Ir al contenido principal

Diario esférico. 10 de octubre de 2016

                El sábado, cautivado por una campaña de promoción tan rutilante como insistente, me fui a ver “Un monstruo viene a verme”. Eran tantas las bondades anunciadas y las emociones prometidas, que compré un paquete de Kleenex y sin pensármelo dos veces, me acomodé en el sillón del cine, dispuesto a  dejarme llevar por ese monstruo amigo. Incluso, pensé, iluso de mí: si el tejo andante es capaz de arreglar las cuitas psicológicas de un preadolescente, por qué no puede dejarme a mí igual que cuando se sale de una sesión de diván con el psicoanalista a tu espalda.
                Pero mi gozo se quedó en el pozo de la decepción. Quizá por el alto nivel de las expectativas creadas, y el monstruo, que no sé por qué me dio por pensar que estaba sacado de una película de Disney, se quedó en la salida de la autopista y no vino a verme. Lástima: no lloré, no moqueé, ni se me hizo un nudo en el estómago. Nada. Incluso, me aburrí un poco, por momentos. Y no se crean, que lejos de aliviar mi alma, me ha creado un problema, al pensar que debo ser yo el raro, por no llorar, ni empatizar con el niño de la película, que no sé muy bien si sufría por su madre, por él, por los maltratos del colegio, o por su abuela. ¿Será que me he convertido en un frío emocional, como Jadis, la bruja malvada de Narnia? Yo que lloro hasta con el telediario (aunque llorar con el telediario no es nada del otro mundo, lo ponen a huevo) y de la película que hay que salir sorbiéndose la lágrimas me quedo frío.
                Y es que, cuando las expectativas son altas, en este caso altísimas, cualquier cosa que no alcance la altura prometida nos parece mal. Porque no es una mala película, si uno va pensado en ver una obra entretenida de la factoría Disney, con tintes de psicoanálisis. Pero, hombre, creer que vas a ver una obra maestra cuando los personajes más creíbles son los presentadores de las noticias de Tele 5, que insisten machaconamente para que vayamos a verla, es para echarse a llorar, y esta vez de verdad.

                Le voy a dar un par consejos, con su permiso, si piensan ir a ver la película.  A) No lleven niños. Se aburren soberanamente. B) Piensen que van a ver una historia entretenida, a ratos, con efectos especiales normales, y con la posibilidad de emocionarse, dependiendo de lo sensible que se encuentre usted en ese momento. Es posible que así salgan del cine, pensando que no han perdido el tiempo. Vamos, como en muchas de las películas que se estrenan habitualmente. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Castellòn, la muerte del cine

                                                                                              Foto: Kusonoki Masashige Publicado en Levante de Castellón el 21 de abril de 2017 Hace unos años, no tantos, podías quedar una tarde en Castellón con los amigos, picar alguna cosa o tomarte un café e ir a ver una película de cine, tranquilamente, dando un paseo. Era muy fácil, pues en la ciudad había varias salas que te permitían acercarte a uno u otra sin necesidad de coger el coche, en función de la película que quisieras ver. En realidad, ir al cine era un acto social, una quedada con los amigos, un encuentro con la cultura o una actividad onanística, culturalmente hablando, si uno iba solo.                 Las salas de cine humanizaban la ciudad, porque eran lugar de encuentro de mucha gente que iba con un objetivo común: ver una película, sin interferencias consumistas. Gente que encontraba un momento de tranquilidad en el acto de acercarse a la sala, sentarse en la butaca y disfrutar o no …

Diario esférico 23.11.2016

No voy a entrar en la trayectoria política de Rita Barberá, ni en sus cuitas con la justicia; de eso no es ahora el momento de hablar. Tiempo habrá. Hoy es el día de las condolecías a familiares, amigos y compañeros, y las muestras de pesar por la muerte de una persona pública con sólo 68 años. Nadie debe morirse tan joven. Pero no me gustan los minutos de silencio impostados. Los que se hacen para quedar bien ante la galería, o para tapar miserias propias y ajenas. Y sobre todo, cuando están fuera de lugar. Por eso no entiendo el minuto de silencio de hoy en el Congreso  de los Diputados. Puedo entenderlo en el Senado, Rita Barberá era senadora, y que sus compañeros institucionales le rindan un pequeño homenaje por su inesperada muerte, es comprensible. Que el Ayuntamiento de Valencia dicte tres días de luto, lo veo razonable por tratarse de una exalcaldesa, que recientemente abandonó el cargo después de veinticuatro años. ¿Pero que guarde un minuto de silencio el Congreso? ¿Cuál es e…

Entrevista a Lidón Sancho

El arte contemporáneo es un termómetro de la sociedad, de cómo está funcionando la manera que tenemos de gestionar las emociones”.Lidón Sancho Ribés, es especialista en educación artística y doctora de Arte Contemporáneo por la Universidad Jaume I de Castellón, además desarrolla una importante labor como comisaria de exposiciones. Podríamos decir, sin temor a equivocarnos, que se mueve empujada por una pasión: enseñar a comprender el arte, porque en ese conocimiento está su fuerza liberadora y trasformadora de la sociedad y de las personas que la forman. Educadora artística y comisaria de exposiciones, son las dos actividades que forman el eje central de su vida profesional. Acaba de publicar un libro titulado: “Regina José Galindo: la performance como arma” (UJI. Servicio de Publicaciones., 2017), como reivindicación de una artista que tiene en la performance un instrumento de denuncia social, que trata de remover nuestras conciencias.
Quedamos a charlar en la terraza de una cafeter…