Ir al contenido principal

Alicia en el país secuestrado

Publicado en Levante de Castellón el 5 de febrero de 2016
Ha pasado mes y medio desde las elecciones del 20-D y estamos, prácticamente, en la casilla de salida. Parece que los dos grandes Partidos no han asimilado un resultado que les obliga a tener que repartir el poder y van dando palos de ciego, mientras sus problemas internos tienen al país secuestrado, políticamente hablando.
                Ante todo hay que decir, que la responsabilidad de formar gobierno recae única y exclusivamente en los dos Partidos mayoritarios: PP y PSOE. Sin querer apuntar con ello que tengan que formar un gobierno de coalición entre ambos, algo que sólo está en la cabeza de todos aquellos que quieren que las cosas no cambien nada, porque tal como están les ha ido bastante bien. Así, PODEMOS y CIUDADANOS, a pesar de su énfasis por ser protagonistas de todo lo que está sucediendo, sólo pueden ser la parte de la ecuación variable, es decir, puede ser uno o puede ser otro, dependiendo del resultado final que se quiera.
                No quiero decir que no tengan importancia, que la tienen y mucha, aunque uno más que otro, pues, mientras PODEMOS sí puede ser actor principal de un gobierno de izquierdas, le guste o no le guste a la varonesa andaluza, CIUDADANOS se tendrá que conformar con ser la dama de honor que sostiene el vestido en una hipotética boda del PP con el PSOE, tan del gusto de Felipe González y del presidente del BBVA. Pero lo cierto, es que no depende de ambos emergentes que se forme un gobierno a la derecha o a la izquierda, y ellos deben ser cautelosos en sus declaraciones, sobre todo, en el caso de PODEMOS, para no dar tantos argumentos en contra de un pacto de izquierdas a los enemigos internos de Pedro Sánchez, que son muchos y con poder.
                Descartada la opción del PP, con o sin Mariano Rajoy, pues se hace harto difícil entender que el PSOE apoyara a un Partido infectado de corrupción, que mientras robaba a manos llenas, recortaba derechos a los ciudadanos, abriendo una brecha social sin parangón en nuestro país, desde que murió el dictador. No se trata, como quiere sostener Albert Rivera y el establishment económico y mediático, de cambiar a Mariano Rajoy, y ya pelillos a la mar.  No, el actual presidente del gobierno, ya autodescartado, es la punta de un iceberg sucio, que esconde toda su podredumbre bajo la línea de flotación de la calle Génova, en la que se resguardan todo tipo de corruptos nacionales y territoriales. Por tanto, el problema de que nadie quiera al PP, es el PP mismo. Nadie, menos CIUDADANOS,  porque unas nuevas elecciones darían al traste con el sueño húmedo de su joven presidente, de ser la prima donna de la política nacional.  Con ello no quiero decir que entre la filas del PP no haya militantes y dirigentes honrados; haberlos los hay y muchos, personalmente conozco algunos, y sé del calvario emocional que están viviendo por todo lo que está sucediendo en su Partido.  Pero es que, al PP, lo que le vendría bien es una temporada en la oposición, para que le diera tiempo a refundarse; a pedir perdón por todo lo indecente que han hecho sus dirigentes; a elegir a unos dirigentes nuevos, libres de mácula corrupta; a perseguir hasta el final a todos los que en su nombre han robado y se han enriquecido;  y a reconciliarse con sus militantes y su electorado. Por todo ello, el Partido Popular tiene bastante difícil formar gobierno, y sería una pérfida jugada apostar por unas elecciones nuevas, en las que no va a conseguir un resultado mucho mejor, condenando al país a un periodo, todavía más largo, de incertidumbre.
                Por tanto la pelota de formar gobierno está en el tejado del PSOE. No es una tarea fácil para sus dos almas: la progresista y la conservadora. Más todavía, cuando esta última no puede formar gobierno con CIUDADANOS, sin contar o con el PP, lo que la relega a una posición en la que sólo tiene una salida: elecciones nuevas. Más fácil lo tiene el alma progresista, pues sí podría formar gobierno con PODEMOS e IU, sin resultar muy complicado obtener la investidura. Pero, esta opción es la que está rompiendo el Partido, dejando ojipláticos a la sociedad, pues parece que la opción conservadora sólo tiene un objetivo: cargarse a Pedro Sánchez e ir a unas nuevas elecciones.
                Que Pedro Sánchez nunca ha sido del agrado de la vieja guardia del PSOE, ya se sabía desde hace tiempo. Pero que la venganza fuese a destaparse en el momento menos oportuno, cuando el PSOE tiene la posibilidad de volver a retomar la presidencia del gobierno, es de una necedad tan grande, que dice muy poco en favor de quienes la están alimentando. Aunque cada uno, por unas razones diferentes. Lo que nos hace pensar que el pacto con PODEMOS, no esconde unas insalvables diferencias políticas, sino que más bien está siendo utilizado por los enemigos de Sánchez como coartada para defenestrarlo. Por ello, Pedro Sánchez, se propone como candidato a formar gobierno sin nada ningún acuerdo en marcha, y tratando de llegar a la cuadratura del círculo. Quizá sepa que esta es la última baza que le queda, para no ser devorado por su propio Partido.
                Si no, ¿cómo es posible que Fernández Vara, García Paje, Ximo Puig y Javier Fernández, todos ellos presidentes de sus respectivas Comunidades Autónomas, estén gobernando gracias al pacto llegado con PODEMOS, y le nieguen esta posibilidad de Pedro Sánchez? ¿No es el PODEMOS que señalan con el dedo como inductor de la ruptura de España, el mismo que les sostiene en la presidencia de sus Comunidades Autónomas? Es difícil entender, a qué viene tanto aspaviento, tanta línea roja y tanta exigencia de transparencia en las negociaciones. ¿Acaso ellos no tuvieron transparencia cuando negociaron con los  morados? ¿Alguien exigió a Susana Díaz tantos requisitos para llegar a un acuerdo in extremis  con CIUDADANOS, y así ser investida presidenta de Andalucía? ¿Realmente piensan que pactar con Albert Rivera garantiza un gobierno de progreso para España?
                Ahora van a ser lo militantes los que tienen que decir sí o no a los pactos de su candidato a presidente. Eso está bien. Pero yo tengo la sensación de que también a estos se les está utilizando en la guerra interna que hay abierta en su Partido. ¿Se les preguntaría si en vez de ser el pacto con PODEMOS, fuese posible la gobernabilidad con CIUDADANOS? ¿Serían actores principales de los pactos, si no hubiesen estallado las hostilidades entre la dirección y la vieja guardia? 11.650.000 votantes optaron por Partidos de izquierda, a nivel nacional, en las últimas elecciones. ¿Acaso esos votos tiene menos valor que los 190.000 militantes del PSOE? ¿Qué respeto se muestra a los electores, puenteando su voto?

