Ir al contenido principal

Mis amigos socialistas

                                                                                              Imagen: George Christakis
Publicado en Levante de Castellón el 07 de septiembre de 2016
Estoy triste. Y no digo esto como un recurso literario con el fin de crear empatía entre los lectores. No. Estoy triste de verdad, por mis amigos socialistas, con los que tengo la suerte de poder discutir largo y tendido de política desde hace años. Ellos sí creen que el socialismo es un instrumento para cambiar la sociedad, una búsqueda que sólo tiene como objetivo mejorar el mundo. Son personas que llevan años militando en el PSOE y ahora ven cómo sus dirigentes se despedazan en una lucha que poco tiene que ver con el socialismo y mucho con enfrentamientos aristocráticos para hacerse con el poder. Nada nuevo en la historia de España; durante siglos los nobles han pugnado entre sí, apoyando o derribando reyes, con el único fin de no perder el poder al que ellos se sienten legitimados por la gracia de Dios. Recuerden ustedes que la “gran reina” Isabel la Católica se hizo con la Corona de Castilla tras una cruenta guerra civil entre diferentes bandos nobiliarios. No digo esto por nada, pero parece que estos días en el PSOE ha estado sucediendo lo mismo.
                Por eso mis amigos estarán tristes, al comprobar cómo una élite patricia se ha revuelto contra todo, con tal de hacerse con el poder del Partido. No les han  importado las consecuencias en su objetivo de derrocar a Pedro Sánchez, que me gustaría recordar fue elegido por la militancia en unas primarias, que ahora han desautorizado. Militantes que se creyeron, al igual que mis amigos, que las primarias eran un avance democratizador dentro del Partido. ¿Cómo se puede interpretar derrocar a un dirigente político, elegido democráticamente, por métodos que nos recuerdan mucho a las asonadas cuartelarías del siglo XIX? Por ser suave, porque a mí esto me suena, salvando las distancias, a aquel golpe que hace ochenta años acabó con la democracia en España, aunque este haya sido incruento, pero que al fin y al cabo comparten el mismo fin: acabar con la legalidad democrática abruptamente. Que me perdonen los que han participado en el derrocamiento de Pedro Sánchez, pero sus métodos conspirativos, espurios y facinerosos,  han sido eso: golpistas, porque se han saltado a la torera sevillana todas las normas que el PSOE tiene articuladas para estos casos.
                No quiero hacer con esto un defensa de Pedro Sánchez y su equipo, personalmente creo que no ha sido un buen secretario general, porque siempre se ha comportado más movido por sus intereses personales que por los del Partido y la sociedad. Pero, en este caso, se ha limitado a cumplir lo que un Comité Federal aprobó: no apoyar a Rajoy ni por activa, ni por pasiva. Por eso, el comportamiento de una parte de la nobleza del Partido, con alguna que se piensa Grande de España, induce a pensar que entre bastidores ha habido mucho más en juego que lo que quieren hacernos ver.
                Se escandalizan los afines a Felipe González y la condesa de San Telmo, de que Sánchez haya hablado de bandos en el Partido. Pero mis amigos y yo sabemos que en el PSOE, como en la mayoría de los Partidos, toda la vida ha habido bandos, tribus, familias, etc., que están más pendientes de alcanzar el poder que rendir servicio al socialismo. Grupos de interés organizados que sólo piensan en los militantes como brazos que se puedan alzar en las asambleas apoyando su postura. Del debate ya se encargan los jefes da cada clan. Por eso, aparecer escandalizados porque se habla de bandos, cuando Susana Díaz tiene constantemente a los suyos de Andalucía colgando como una espada de Damocles sobre la cabeza de cualquier dirigente que no se adapte a sus intereses personales, sí digo personales, es de una hipocresía tan impostada que no es de extrañar que haya organizado una cacería golpista contra quien ha osado interponerse en su camino hacia la gloria monclovita.

                Lo cierto, es que mis amigos van a estar tristes durante mucho tiempo, porque sólo hay una posible salida parar que dejen de estarlo y el PSOE recupere su prestigio en la sociedad española y asimile que el espacio de la izquierda lo va a tener que compartir con otras formaciones: que dimitan todos. Sí, todos y todas los que ha participado en este esperpento vergonzoso, que ha colocado al PSOE a los pies de los caballos. ¿O es que alguien piensa que Susana Díaz, en la cabeza o en la cola, va a ser mejor secretaria general que Pedro Sánchez? Eso, si se atreve a presentar su candidatura a la secretaría general, algo que yo no lo veo muy claro en un PSOE devastado, y no coloca otro secretario de paja, hasta que ella vea que los tiempos le son favorables. Eso sí se le da bien: tirar la piedra y esconder la mano, como a todos los conspiradores. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Castellòn, la muerte del cine

                                                                                              Foto: Kusonoki Masashige Publicado en Levante de Castellón el 21 de abril de 2017 Hace unos años, no tantos, podías quedar una tarde en Castellón con los amigos, picar alguna cosa o tomarte un café e ir a ver una película de cine, tranquilamente, dando un paseo. Era muy fácil, pues en la ciudad había varias salas que te permitían acercarte a uno u otra sin necesidad de coger el coche, en función de la película que quisieras ver. En realidad, ir al cine era un acto social, una quedada con los amigos, un encuentro con la cultura o una actividad onanística, culturalmente hablando, si uno iba solo.                 Las salas de cine humanizaban la ciudad, porque eran lugar de encuentro de mucha gente que iba con un objetivo común: ver una película, sin interferencias consumistas. Gente que encontraba un momento de tranquilidad en el acto de acercarse a la sala, sentarse en la butaca y disfrutar o no …

Diario esférico 23.11.2016

No voy a entrar en la trayectoria política de Rita Barberá, ni en sus cuitas con la justicia; de eso no es ahora el momento de hablar. Tiempo habrá. Hoy es el día de las condolecías a familiares, amigos y compañeros, y las muestras de pesar por la muerte de una persona pública con sólo 68 años. Nadie debe morirse tan joven. Pero no me gustan los minutos de silencio impostados. Los que se hacen para quedar bien ante la galería, o para tapar miserias propias y ajenas. Y sobre todo, cuando están fuera de lugar. Por eso no entiendo el minuto de silencio de hoy en el Congreso  de los Diputados. Puedo entenderlo en el Senado, Rita Barberá era senadora, y que sus compañeros institucionales le rindan un pequeño homenaje por su inesperada muerte, es comprensible. Que el Ayuntamiento de Valencia dicte tres días de luto, lo veo razonable por tratarse de una exalcaldesa, que recientemente abandonó el cargo después de veinticuatro años. ¿Pero que guarde un minuto de silencio el Congreso? ¿Cuál es e…

Cuando la ciencia se hizo ficción

Artículo publicado en la revista Octubre, de la Universidad Jaume I de Castellón, en octubre de 2015