El PSOE en el precipicio

                                                                                                Foto: Autor desconocido
Publicado en Levante de Castellón el 30 de septiembre de 2016
“Espero que no se cometa el mismo error que en el Comité Federal del 28 de diciembre, en el que se pusieron tantas líneas rojas, que la habitación quedó pintada de rojo y no se veía nada”. Estas palabras de Miquel Iceta, confirman aquellas de Pérez Tapias, cuando en abril de este año dejó claro que en aquel famoso Comité se bloqueó cualquier acuerdo con PODEMOS, y por tanto, la posibilidad de formar un gobierno de izquierdas. Coincidiendo con Pérez Tapias que el Partido de Iglesias ha cometido muchos errores, el tiempo, ese tozudo implacable que tiene la mala costumbre de sacar a relucir la verdad, nos está haciendo ver dos cosas: una, que la división del PSOE es mucho más profunda de lo que parece y otra, que la política en este país lleva varios meses en situación de bloqueo, por esa división, cada vez más cainita, de resultado incierto.
                Lo que estamos viendo a las claras, es que Pedro Sánchez nunca ha sido del agrado de la vieja guardia, que lo consintió como recambio transitorio en un momento de gran desconcierto del Partido y desprestigio de sus dirigentes. Un tactismo que pasaba por dulcificar la imagen ante la sociedad dándole una pátina de renovación, mientras el mirlo blanco que todos deseaban para que todo cambiase y todo siguiera igual, lanzaba su plataforma para la política nacional desde Andalucía. No sé por qué siempre he sospechado que la dimisión de Griñán tuvo más que ver con colocar a Susana Díaz en la presidencia andaluza, para darla a conocer en el resto de España como líder áurica del socialismo patrio, que con el caso de los EREs.
                Pero los tiempos en política nunca son como uno quiere y la vorágine de cambios que en los últimos años se han precipitado sobre el aburrido panorama bipartidista español, ha dado al traste con la estrategia de la vieja guardia y barones socialistas que luchan por conservar su poder y controlar un Partido que ellos mismos lo lanzaron al precipicio de la desafección de los electores. El problema es gordo. Pedro Sánchez ya se ha cansado de que le traten como un peón al servicio de los intereses de una casta que se resiste a abandonar los privilegios que durante décadas les ha proporcionado un sistema político de turnismo partidario en el gobierno. Además de llegar a la conclusión de que la única alternativa que tiene para conservar el sillón de Secretario General es el enfrentamiento total con quienes le quieren defenestrar desde su despacho de la calle Ferraz.   
                Negar la evidencia de que la izquierda, más allá del mesianismo fracasado de PODEMOS, ya no es asunto que sólo compete a un Partido, es revolverse como gato panza arriba ante los cambios que está experimentando el país. Que quienes están gobernando gracias a PODEMOS plácidamente en sus comunidades autónomas le nieguen la mayor a Pedro Sánchez, para hacerlo en el gobierno de España, es de una hipocresía tan estúpida como absurda, que está sumiendo al país en una situación de desgobierno, que solamente da alas a la derecha y su ejército mediático. Que la derecha socialista encabezada por algunos dirigente territoriales prefiera que el PSOE se abstenga para que gobierne el PP, antes que promover un gobierno de izquierdas, con el argumento peregrino de un nacionalismo español cuasi franquista, nos está haciendo ver que el PSOE necesita una reforma en profundidad que le desligue de sus santos barones, en comandita con una vieja guardia que ha perdido el sentido de la orientación de tanto dar vueltas en puertas giratorias.

                ¿Es Pedro Sánchez el líder que necesita el PSOE para resituarse como un Partido importante en el panorama de la izquierda? Parece ser que no. Que está siendo devorado por una élite patricia cada vez más hambrienta de poder y celosa defensora de sus intereses. Aunque él no esté libre de pecado. El caso es que todo apunta a que el PSOE va a seguir ronroneando con la derecha, alejándose cada vez más de la geografía de la izquierda. Todo para que Susana Díaz acabe alcanzando la gloria, aunque sea costa de empujar a su Partido por un precipicio.  

Comentarios

Entradas populares de este blog

No es por la compra de una casa

Castellón, capital del microrrelato

Diario esférico. Cataluña y el referéndum