Ir al contenido principal

Diario Esférico: 6 junio 2016

                Iba a decir que tiene su guasa, pero la verdad es que no tiene chanza ninguna, que el gobierno se niegue a indultar a un joven que hace  seis años robó una bici en Sevilla, y el día 15 de junio tendrá que entrar en la cárcel, mientras Rajoy acude a una cena de despedida del ex ministro Soria con parte de su gobierno. No parece que ser un defraudador de Hacienda, con nocturnidad y alevosía, que es como se defrauda llevándose el dinero a un paraíso fiscal,  le preocupe al gobierno, ni a la derecha, ni a ningún vocero del neoliberalismo internacional o español. El país está plagado de evasores fiscales y parece normal, no es objeto de actuación para la fiscalía, a fin de cuentas  todos estos chorizos de cuello blanco y cenas en Horcher, son de familia bien y no representan un peligro para la sociedad, sobre todo para la que ellos están construyendo a su medida. Pero, ojo, si usted comete la imprudencia de robar una bici, todo el paso de Estado caerá sobre sus hombros.
                Ciudadanos nos ha abierto los ojos. Que el Estado tenga empresas públicas es comunismo, dicen, y acabamos dándonos cuenta de que Franco fue un rojo camuflado que se dedicó a crear empresas estatales en competencia con las privadas o en régimen de monopolio. También hemos sabido que el presidente francés De Gaulle era otro comunista oculto, por eso nacionalizó los bancos y las grandes empresas en su país. Estos de Ciudadanos, en su delirio neoliberal, cada día nos sorprenden con una nueva chorrada, hasta el punto de enfadarse porque el sudor nervioso de Albert Rivera le jugó una mala pasada en el debate con Iglesias, pero claro la culpa no es que su jefe vaya pasado de revoluciones, es del aire acondicionado.
                A partir de ahora, ya saben ustedes que los carnets de socialdemócrata los dan Susana Díaz y Pedro Sánchez, la nueva pareja de hecho por interés. Nadie más que quienes ellos autoricen puede reclamarse como tal. Les avala ser un Partido de 137 años, socialdemócrata antes que esta existiera. Su larga historia es el argumento para convertirse en árbitros de la socialdemocracia en España. Qué pobreza intelectual.  

Comentarios

Entradas populares de este blog

Castellòn, la muerte del cine

                                                                                              Foto: Kusonoki Masashige Publicado en Levante de Castellón el 21 de abril de 2017 Hace unos años, no tantos, podías quedar una tarde en Castellón con los amigos, picar alguna cosa o tomarte un café e ir a ver una película de cine, tranquilamente, dando un paseo. Era muy fácil, pues en la ciudad había varias salas que te permitían acercarte a uno u otra sin necesidad de coger el coche, en función de la película que quisieras ver. En realidad, ir al cine era un acto social, una quedada con los amigos, un encuentro con la cultura o una actividad onanística, culturalmente hablando, si uno iba solo.                 Las salas de cine humanizaban la ciudad, porque eran lugar de encuentro de mucha gente que iba con un objetivo común: ver una película, sin interferencias consumistas. Gente que encontraba un momento de tranquilidad en el acto de acercarse a la sala, sentarse en la butaca y disfrutar o no …

Diario esférico 23.11.2016

No voy a entrar en la trayectoria política de Rita Barberá, ni en sus cuitas con la justicia; de eso no es ahora el momento de hablar. Tiempo habrá. Hoy es el día de las condolecías a familiares, amigos y compañeros, y las muestras de pesar por la muerte de una persona pública con sólo 68 años. Nadie debe morirse tan joven. Pero no me gustan los minutos de silencio impostados. Los que se hacen para quedar bien ante la galería, o para tapar miserias propias y ajenas. Y sobre todo, cuando están fuera de lugar. Por eso no entiendo el minuto de silencio de hoy en el Congreso  de los Diputados. Puedo entenderlo en el Senado, Rita Barberá era senadora, y que sus compañeros institucionales le rindan un pequeño homenaje por su inesperada muerte, es comprensible. Que el Ayuntamiento de Valencia dicte tres días de luto, lo veo razonable por tratarse de una exalcaldesa, que recientemente abandonó el cargo después de veinticuatro años. ¿Pero que guarde un minuto de silencio el Congreso? ¿Cuál es e…

Cuando la ciencia se hizo ficción

Artículo publicado en la revista Octubre, de la Universidad Jaume I de Castellón, en octubre de 2015