Ir al contenido principal

Y Franco se murió

                                                                                                Foto: Autor desconocido
Publicado en Levante de Castellón el 25 de noviembre de 2016
Hace cuarenta y un años el país pasó el mes de noviembre en vilo. La televisión, única e indivisible por la gracias de Dios, entonces acababa a las doce de la noche, con el himno nacional y la bandera con el águila imperial de fondo. Pero antes del fin de emisión llegaba el parte del equipo médico habitual, desde donde se nos informaba que el inmortal Francisco Franco había tenido una ligera mejoría o permanencia estable en su estado de salud precario, aunque esto nos era ocultado con la verborrea de la propaganda típica de las regímenes totalitarios. Hasta que el laconismo, dadas las circunstancias, se impuso y el último parte, fechado el 20 de noviembre a las 5,30 de la madrugada, con Franco ya muerto, fue toda una relación de alteraciones fisiológicas, sin mención a la muerte del enfermo, cuando el teletipo anunciándola  ya había llegado a la redacción de Europa Press a las 4,58  horas.
Las radios, todavía sujetas al “Parte” informativo, que no era otra cosa que la obligación de dejar en manos de la propaganda oficial las noticias que se transmitían, tenían más margen de maniobra, eso sí,  fuera de las horas reservadas para la conexión con Radio Nacional, y de vez en cuando, se les escapaba algún indicio de que el “Generalísimo” se encontraba peor de lo que nos decía la propaganda controlada por los próceres del ministerio de Información y Turismo. Qué cosas tan raras se hacían entonces, meter la información y el turismo bajo la misma cartera ministerial, aunque quizá se hiciese para lavar la imagen de la dictadura ante los turistas.
En honor a la verdad, así pillados en caliente, a la mayoría de los españoles la muerte de Franco les dejó en estado catatónico: estupor, rigidez y excitación. Estupor,  por la pérdida de quien durante cuarenta años había dirigido sus vidas, con el síndrome de Estocolmo que gran parte de la población tenía, que produjo una especie de rigidez mental que impedía ver el futuro más allá del miedo que durante tantos años se había inoculado a la población, de que sin Franco España se despeñaría por un abismo; y excitación, porque en el fondo, la muerte de Franco, podría acabar con el aburrimiento de la sociedad española, y nos acercaríamos a la feliz y rica Europa –ya no habría que ir a Perpignan a ver “El último tango en París”- y la democracia, esa palabra tabú que pertenecía a quienes vivían más allá de los Pirineos, empezaba a encenderse en al fondo de los corazones de millones de Españoles.
Aunque esto de la democracia fue después. Primero hubo que enterrar al Generalísimo con honores de caudillo, qué cabía esperar de un hombre que se portó como tal durante todo el tiempo de su reinado sin corona, con colas interminables para verle córpore in sepulto, que no dejaban de levantar admiración allende nuestras fronteras -al menos eso es lo que nos contaba la propaganda mediática del régimen-  bien guardadas a las influencias judeomasónicas, anticristianas, que nos amenazaban desde el exterior. Recuerdo el llanto de mucha gente, no se sabe si impostado o sincero;  el frío que caía sobre Madrid en aquellos días que estaban llamados a cambiar el futuro del país; sobre todo el frío empático que nos hacían pasar esos gallardos jóvenes falangistas, a pecho descubierto, haciendo guardia para que su querido régimen fascista no se escurriera por las alcantarillas de la historia, como había pasado en Europa cuarenta años antes.

Pero como la vida tiene un bies de sardónico, después de tanto esperar la muerte de Franco; de pensarla como un momento glorioso en la imparable marcha de los trabajadores hasta la victoria final, el que esto escribe, se enteró del óbito del dictador por la portada del diario AS; que poco glamour para tan importante acontecimiento. Eso sí, me enteré por el medio más leído entre la clase obrera, que ese día no puso la chica en bikini de la penúltima página. En algo no me equivocaba: la prensa de los trabajadores se haría eco de la muerte del dictador a toda portada.    

Comentarios

Entradas populares de este blog

Castellòn, la muerte del cine

                                                                                              Foto: Kusonoki Masashige Publicado en Levante de Castellón el 21 de abril de 2017 Hace unos años, no tantos, podías quedar una tarde en Castellón con los amigos, picar alguna cosa o tomarte un café e ir a ver una película de cine, tranquilamente, dando un paseo. Era muy fácil, pues en la ciudad había varias salas que te permitían acercarte a uno u otra sin necesidad de coger el coche, en función de la película que quisieras ver. En realidad, ir al cine era un acto social, una quedada con los amigos, un encuentro con la cultura o una actividad onanística, culturalmente hablando, si uno iba solo.                 Las salas de cine humanizaban la ciudad, porque eran lugar de encuentro de mucha gente que iba con un objetivo común: ver una película, sin interferencias consumistas. Gente que encontraba un momento de tranquilidad en el acto de acercarse a la sala, sentarse en la butaca y disfrutar o no …

Diario esférico 23.11.2016

No voy a entrar en la trayectoria política de Rita Barberá, ni en sus cuitas con la justicia; de eso no es ahora el momento de hablar. Tiempo habrá. Hoy es el día de las condolecías a familiares, amigos y compañeros, y las muestras de pesar por la muerte de una persona pública con sólo 68 años. Nadie debe morirse tan joven. Pero no me gustan los minutos de silencio impostados. Los que se hacen para quedar bien ante la galería, o para tapar miserias propias y ajenas. Y sobre todo, cuando están fuera de lugar. Por eso no entiendo el minuto de silencio de hoy en el Congreso  de los Diputados. Puedo entenderlo en el Senado, Rita Barberá era senadora, y que sus compañeros institucionales le rindan un pequeño homenaje por su inesperada muerte, es comprensible. Que el Ayuntamiento de Valencia dicte tres días de luto, lo veo razonable por tratarse de una exalcaldesa, que recientemente abandonó el cargo después de veinticuatro años. ¿Pero que guarde un minuto de silencio el Congreso? ¿Cuál es e…

Cuando la ciencia se hizo ficción

Artículo publicado en la revista Octubre, de la Universidad Jaume I de Castellón, en octubre de 2015