Ir al contenido principal

Gordos y fumadores

                                               Imagen: Fernando Botero
Publicado en Levante de Castellón el 23 de septiembre de 2016
He leído con estupor que la región sanitaria de York, en Inglaterra, se plantea excluir a gordos, perdón obesos, y fumadores de la lista de operaciones quirúrgicas, si no dan claras muestras de arrepentimiento por haber cometido el delito de comer más de la cuenta, llevar una vida sedentaria o darle al pitillo sin control. Pero como el sistema, imbuido del sentido de culpa cristiana, no quiere parecer falto de caridad, al pecado ha ligado la penitencia. Si el gordo es bueno y adelgaza un 10% en un periodo de tiempo o el fumador demuestra que está haciendo intentos de dejarlo, podrán volver al seno del Señor sanitario público y operarse cuando las autoridades sanitarias así lo dictaminen.
                Al final, las contradicciones de este capitalismo excluyente, que sólo piensa en cómo optimizar el gasto, para aumentar el beneficio, las acaban pagando siempre los mismos. Mientras proliferan los lugares de comida rápida -me resisto a llamar restaurantes a esos sitios donde los azucares y las grasas malas son el ingrediente principal del menú, a precios que invitan a ponerte las botas de refrescos y comida que engorda sólo con mirarla,-los sistemas de salud se lavan las manos y en vez de poner coto a esos paraísos de la grasa trans o mejorar la alimentación de las clases populares, cada vez menos saludable, prefieren culpabilizar al gordo de su gordura, no a este capitalismo de consumo, que nos incita constantemente a comer precocinados, elaborados, dulces, y grasas. Es mejor expulsar a los gordos del sistema, convirtiéndolos en una nueva clase social de excluidos.
                No es broma. Recientemente veía un programa en un canal de televisión privada sobre el estado de Arkansas (EEUU), que tiene una población obesa de superior al 35% de sus habitantes, debido al sedentarismo y el auge de la comida rápida, donde los seguros médicos excluyen directamente a los gordos, salvo que paguen unas pólizas disparatadas y el entierro de un entrado en carnes cuesta el doble que el de un flaco, debe ser por la caja, que necesita más madera, digo yo.
                En cuanto al tabaco, la contradicción de este capitalismo de consumo que nos invade es delirante. Si el tabaco es tan malo, que lo dejen de producir y fabricar, y si no es usted partidario de prohibir nada, pues que cada uno fume lo que quiera y haga de su capa un sayo con su salud. Porque, a fin de cuentas,  gordos y fumadores pagan impuestos igual que los demás, o no.
                 Claro, que uno al final no pude dejar de preguntarse por qué gordos y fumadores tienen que cargar con la culpa de ser unos derrochadores de los dineros públicos, y si como reza el refrán: “cuando las barbas de tu vecino veas pelar, pon las tuyas a remojar”, quién nos dice que mañana no se va a excluir de la sanidad pública a los promiscuos, a los bebedores de fin de semana, a los que se pasan horas delante del ordenador, a quienes practican deporte de forma obsesiva y su vida es en reguero de lesiones, en definitiva, a todo aquel que no sea potencialmente sano o lleve una vida que no le produzca mucho gasto a la sanidad pública.

                Y es que, en esta sociedad donde a todo se le pone precio y la ideología dominante neoliberal y su obsesión por el beneficio y la acumulación de capital, está impregnando todo lo que hacemos, nadie se salva de quedar excluido de algún servicio que se paguen con dinero público. Otra manera de privatizar, desde la trastienda, lo que por derecho nos corresponde y no se atreven a quitarnos con la cara descubierta. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Castellòn, la muerte del cine

                                                                                              Foto: Kusonoki Masashige Publicado en Levante de Castellón el 21 de abril de 2017 Hace unos años, no tantos, podías quedar una tarde en Castellón con los amigos, picar alguna cosa o tomarte un café e ir a ver una película de cine, tranquilamente, dando un paseo. Era muy fácil, pues en la ciudad había varias salas que te permitían acercarte a uno u otra sin necesidad de coger el coche, en función de la película que quisieras ver. En realidad, ir al cine era un acto social, una quedada con los amigos, un encuentro con la cultura o una actividad onanística, culturalmente hablando, si uno iba solo.                 Las salas de cine humanizaban la ciudad, porque eran lugar de encuentro de mucha gente que iba con un objetivo común: ver una película, sin interferencias consumistas. Gente que encontraba un momento de tranquilidad en el acto de acercarse a la sala, sentarse en la butaca y disfrutar o no …

Diario esférico 23.11.2016

No voy a entrar en la trayectoria política de Rita Barberá, ni en sus cuitas con la justicia; de eso no es ahora el momento de hablar. Tiempo habrá. Hoy es el día de las condolecías a familiares, amigos y compañeros, y las muestras de pesar por la muerte de una persona pública con sólo 68 años. Nadie debe morirse tan joven. Pero no me gustan los minutos de silencio impostados. Los que se hacen para quedar bien ante la galería, o para tapar miserias propias y ajenas. Y sobre todo, cuando están fuera de lugar. Por eso no entiendo el minuto de silencio de hoy en el Congreso  de los Diputados. Puedo entenderlo en el Senado, Rita Barberá era senadora, y que sus compañeros institucionales le rindan un pequeño homenaje por su inesperada muerte, es comprensible. Que el Ayuntamiento de Valencia dicte tres días de luto, lo veo razonable por tratarse de una exalcaldesa, que recientemente abandonó el cargo después de veinticuatro años. ¿Pero que guarde un minuto de silencio el Congreso? ¿Cuál es e…

Entrevista a Lidón Sancho

El arte contemporáneo es un termómetro de la sociedad, de cómo está funcionando la manera que tenemos de gestionar las emociones”.Lidón Sancho Ribés, es especialista en educación artística y doctora de Arte Contemporáneo por la Universidad Jaume I de Castellón, además desarrolla una importante labor como comisaria de exposiciones. Podríamos decir, sin temor a equivocarnos, que se mueve empujada por una pasión: enseñar a comprender el arte, porque en ese conocimiento está su fuerza liberadora y trasformadora de la sociedad y de las personas que la forman. Educadora artística y comisaria de exposiciones, son las dos actividades que forman el eje central de su vida profesional. Acaba de publicar un libro titulado: “Regina José Galindo: la performance como arma” (UJI. Servicio de Publicaciones., 2017), como reivindicación de una artista que tiene en la performance un instrumento de denuncia social, que trata de remover nuestras conciencias.
Quedamos a charlar en la terraza de una cafeter…