Ir al contenido principal

El TTIP. Volvemos al siglo XIX

                                                                                                     Foto: autor desconocido
La gran cabalgada imparable del neoliberalismo del siglo XXI, más parece un remake del capitalismo del siglo XIX, por la vuelta a métodos de explotación de los trabajadores (me van a perdonar empleados, colaboradores, becarios y aspirantes a jefe que les denomine de esta manera)  y el crecimiento de la desigualdad.
                La modernización de la economía, tal como nos la están vendiendo, no tiene nada de novedosa; no hay una revolución del pensamiento capitalista que conduzca a nuevas formas de relación en el mundo del trabajo y la sociedad. Todas las reformas, que nos dicen son necesarias y de manera machacona quieren imponer desde los centros de poder europeos, conducen  a lo mismo, es decir, a una desregularización del mercado de trabajo, que sólo tiene como objetivo convertir a los trabajadores en mano de obra barata de usar y tirar; al encumbramiento del mercado sin trabas de actuación, para que sean las grandes corporaciones capitalistas quienes marquen las reglas del juego; y a la liberación absoluta del flujo financiero de capitales, para que la economía especulativa pueda seguir esquilmando la riqueza de la sociedad , acumulándola en muy pocas mansos, con solo apretar un botón del ordenador.
                Una de las consecuencias que más claramente estamos visualizando los ciudadanos por esta nueva explosión del capitalismo, es el vasallaje de la política a la economía. Fijándonos en el caso concreto de Europa, como región que ha mantenido al capitalismo salvaje más a raya durante décadas, con el desarrollo de un capitalismo de corte social y un mercado regulado para que no generara distorsiones en la economía, el cambio es palmariamente notorio, hacia fórmulas en las que el antiguo, que no viejo, discurso del marxismo referente a la lucha de clases, está tomando una vigencia impensable hace un par de  décadas. Porque hoy, más que nunca, se evidencia el conflicto de intereses entre las distintas clases sociales, al haber desaparecido de la escena política el pacto como instrumento de progreso y bienestar, por culpa de la desigualdad creciente que ya existe entre las diferentes clases.
                El sometimiento de la política a la economía es una realidad que se está plasmando en las medidas de austeridad impuestas por el gran capital en Europa. Dejémonos ya de señalar a Alemania como culpable de una situación que está provocada por la transversalidad de la ideología neoliberal en la clase dirigente europea, que está detrás de la quiebra del estado de bienestar que ha imperado en el continente como una seña de igualdad e identidad. La mayoría de los gobiernos, como caballitos de un tiovivo, giran en torno a unas instituciones comunitarias dirigidas por políticos a sueldo de las grandes corporaciones capitalistas del mundo. Incluso, el hoy presidente de la Comisión Europea, ha gobernado un país que ejerce de paraíso fiscal facilitando vías de escape tributaria para las grandes multinacionales del mundo.
                Toda la legislación aprobada en los últimos años va encaminada a favorecer los intereses de aquellos que controlan los centros económicos y financieros del mundo, a costa del empobrecimiento de la mayoría de la población. En una Europa que deliberadamente tiene un alto déficit democrático, para que los ciudadanos no podamos controlar desde el Parlamento Europeo a las instituciones, se ha ido deslocalizando el poder democrático de los parlamentos nacionales hacia  centro de decisión en Bruselas, Frankfurt o Berlín, poco controlables por un Parlamento continental, al que no se le ha dado capacidad de legislar y controlar a un gobierno democráticamente elegido, inexistente en Europa como tal, para poder imponer las políticas neoliberales desde organismos como el Consejo Europeo, al que nadie controla, convertido en último poder en la toma de grandes decisiones: políticas de austeridad, refugiados, etc., que actúa como portavoz/ejecutor de los interesas de las multinacionales.
                En este contexto de déficit democrático y flexibilización del mercado en favor del dinero, aparece el TTIP, Tratado de Libre Comercio entre Europa y Estados Unidos, que no es otra cosa que un acuerdo que coloca los intereses de las multinacionales por encima de los intereses de los gobiernos y los ciudadanos, hasta tal punto, que cuando la legislación de un país europeo lesione los negocios de las multinacionales, estas podrán demandar a los Estados, lo que implica que toda la legislación medioambiental, laboral, de consumo, agraria, industrial, financiera, comercial y si me apuran hasta la educativa y sanitaria, tendrá que estar elaborada sin contravenir los intereses  de las grandes multinacionales.
                Una vez más, el poder político y mediático tratan de convencernos, y tienen medios para hacerlo, de las bondades de ese tratado para el bienestar de nuestras vidas. Pero, me van a permitir que recele de esas bondades que suenan a la quimera de la Ínsula de Barataria, donde podríamos vivir en la holganza, junto a Sancho con el espejismo de haber alcanzado el sueño de la felicidad, junto a una buena bota de vino.
                Desconfianza que también tiene que ver con el secretismo con que se están llevando las negociaciones, hasta el punto de que los folios del tratado están custodiados bajo llave en una cámara secreta, fuertemente vigilada. Levanta suspicacia que los pocos diputados europeos que han podido a acceder a ver el documento, lo han hecho bajo estrictas medidas de seguridad, tratándolos como si de potenciales delincuentes se tratara, a los que no se les ha llegado a desnudar integralmente de milagro, porque otra de las cosas que me hace pensar que estamos ante la gran estafa, es que esos diputados, sólo han podido verlo y tratar de memorizar los más posible artículos de texto, porque no han podido ni fotografiarlo, ni copiarlo, ni tan siquiera sacar un folio y un bolígrafo y tomar notas. Además de hacerles firmar una cláusula de confidencialidad que les obliga a guardar secreto de lo que allí han visto, incluso a sus propios compañeros diputados.

