Ir al contenido principal

Diario esférico: 24 mayo 2016

El PP canta “Libertad sin ira” de Jarcha, como si ellos no fueses los autores de la Ley Mordaza, el atentado más gran que ha habido contra la liberta en España desde la Transición. Se manifiestan para defender los derechos de la Iglesia en la educación y piden libertad, la que niega la institución católica a quienes queremos que la enseñanza de religión sea tan libre, que defendemos puedan ensañarla todo el tiempo que quieran en sus catequesis. Y sin ira. ¡Hombre! ¿Sin ira? Algo de lo que rebosa la Iglesia hacia los que no piensan como ella. Pero, como han cambiado la derecha. La última vez que yo canté “Libertad sin ira” nos corrieron los grises a palos toda la calle Atocha abajo. Salíamos de un concierto de Jarcha en el Teatro Monumental de Madrid en el año 76, y claro, como nos calentamos dentro y gritamos lo que no debíamos, no zurraron a la salida.  
Hoy es un día raro. Un resfriado me tiene todo el día en casa. Está bien porque he aprovechado para avanzar en la escritura de mi novela. Pero en cuanto  abro internet y me pongo a leer la prensa, me quedo muerto. Una compiyogui de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Madrid, acusa al grupo de Ahora Madrid de nazis. Vergüenza ajena ¿Esta chica se ha leído algún libro de historia en su vida? Quizá sea porque su jefe de filas se ha ido a Venezuela a hacer campaña y pasearse con el facherío de aquel país, para, emulando a Zapatero, tratar de poner paz entre oso Yogui cabreado que tiene de gobierno y la oposición, Dios te salve María llena eres de gracia. Y como Ciudadanos es un Partido centrado el acusa a Podemos de comunista bolivariano y ella de nazi totalitario, claro que esto es una redundancia.
Está contento el ministro el Interior. Han traído a España la friolera de 20 refugiados. Los medios no han escatimado tiempo para airear la noticia. España es un país de asilo. Yo creo que el señor ministro salía con cara de estreñido últimamente, porque tenía mala conciencia de no haber dado cobijo cristiano a algún refugiado. Ahora, por fin, puede dormir tranquilo, a pata suelta, que se dice, España y su ministerio ya han cumplido con Dios. Las vírgenes santísimas condecoradas se lo agradecerán.

Parece que no lo han conseguido. Tras un año de Indas, Maruhendas, y embestidas, cual si fuesen toros de Miura, de toda la derecha mediática y política del país, los ayuntamientos del cambio se consolidan. Mira que lo han intentado, mira que han fabricado noticias falsas; mira que han hecho el ridículo con noticias chorras; mira que han insultado, sobre todo a las mujeres, con el machismo maloliente de la derecha más rancia. Al final no han conseguido su objetivo. Lo que pasa que nunca llueve a gusto de todos y justo en periodo electoral, cuando Pedro Sánchez “el breve”, más arrecia sus críticas contra Podemos, van en Barcelona los del PSC y firman un acuerdo con Ada Colau, para entrar en el gobierno municipal. Algo que Pedro Sánchez no puede aguantar, a ver qué excusa le da a Susana Díaz, y se enzarza con Ada Colau por un quítame esas pajas.  Si los de su Partido en Barcelona han entrado en el gobierno será por algo, igual que en Madrid. Aunque este acuerdo lo dejarán para después de las elecciones, no vaya a ser que Susanita tiene un ratón, le quite el queso antes de tiempo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Castellòn, la muerte del cine

                                                                                              Foto: Kusonoki Masashige Publicado en Levante de Castellón el 21 de abril de 2017 Hace unos años, no tantos, podías quedar una tarde en Castellón con los amigos, picar alguna cosa o tomarte un café e ir a ver una película de cine, tranquilamente, dando un paseo. Era muy fácil, pues en la ciudad había varias salas que te permitían acercarte a uno u otra sin necesidad de coger el coche, en función de la película que quisieras ver. En realidad, ir al cine era un acto social, una quedada con los amigos, un encuentro con la cultura o una actividad onanística, culturalmente hablando, si uno iba solo.                 Las salas de cine humanizaban la ciudad, porque eran lugar de encuentro de mucha gente que iba con un objetivo común: ver una película, sin interferencias consumistas. Gente que encontraba un momento de tranquilidad en el acto de acercarse a la sala, sentarse en la butaca y disfrutar o no …

Diario esférico 23.11.2016

No voy a entrar en la trayectoria política de Rita Barberá, ni en sus cuitas con la justicia; de eso no es ahora el momento de hablar. Tiempo habrá. Hoy es el día de las condolecías a familiares, amigos y compañeros, y las muestras de pesar por la muerte de una persona pública con sólo 68 años. Nadie debe morirse tan joven. Pero no me gustan los minutos de silencio impostados. Los que se hacen para quedar bien ante la galería, o para tapar miserias propias y ajenas. Y sobre todo, cuando están fuera de lugar. Por eso no entiendo el minuto de silencio de hoy en el Congreso  de los Diputados. Puedo entenderlo en el Senado, Rita Barberá era senadora, y que sus compañeros institucionales le rindan un pequeño homenaje por su inesperada muerte, es comprensible. Que el Ayuntamiento de Valencia dicte tres días de luto, lo veo razonable por tratarse de una exalcaldesa, que recientemente abandonó el cargo después de veinticuatro años. ¿Pero que guarde un minuto de silencio el Congreso? ¿Cuál es e…

Cuando la ciencia se hizo ficción

Artículo publicado en la revista Octubre, de la Universidad Jaume I de Castellón, en octubre de 2015