Ir al contenido principal

Rajoy y el caos

                                                                                              Imagen: Autor desconocido
Publicado en Levante de Castellón el 16 de septiembre de 2016
En la novela “Sinsajo”: última de la trilogía “Los juegos del hambre”. de la escritora estadounidense Suzanne Collins, el infame dictador denominado Presidente Snow, que sostiene su poder plutocrático en la mentira, el control absoluto de los medios de comunicación, una represión feroz de cualquier disidencia y el  enfrentamiento alimentado por él entre las clases más débiles, dice en un momento de crisis, cuando los rebeldes se aproximan a su centro de poder, llamado Capitolio,  que estos sólo pretenden destruir su sistema de vida, para sustituirlo por el caos y la involución de la sociedad. No sé por qué estas palabras me recuerdan mucho a las que venimos escuchando en los últimos meses desde los cenáculos conservadores más aferrados al poder. No voy a repetir aquí el rosario de declaraciones de dirigentes de la derecha política y mediática, acusando a Podemos de ser un peligro antisistema para la sociedad, y al PSOE de ser el responsable de todos los males que tiene España, desde que decidió no apoyar la investidura de Rajoy a la presidencia del gobierno.
                Ese mantra de: o nosotros o el caos, repetido hasta la saciedad por Rajoy y toda la corte que le rodea, al estilo del presidente Snow, no es que resulte ya aburrido, es que empieza a ser insultante para la mayoría de los españoles, que no le han votado, reduciendo nuestra capacidad de discernimiento político a la nada; quienes no le hemos votado y quienes no le apoyan, son/somos turba inculta que no mereceríamos votar (esto lo digo yo, aunque muchos en esa derecha montaraz y postfranquista que tenemos en España, lo piensen). Si sólo votaran los seguidores del PP, no habría problema para formar gobierno, es más ¿para qué votar? Que elijan entre esa elite de ricos (un 44% más desde que está el PP en el gobierno), al modo feudal de primus inter pares, quien debe ser el que presida la nación, que ya ellos se encargarán de recordarle para quién tiene que gobernar.
                Les puede parecer exagerado este comentario, pero en el fondo de la cuestión, esa es la ideología subyacente. Aquellos que se llenan la boca de democracia desde los púlpitos del poder establecido, son los mismos que la cuestionan cuando esta no les beneficia. Toda democracia que no sirva para que ellos sigan disponiendo del poder a su antojo, es antisistema y perniciosa para la sociedad.  Claro, que si el sistema es el que nos están haciendo creer Rajoy y su monaguillo Rivera, anclado en la desigualdad, la baja calidad democrática, la brecha social y la plutocracia, tendremos que empezar a plantearnos si nos iría mejor con el antisistema, si garantiza más justicia social y mayor democracia.

                La visión univoca del PP y Ciudadanos de España (no voy a comentar el ridículo de Rivera justificando sus vaivenes políticos, por responsabilidad hacia los españoles), me recuerda los eslóganes del franquismo, aquellos que tan famosos se hicieron a base de repetirlos: “España una unidad de destino en lo universal” y “España una grande y libre”. En el fondo, el comportamiento de la derecha en estos meses (otro día hablaremos de la estupidez de la izquierda, aunque creo que de eso ya he escrito) no difiere mucho de esa España construida para que unos cuantos vivieran bien, que negaba la identidad a las diferentes nacionalidades que habitan en el Estado y que consideraba un peligro público a quienes cuestionaran su poder, sigue estando en la mente de la derecha, tan próxima en el tiempo y el espacio al franquismo.  Eso sí, con métodos más refinados para conservar el poder. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Castellòn, la muerte del cine

                                                                                              Foto: Kusonoki Masashige Publicado en Levante de Castellón el 21 de abril de 2017 Hace unos años, no tantos, podías quedar una tarde en Castellón con los amigos, picar alguna cosa o tomarte un café e ir a ver una película de cine, tranquilamente, dando un paseo. Era muy fácil, pues en la ciudad había varias salas que te permitían acercarte a uno u otra sin necesidad de coger el coche, en función de la película que quisieras ver. En realidad, ir al cine era un acto social, una quedada con los amigos, un encuentro con la cultura o una actividad onanística, culturalmente hablando, si uno iba solo.                 Las salas de cine humanizaban la ciudad, porque eran lugar de encuentro de mucha gente que iba con un objetivo común: ver una película, sin interferencias consumistas. Gente que encontraba un momento de tranquilidad en el acto de acercarse a la sala, sentarse en la butaca y disfrutar o no …

Diario esférico 23.11.2016

No voy a entrar en la trayectoria política de Rita Barberá, ni en sus cuitas con la justicia; de eso no es ahora el momento de hablar. Tiempo habrá. Hoy es el día de las condolecías a familiares, amigos y compañeros, y las muestras de pesar por la muerte de una persona pública con sólo 68 años. Nadie debe morirse tan joven. Pero no me gustan los minutos de silencio impostados. Los que se hacen para quedar bien ante la galería, o para tapar miserias propias y ajenas. Y sobre todo, cuando están fuera de lugar. Por eso no entiendo el minuto de silencio de hoy en el Congreso  de los Diputados. Puedo entenderlo en el Senado, Rita Barberá era senadora, y que sus compañeros institucionales le rindan un pequeño homenaje por su inesperada muerte, es comprensible. Que el Ayuntamiento de Valencia dicte tres días de luto, lo veo razonable por tratarse de una exalcaldesa, que recientemente abandonó el cargo después de veinticuatro años. ¿Pero que guarde un minuto de silencio el Congreso? ¿Cuál es e…

Cuando la ciencia se hizo ficción

Artículo publicado en la revista Octubre, de la Universidad Jaume I de Castellón, en octubre de 2015