                Ante esto no puedo dejar de preguntarme: ¿Si es tan bueno, por qué tanto secreto? ¿Acaso la opacidad y el ocultismo son instrumentos válidos para el gobierno de una sociedad democrática? ¿Por qué se les prohíbe a los eurodiputados filtrar información del TTIP? Muchas preguntas surgen, que nos hacer ver que no estamos ante la simple firma de un tratado comercial, sino ante un plan para convertir en mundo en un gran mercado, donde la desigualdad y la explotación van a estar a la orden del día. Es decir, la vuelta al siglo XIX.V

Comentarios

Entradas populares de este blog

Castellòn, la muerte del cine

                                                                                              Foto: Kusonoki Masashige Publicado en Levante de Castellón el 21 de abril de 2017 Hace unos años, no tantos, podías quedar una tarde en Castellón con los amigos, picar alguna cosa o tomarte un café e ir a ver una película de cine, tranquilamente, dando un paseo. Era muy fácil, pues en la ciudad había varias salas que te permitían acercarte a uno u otra sin necesidad de coger el coche, en función de la película que quisieras ver. En realidad, ir al cine era un acto social, una quedada con los amigos, un encuentro con la cultura o una actividad onanística, culturalmente hablando, si uno iba solo.                 Las salas de cine humanizaban la ciudad, porque eran lugar de encuentro de mucha gente que iba con un objetivo común: ver una película, sin interferencias consumistas. Gente que encontraba un momento de tranquilidad en el acto de acercarse a la sala, sentarse en la butaca y disfrutar o no …

Diario esférico 23.11.2016

No voy a entrar en la trayectoria política de Rita Barberá, ni en sus cuitas con la justicia; de eso no es ahora el momento de hablar. Tiempo habrá. Hoy es el día de las condolecías a familiares, amigos y compañeros, y las muestras de pesar por la muerte de una persona pública con sólo 68 años. Nadie debe morirse tan joven. Pero no me gustan los minutos de silencio impostados. Los que se hacen para quedar bien ante la galería, o para tapar miserias propias y ajenas. Y sobre todo, cuando están fuera de lugar. Por eso no entiendo el minuto de silencio de hoy en el Congreso  de los Diputados. Puedo entenderlo en el Senado, Rita Barberá era senadora, y que sus compañeros institucionales le rindan un pequeño homenaje por su inesperada muerte, es comprensible. Que el Ayuntamiento de Valencia dicte tres días de luto, lo veo razonable por tratarse de una exalcaldesa, que recientemente abandonó el cargo después de veinticuatro años. ¿Pero que guarde un minuto de silencio el Congreso? ¿Cuál es e…

Entrevista a Lidón Sancho

El arte contemporáneo es un termómetro de la sociedad, de cómo está funcionando la manera que tenemos de gestionar las emociones”.Lidón Sancho Ribés, es especialista en educación artística y doctora de Arte Contemporáneo por la Universidad Jaume I de Castellón, además desarrolla una importante labor como comisaria de exposiciones. Podríamos decir, sin temor a equivocarnos, que se mueve empujada por una pasión: enseñar a comprender el arte, porque en ese conocimiento está su fuerza liberadora y trasformadora de la sociedad y de las personas que la forman. Educadora artística y comisaria de exposiciones, son las dos actividades que forman el eje central de su vida profesional. Acaba de publicar un libro titulado: “Regina José Galindo: la performance como arma” (UJI. Servicio de Publicaciones., 2017), como reivindicación de una artista que tiene en la performance un instrumento de denuncia social, que trata de remover nuestras conciencias.
Quedamos a charlar en la terraza de una cafeter…