Ir al contenido principal

Muerte a Montesquieu

                                                                                                      Imagen: RUNRUN.ES
Publicado en Levante de Castellón el 3 de marzo de 2017
No se sabe a ciencia cierta dónde está enterrado Montesquieu, aquel pensador francés, no sé si se acuerdan de él, que en el siglo XVIII se le ocurrió la feliz idea de que pensar que el estado tiene tres poderes: legislativo, ejecutivo y judicial, y que estos debían estar separados, para el buen gobierno de las naciones. Imagínense ustedes, en aquel momento de monarquías absolutas y cortes esplendorosas de damas empolvadas y miriñaques; y caballeros con casaca, chaleco, chorreras y pelucas de bucles. Aunque, todo hay que decirlo, no creo que las ideas de Montesquieu tuvieran un efecto significativo en el pensamiento de la época, más allá de los círculos enciclopedistas, rendido al despotismo ilustrado de todo para el pueblo, pero sin el pueblo. Pero la semilla que más adelante tomó cuerpo como liberalismo político ya estaba echada.
                La anécdota de esto, como decía al principio, es que no se sabe bien en qué lugar reposan sus restos, si en la Iglesia de Saint-Sulpice o en el cementerio, hoy desaparecido bajo los edificios, que había entre las calles de Vaugirard y Jean Ferrandi de París, cercanas a la iglesia, cosa extraña en una sociedad que adora a sus grandes personajes. No obstante, en tiempos en  que lo democracia se está convirtiendo en una sistema estético en detrimento de la ética, a algunos no les vendría mal que sobre Montesquieu y su separación de poderes, cayera una losa de olvido tan grande como la confusión que existe sobre el paradero de sus restos.
                Que la divisoria entre el poder ejecutivo y el legislativo ha desaparecido en nuestra democracia hace ya bastante tiempo, es algo ya sabido por la mayoría de la ciudadanía. Sobre todo en un país como España, donde el parlamento se ha convertido en un felpudo de los intereses del gobierno, limitándose a aprobar las leyes que este elabora, sin solución de continuidad. Esto se produce cuando hay un Partido muy mayoritario o con mayoría absoluta, que sólo tiene como misión parlamentaria hacer que todas las propuestas del gobierno triunfen. El propio sistema está diseñado para que así suceda, al no tener los diputados libertad de voto, teniendo que plegarse a los dictados de sus Partidos. Pero también, en situaciones como la actual, en las que estando el gobierno sustentado por un Partido en clara minoría parlamentaria, ninguna de las resoluciones que se aprueban en el Congreso le obligan a que las cumpla. El resultado es que ha desaparecido la capacidad legislativa del parlamento y el control que este debe hacer sobre cualquier ejecutivo. “Pulvis est” para la separación de poderes.
                La liquidación definitiva de la idea de Montesquieu ha venido estas semanas con el descarado intervencionismo del consejo de ministros sobre el poder judicial, más allá de la sospecha que veníamos teniendo; en demasiadas ocasiones algo más que una sospecha. ¿Cómo podemos interpretar si no las denuncias de fiscales sobre las presiones que vienen sufriendo a cuenta del rosario de delitos por corrupción que entran un día sí y otro también en los juzgados? Qué el fiscal general de Estado haga una remodelación de la fiscalía, liquidando fiscales que están haciendo un trabajo escrupuloso contra la corrupción, para sustituirlos por otros más afines ideológicamente,  sólo se puede interpretar como una injerencia en el poder judicial que desvirtúa la democracia. Recordemos que la fiscal general lo nombra el ejecutivo, otra intrusión que limita la separación de poderes. Por no hablar de las presiones que se ejercen sobre la judicatura, con el ánimo de torcer las resoluciones judiciales en beneficio de aquellos afines al poder político.
                Uno se queda pensando qué diría Montesquieu de todo esto si levantara la cabeza y, después de averiguar dónde está enterrado, viera lo que está sucediendo con sus ideas sobre la separación de poderes, cuando ministros se reúnen con amigos enjuiciados, para que otra cosa que intentar favorecerles ante los jueces;  o un ministro de justicia justifica que jueces y fiscales no afines a su causa sean apartados de su puesto; o cuando al parlamento cambia leyes que le son perjudiciales a quienes forman el gobierno.

                Nuestra democracia presenta graves problemas de funcionamiento. Deficiencias que tienen que ver con un poder que trata de acapararlo todo, implantando un modelo oligárquico, con la apariencia de democracia. Es como si estuviéramos haciendo el camino a la inversa de lo avanzado en estos dos siglos, y nos dirigiésemos felices y contentos hacia un nuevo despotismo ilustrado. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Castellòn, la muerte del cine

                                                                                              Foto: Kusonoki Masashige Publicado en Levante de Castellón el 21 de abril de 2017 Hace unos años, no tantos, podías quedar una tarde en Castellón con los amigos, picar alguna cosa o tomarte un café e ir a ver una película de cine, tranquilamente, dando un paseo. Era muy fácil, pues en la ciudad había varias salas que te permitían acercarte a uno u otra sin necesidad de coger el coche, en función de la película que quisieras ver. En realidad, ir al cine era un acto social, una quedada con los amigos, un encuentro con la cultura o una actividad onanística, culturalmente hablando, si uno iba solo.                 Las salas de cine humanizaban la ciudad, porque eran lugar de encuentro de mucha gente que iba con un objetivo común: ver una película, sin interferencias consumistas. Gente que encontraba un momento de tranquilidad en el acto de acercarse a la sala, sentarse en la butaca y disfrutar o no …

Diario esférico 23.11.2016

No voy a entrar en la trayectoria política de Rita Barberá, ni en sus cuitas con la justicia; de eso no es ahora el momento de hablar. Tiempo habrá. Hoy es el día de las condolecías a familiares, amigos y compañeros, y las muestras de pesar por la muerte de una persona pública con sólo 68 años. Nadie debe morirse tan joven. Pero no me gustan los minutos de silencio impostados. Los que se hacen para quedar bien ante la galería, o para tapar miserias propias y ajenas. Y sobre todo, cuando están fuera de lugar. Por eso no entiendo el minuto de silencio de hoy en el Congreso  de los Diputados. Puedo entenderlo en el Senado, Rita Barberá era senadora, y que sus compañeros institucionales le rindan un pequeño homenaje por su inesperada muerte, es comprensible. Que el Ayuntamiento de Valencia dicte tres días de luto, lo veo razonable por tratarse de una exalcaldesa, que recientemente abandonó el cargo después de veinticuatro años. ¿Pero que guarde un minuto de silencio el Congreso? ¿Cuál es e…

Entrevista a Lidón Sancho

El arte contemporáneo es un termómetro de la sociedad, de cómo está funcionando la manera que tenemos de gestionar las emociones”.Lidón Sancho Ribés, es especialista en educación artística y doctora de Arte Contemporáneo por la Universidad Jaume I de Castellón, además desarrolla una importante labor como comisaria de exposiciones. Podríamos decir, sin temor a equivocarnos, que se mueve empujada por una pasión: enseñar a comprender el arte, porque en ese conocimiento está su fuerza liberadora y trasformadora de la sociedad y de las personas que la forman. Educadora artística y comisaria de exposiciones, son las dos actividades que forman el eje central de su vida profesional. Acaba de publicar un libro titulado: “Regina José Galindo: la performance como arma” (UJI. Servicio de Publicaciones., 2017), como reivindicación de una artista que tiene en la performance un instrumento de denuncia social, que trata de remover nuestras conciencias.
Quedamos a charlar en la terraza de una cafeter…