Ir al contenido principal

"Me cuesta tanto olvidarte" de Mónica Mira

               
Una novela puede ser buena por muchos motivos, algunos muy sesudos y otros más ligeros, depende de las personas y los momentos de la vida. Al final es un reconocimiento subjetivo, que nos puede hacer desechar lo que para otros es una gran novela, o entusiasmar lo que muchos repudian.  En mi caso particular, me tiene que gustar, envolver su trama, sentir la caricia de las palabras como algo placentero y no pesado. Tiene que haber conexión con el texto, para que no quiera que se acabe, y debe transmitirme no sólo sentimientos y emociones, también alguna que otra enseñanza. Pero, cuando realmente sé que una novela me ha atrapado, es después de haberla leído, si su recuerdo sigue estando presente en mis pensamientos.
                Algo así, es lo que me ha sucedido con la novela de Mónica Mira: “Me cuesta tanto olvidarte” (Versátil 2017), que me ha atrapado más allá de su lectura. He de confesar que llegué a ella con cierta prevención, pues viene editada en un una colección de novela romántica, género que suelo frecuentar bastarme poco. Por lo que ya de entrada, es inevitable,  mi disposición no era muy favorable. Pero ahí es donde está la gracia: afrontar una lectura sin un interés mínimo y llevarte la sorpresa. Es lo que tiene la literatura, que si nos acercamos a ella sin dogmatismos, nos puede deparar momentos fantásticos, sin buscarlos.
                No soy muy entendido en este género que leen miles de personas, y por tanto desconozco sus claves, por eso yo no me atrevería calificar “Me cuesta tanto olvidarte” como novela romántica,  porque tras un argumento hipotéticamente sostenido por el amor, no una amor pegajoso y dulzón, sino un amor de los que duelen, de los que cuesta llegar a entender, y cuando lo haces, te das cuenta de que el amor tiene muchas aristas, que muchas veces nos hieren, sin que lleguemos a descubrirlas; tras ese amor que desde el personaje principal, Gabriela,  se abre a varias personas, se esconde una historia muy triste de soledad y descubrimiento de lo que uno se pierde de la vida cuando está dedicado en exclusividad a un asunto.
                Mónica Mira con estos ingredientes hace además una radiografía de algunos de los temas más actuales que hoy marcan la información de los medios, se nota su oficio de periodista: la corrupción, el alzhéimer y la desolación que deja en familiares,  la violencia sostenida por el poder del dinero, la mentira pública y privada en la que vivimos instalados, el machismo irreverente del poder que trata a la mujer como un objeto, y el esfuerzo que tenemos que hacer para sobrevivir en este mundo donde nada es lo que parece. Y lo hace a través de un relato muy bien organizado, con una estructura lineal de la novela, por lo que no hay lugar a equívocos temporales, y unos personajes bien trazados, que están perfectamente insertados en la trama, y, sobre todo, en lo que la autora pretende contarnos.
                Dos son los personajes principales: Gabriela, una mujer en la treintena, que de repente se enfrenta a la vida desde la soledad y el desamparo, tras haber dedicado años al cuidado de su padre enfermo de alzhéimer; y Darío, un joven fotógrafo de familia  acaudalada, con un padre que sólo vive para conservar su poder y aumentar su riqueza. Los demás son personajes colaterales, necesarios para construir la historia que van a vivir Gabriela y Darío, que va mucho más allá de una historia de amor, aunque sea este, y no sólo el amor pasional, el que les redima de sus triste vida.

                En definitiva, Mónica Mira escribe una novela con muchos recovecos, de una lectura agradable, que no deja indiferente. A mí, me ha costado desprenderme de ella, una vez leída. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Castellòn, la muerte del cine

                                                                                              Foto: Kusonoki Masashige Publicado en Levante de Castellón el 21 de abril de 2017 Hace unos años, no tantos, podías quedar una tarde en Castellón con los amigos, picar alguna cosa o tomarte un café e ir a ver una película de cine, tranquilamente, dando un paseo. Era muy fácil, pues en la ciudad había varias salas que te permitían acercarte a uno u otra sin necesidad de coger el coche, en función de la película que quisieras ver. En realidad, ir al cine era un acto social, una quedada con los amigos, un encuentro con la cultura o una actividad onanística, culturalmente hablando, si uno iba solo.                 Las salas de cine humanizaban la ciudad, porque eran lugar de encuentro de mucha gente que iba con un objetivo común: ver una película, sin interferencias consumistas. Gente que encontraba un momento de tranquilidad en el acto de acercarse a la sala, sentarse en la butaca y disfrutar o no …

Diario esférico 23.11.2016

No voy a entrar en la trayectoria política de Rita Barberá, ni en sus cuitas con la justicia; de eso no es ahora el momento de hablar. Tiempo habrá. Hoy es el día de las condolecías a familiares, amigos y compañeros, y las muestras de pesar por la muerte de una persona pública con sólo 68 años. Nadie debe morirse tan joven. Pero no me gustan los minutos de silencio impostados. Los que se hacen para quedar bien ante la galería, o para tapar miserias propias y ajenas. Y sobre todo, cuando están fuera de lugar. Por eso no entiendo el minuto de silencio de hoy en el Congreso  de los Diputados. Puedo entenderlo en el Senado, Rita Barberá era senadora, y que sus compañeros institucionales le rindan un pequeño homenaje por su inesperada muerte, es comprensible. Que el Ayuntamiento de Valencia dicte tres días de luto, lo veo razonable por tratarse de una exalcaldesa, que recientemente abandonó el cargo después de veinticuatro años. ¿Pero que guarde un minuto de silencio el Congreso? ¿Cuál es e…

Entrevista a Lidón Sancho

El arte contemporáneo es un termómetro de la sociedad, de cómo está funcionando la manera que tenemos de gestionar las emociones”.Lidón Sancho Ribés, es especialista en educación artística y doctora de Arte Contemporáneo por la Universidad Jaume I de Castellón, además desarrolla una importante labor como comisaria de exposiciones. Podríamos decir, sin temor a equivocarnos, que se mueve empujada por una pasión: enseñar a comprender el arte, porque en ese conocimiento está su fuerza liberadora y trasformadora de la sociedad y de las personas que la forman. Educadora artística y comisaria de exposiciones, son las dos actividades que forman el eje central de su vida profesional. Acaba de publicar un libro titulado: “Regina José Galindo: la performance como arma” (UJI. Servicio de Publicaciones., 2017), como reivindicación de una artista que tiene en la performance un instrumento de denuncia social, que trata de remover nuestras conciencias.
Quedamos a charlar en la terraza de una cafeter…