                Al final, la razón asiste a aquellos que han venido insistiendo en que el bipartidismo es una lacra para España. Lo están demostrando PP y PSOE, en la medida que anteponen los problemas de esos Partidos y los intereses de sus dirigentes, por encima de los problemas y los intereses de la sociedad española. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Castellòn, la muerte del cine

                                                                                              Foto: Kusonoki Masashige Publicado en Levante de Castellón el 21 de abril de 2017 Hace unos años, no tantos, podías quedar una tarde en Castellón con los amigos, picar alguna cosa o tomarte un café e ir a ver una película de cine, tranquilamente, dando un paseo. Era muy fácil, pues en la ciudad había varias salas que te permitían acercarte a uno u otra sin necesidad de coger el coche, en función de la película que quisieras ver. En realidad, ir al cine era un acto social, una quedada con los amigos, un encuentro con la cultura o una actividad onanística, culturalmente hablando, si uno iba solo.                 Las salas de cine humanizaban la ciudad, porque eran lugar de encuentro de mucha gente que iba con un objetivo común: ver una película, sin interferencias consumistas. Gente que encontraba un momento de tranquilidad en el acto de acercarse a la sala, sentarse en la butaca y disfrutar o no …

Diario esférico 23.11.2016

No voy a entrar en la trayectoria política de Rita Barberá, ni en sus cuitas con la justicia; de eso no es ahora el momento de hablar. Tiempo habrá. Hoy es el día de las condolecías a familiares, amigos y compañeros, y las muestras de pesar por la muerte de una persona pública con sólo 68 años. Nadie debe morirse tan joven. Pero no me gustan los minutos de silencio impostados. Los que se hacen para quedar bien ante la galería, o para tapar miserias propias y ajenas. Y sobre todo, cuando están fuera de lugar. Por eso no entiendo el minuto de silencio de hoy en el Congreso  de los Diputados. Puedo entenderlo en el Senado, Rita Barberá era senadora, y que sus compañeros institucionales le rindan un pequeño homenaje por su inesperada muerte, es comprensible. Que el Ayuntamiento de Valencia dicte tres días de luto, lo veo razonable por tratarse de una exalcaldesa, que recientemente abandonó el cargo después de veinticuatro años. ¿Pero que guarde un minuto de silencio el Congreso? ¿Cuál es e…

Cuando la ciencia se hizo ficción

Artículo publicado en la revista Octubre, de la Universidad Jaume I de Castellón, en octubre de 2015