Ir al contenido principal

Diario esférico 11 noviembre 2016


Hay días que uno tiene la sensación de estar en batalla con la muerte. No porque te sientas aludido por ella, que eso es cosa que mejor no saber, sino porque desaparecen aquellos que han convivido contigo a lo largo de tu vida, o en una parte de ella.Es como si se desmoronaran a tu alrededor los referentes que te han hecho ser lo que eres, disolviéndose en el vacío que te queda cuando desaparecen. Sentir que tu mundo, el que has conocido, al que has ayudado a construir, con el que te identificas, se desvanece, por el paso implacable del tiempo convertido en señora vestida de negro y guadaña, te deja una sensación de ingravidez líquida, que ya no vas a recuperar nunca.
Hoy Leonard Cohen, el poeta que se metió a trovador, porque la poesía no le daba para comer, y Paco Nieva, el hombre que no revolucionó el teatro, pero que nos enseñó otra maneras de verlo y entenderlo, han desparecido. Cierto que queda su obra, pero eso no me quita la sensación de que nos vamos quedando solos, y de que el mundo, para toda una generación, la mía, era mucho mejor con ellos vivos. La muerte, siempre se lleva lo mejor de nosotros mismos, y lo peor; el recuerdo de una persona es una imagen distorsionada que proyectamos sobre nuestra imaginación, hasta que la borra el olvido. 
Para más regocijo fúnebre, hoy también a muerto Perico Fernández, aquel peso superligero, que en nuestra adolescencia de ídolos secuestrados por el franquismo, nos hizo soñar con que era posible salir del fondo de la sociedad y llegar a la cima, aunque fuera del boxeo. Perico Fernández, a diferencia de Cohen y Nieva, fue un ídolo de papel, de esos de usar y tirar, cuando a quienes le auparon ya no le interesó, y le dejaron caer, en un viaje de vuelta a la miseria. Por eso, quiero rendirle homenaje, aunque no pertenezca a ninguna aristocracia conocida, porque él también pertenece a ese mundo que se desvanece, y sería injusta dejarlo en el olvido.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Castellòn, la muerte del cine

                                                                                              Foto: Kusonoki Masashige Publicado en Levante de Castellón el 21 de abril de 2017 Hace unos años, no tantos, podías quedar una tarde en Castellón con los amigos, picar alguna cosa o tomarte un café e ir a ver una película de cine, tranquilamente, dando un paseo. Era muy fácil, pues en la ciudad había varias salas que te permitían acercarte a uno u otra sin necesidad de coger el coche, en función de la película que quisieras ver. En realidad, ir al cine era un acto social, una quedada con los amigos, un encuentro con la cultura o una actividad onanística, culturalmente hablando, si uno iba solo.                 Las salas de cine humanizaban la ciudad, porque eran lugar de encuentro de mucha gente que iba con un objetivo común: ver una película, sin interferencias consumistas. Gente que encontraba un momento de tranquilidad en el acto de acercarse a la sala, sentarse en la butaca y disfrutar o no …

Diario esférico 23.11.2016

No voy a entrar en la trayectoria política de Rita Barberá, ni en sus cuitas con la justicia; de eso no es ahora el momento de hablar. Tiempo habrá. Hoy es el día de las condolecías a familiares, amigos y compañeros, y las muestras de pesar por la muerte de una persona pública con sólo 68 años. Nadie debe morirse tan joven. Pero no me gustan los minutos de silencio impostados. Los que se hacen para quedar bien ante la galería, o para tapar miserias propias y ajenas. Y sobre todo, cuando están fuera de lugar. Por eso no entiendo el minuto de silencio de hoy en el Congreso  de los Diputados. Puedo entenderlo en el Senado, Rita Barberá era senadora, y que sus compañeros institucionales le rindan un pequeño homenaje por su inesperada muerte, es comprensible. Que el Ayuntamiento de Valencia dicte tres días de luto, lo veo razonable por tratarse de una exalcaldesa, que recientemente abandonó el cargo después de veinticuatro años. ¿Pero que guarde un minuto de silencio el Congreso? ¿Cuál es e…

Entrevista a Lidón Sancho

El arte contemporáneo es un termómetro de la sociedad, de cómo está funcionando la manera que tenemos de gestionar las emociones”.Lidón Sancho Ribés, es especialista en educación artística y doctora de Arte Contemporáneo por la Universidad Jaume I de Castellón, además desarrolla una importante labor como comisaria de exposiciones. Podríamos decir, sin temor a equivocarnos, que se mueve empujada por una pasión: enseñar a comprender el arte, porque en ese conocimiento está su fuerza liberadora y trasformadora de la sociedad y de las personas que la forman. Educadora artística y comisaria de exposiciones, son las dos actividades que forman el eje central de su vida profesional. Acaba de publicar un libro titulado: “Regina José Galindo: la performance como arma” (UJI. Servicio de Publicaciones., 2017), como reivindicación de una artista que tiene en la performance un instrumento de denuncia social, que trata de remover nuestras conciencias.
Quedamos a charlar en la terraza de una cafeter…