Ir al contenido principal

El juicio contra Rita Maestre

                                                                                                   Foto: Autor desconocido
Hace un año, Rita Maestre presentaba mi ensayo "La Brecha", en la librería Antonio Machado de Madrid. Yo no la conocía personalmente, pero me pareció una mujer templada, con la cabeza muy bien amueblada, un discurso político valiente y bien construido, y muy lejos de esa activista antisistema que nos quieren hacer ver los medios. Entonces no estaba sometida al linchamiento mediático de la caverna, por ser miembro del equipo de gobierno del Ayuntamiento de Madrid.

En este país de regreso a los usos franquistas de la Ley, y de represiones a todo aquello que no se ajusta a los intereses del facherío que nos gobierna, ser activista de algo se ha convertido en un delito punible. Ya no se puede protestar pacíficamente contra nada, ni con las tetas al aire ni con jersey de cuello alto, y mucho menos si nos topamos con la Iglesia. La protesta de Rita Maestre nos puede parecer políticamente correcta o no, estar de acuerdo en las formas o en el fondo o disentir, pero que nadie nos hable de atentado a la moralidad, desde la cima de unos poderes que no tiene miramientos a la hora de condenar a millones de personas a la pobreza, la explotación y la exclusión social. Y mucho menos que nos quieran hacer ver que es ilegal, porque en un Estado democrático, la protesta, la disidencia y el activismo, siempre que sea pacífica, nunca puede estar fuera de la Ley.

Me pregunto por qué es delito protestar contra la Iglesia o hacerlo en la escalinata de la Cortes, o en la sede de un Partido. El virus del fascismo está infectando nuestra democracia, no es broma, y se ha propuesto erradicar cualquier disidencia y a cualquier disidente. Además, ¿qué pinta una capilla católica en una universidad pública? ¿No somos un país aconfesional? ¿Quién paga al cura de la capilla, el obispado, la universidad? Las creencias religiosas son muy respetables, pero cada cosa en su sitio. Y quién sabe, a lo mejor ese acto inocuo de Rita Maestre nos hace reflexionar, de una vez por todas, sobre otra de las causas pendientes que tenemos desde la Transición: La separación definitiva de la Iglesia y el Estado, poniendo fin a décadas de Concordato que permite a la Iglesia seguir chupando del bote de todos los españoles, católicos o no.


Rita Maestre está sufriendo en sus carnes la persecución sistemática del bunker, por el mero hecho de ser, primero de Podemos, y después, como argumento desestabilizador de Manuela Carmena. Espero que los jueces, al igual que han hecho con los 8 de Airbus, desestimen las acusaciones de la fiscalía y dejen libre de toda culpa a Rita Maestre, por el bien de ella y por el bien de la democracia.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Castellòn, la muerte del cine

                                                                                              Foto: Kusonoki Masashige Publicado en Levante de Castellón el 21 de abril de 2017 Hace unos años, no tantos, podías quedar una tarde en Castellón con los amigos, picar alguna cosa o tomarte un café e ir a ver una película de cine, tranquilamente, dando un paseo. Era muy fácil, pues en la ciudad había varias salas que te permitían acercarte a uno u otra sin necesidad de coger el coche, en función de la película que quisieras ver. En realidad, ir al cine era un acto social, una quedada con los amigos, un encuentro con la cultura o una actividad onanística, culturalmente hablando, si uno iba solo.                 Las salas de cine humanizaban la ciudad, porque eran lugar de encuentro de mucha gente que iba con un objetivo común: ver una película, sin interferencias consumistas. Gente que encontraba un momento de tranquilidad en el acto de acercarse a la sala, sentarse en la butaca y disfrutar o no …

Diario esférico 23.11.2016

No voy a entrar en la trayectoria política de Rita Barberá, ni en sus cuitas con la justicia; de eso no es ahora el momento de hablar. Tiempo habrá. Hoy es el día de las condolecías a familiares, amigos y compañeros, y las muestras de pesar por la muerte de una persona pública con sólo 68 años. Nadie debe morirse tan joven. Pero no me gustan los minutos de silencio impostados. Los que se hacen para quedar bien ante la galería, o para tapar miserias propias y ajenas. Y sobre todo, cuando están fuera de lugar. Por eso no entiendo el minuto de silencio de hoy en el Congreso  de los Diputados. Puedo entenderlo en el Senado, Rita Barberá era senadora, y que sus compañeros institucionales le rindan un pequeño homenaje por su inesperada muerte, es comprensible. Que el Ayuntamiento de Valencia dicte tres días de luto, lo veo razonable por tratarse de una exalcaldesa, que recientemente abandonó el cargo después de veinticuatro años. ¿Pero que guarde un minuto de silencio el Congreso? ¿Cuál es e…

Entrevista a Lidón Sancho

El arte contemporáneo es un termómetro de la sociedad, de cómo está funcionando la manera que tenemos de gestionar las emociones”.Lidón Sancho Ribés, es especialista en educación artística y doctora de Arte Contemporáneo por la Universidad Jaume I de Castellón, además desarrolla una importante labor como comisaria de exposiciones. Podríamos decir, sin temor a equivocarnos, que se mueve empujada por una pasión: enseñar a comprender el arte, porque en ese conocimiento está su fuerza liberadora y trasformadora de la sociedad y de las personas que la forman. Educadora artística y comisaria de exposiciones, son las dos actividades que forman el eje central de su vida profesional. Acaba de publicar un libro titulado: “Regina José Galindo: la performance como arma” (UJI. Servicio de Publicaciones., 2017), como reivindicación de una artista que tiene en la performance un instrumento de denuncia social, que trata de remover nuestras conciencias.
Quedamos a charlar en la terraza de una cafeter…