Ir al contenido principal

Diario Esférico: 9 junio 2016

                Primer día de calor en Benicasim y ya nos están friendo los mosquitos. Parece que el Ayuntamiento no ha aprendido del año pasado y nos vuelve a castigar con un verano de picaduras y molestias. A ver a quién le echan la culpa.
                Siguen los dirigentes del PSOE dando carnets de socialdemócratas. La verdad es que tiene gracia escucharles reivindicar una socialdemocracia que ellos mismos han colaborado a dinamitar con sus políticas económicas rendidas al neoliberalismo. Ahora escucho a Sánchez o Hernando criticar la subida de impuestos a los que más ganan y a las empresas, que propone Unidos Podemos, para sufragar políticas de gasto social y por más que le doy vueltas a su traje socialdemócrata no le encuentro la etiqueta.
                Veo en la tele un debate con Hernando, Casada, Errejón y uno de Ciudadanos que no me acuerdo su nombre. Nada reseñable que destacar en un debate electoral, cada uno defiende lo suyo y ataca al prójimo. Lo que me deja perplejo es que Hernando del PSOE, después de poner a caer de un burro al programa económico de Podemos, va y casi dice lo mismo que Errejón. Este hombre empieza a tener un problema entre la razón y la fe.

                Albert Rivera sigue pasado de revoluciones. Este hombre no se encuentra últimamente, o desayuna algo muy fuerte. Ahora en su delirio por adjudicarle a Podemos todos los males del Averno, compara a Pablo iglesias con Le Pen y Donald Trump. Ayer era un comunista bolivariano camuflado y hoy un fascista con coleta. Este chico empieza a tener una obsesión enfermiza con Podemos y ya no sabe si mata o espanta. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Castellòn, la muerte del cine

                                                                                              Foto: Kusonoki Masashige Publicado en Levante de Castellón el 21 de abril de 2017 Hace unos años, no tantos, podías quedar una tarde en Castellón con los amigos, picar alguna cosa o tomarte un café e ir a ver una película de cine, tranquilamente, dando un paseo. Era muy fácil, pues en la ciudad había varias salas que te permitían acercarte a uno u otra sin necesidad de coger el coche, en función de la película que quisieras ver. En realidad, ir al cine era un acto social, una quedada con los amigos, un encuentro con la cultura o una actividad onanística, culturalmente hablando, si uno iba solo.                 Las salas de cine humanizaban la ciudad, porque eran lugar de encuentro de mucha gente que iba con un objetivo común: ver una película, sin interferencias consumistas. Gente que encontraba un momento de tranquilidad en el acto de acercarse a la sala, sentarse en la butaca y disfrutar o no …

Diario esférico 23.11.2016

No voy a entrar en la trayectoria política de Rita Barberá, ni en sus cuitas con la justicia; de eso no es ahora el momento de hablar. Tiempo habrá. Hoy es el día de las condolecías a familiares, amigos y compañeros, y las muestras de pesar por la muerte de una persona pública con sólo 68 años. Nadie debe morirse tan joven. Pero no me gustan los minutos de silencio impostados. Los que se hacen para quedar bien ante la galería, o para tapar miserias propias y ajenas. Y sobre todo, cuando están fuera de lugar. Por eso no entiendo el minuto de silencio de hoy en el Congreso  de los Diputados. Puedo entenderlo en el Senado, Rita Barberá era senadora, y que sus compañeros institucionales le rindan un pequeño homenaje por su inesperada muerte, es comprensible. Que el Ayuntamiento de Valencia dicte tres días de luto, lo veo razonable por tratarse de una exalcaldesa, que recientemente abandonó el cargo después de veinticuatro años. ¿Pero que guarde un minuto de silencio el Congreso? ¿Cuál es e…

Cuando la ciencia se hizo ficción

Artículo publicado en la revista Octubre, de la Universidad Jaume I de Castellón, en octubre de 2015