le gustaba al franquismo proclamar. Un clase gobernante que fundamenta su poder en la cantidad de territorio que gobierna, que no ha superado mentalmente la época colonial, cuando los estados versus monarquías europeas se pensaban grandes cuanto más territorio tuvieran. Es el nacionalismo el que heredó ese espíritu de grandeza territorial, pero ahora definida por los intereses económicos de las élites de cada nación. El nacionalismo, tan…

"Tres minutos de color" Novela de Pere Cervantes

La novela negra está viviendo en España una de sus etapas más álgidas de su historia. Género que siempre ha estado vivo, gracias a escritores míticos que nos regalaron a los amantes de la intriga momentos de sumo placer. Cierto que hoy no tenemos al gran Vázquez Montalbán, maestro de maestros en el género, pero esta carencia viene suplida por la gran cantidad  de escritores que parcial o íntegramente se dedican a escribir historia policiacas o detectivescas, sumergidas en un  mundo sórdido y sólo apto para hombres duros y mujeres fatales –se echa de menos una novela de mujeres duras y hombres fatales-.                 Lo  bueno de la proliferación de novelas del género es que, entre el río revuelto de publicaciones, que en general tiene un tono bastante aceptable, aparece alguna que sobresale y nos deja un buenísimo sabor de boca. Es el caso de “Tres minutos de color” (Alrevés 2017) del escritor castellonense Pere Cervantes (la nómina de escritores de Castellón sigue engrosándose feli…