Ir al contenido principal

Solidaridad con la República. L’Hospital Sueco-Noruec d’Alcoi

                                                                                                 Imágenes: Antonio Miró
Continuamos con el aniversario del golpe de estado que en el año 1936 puso en jaque a la República, metiendo a España en una guerra civil,  que tras la victoria de los golpistas, la sumió en una dictadura fascista, nacional católica, que duró cuarenta años, y aún hoy, todavía, permanecen secuelas de todo orden en la sociedad española.
                Coincidiendo en el tiempo de este aniversario, Comisiones Obreras ha inaugurado en Castellón una exposición que tiene que ver con la Guerra Civil y la ola de solidaridad internacional que se puso en marcha en medio mundo, que interpretó, acertadamente, que en España se estaba libando la primera gran batalla entre la democracia y el fascismo.
                Son muchos los actos de solidaridad que la República recibió durante el periodo de la guerra. Ahí estuvieron la Brigadas Internacionales, en las que miles de voluntarios de muy diversos países se alistaron, muchos de ellos perdiendo la vida, para defender la libertad que se había puesto en solfa en España, tras el golpe de Franco. Dentro de estas destacó la Brigada Lincoln, que llegó a convertirse en un importante cuerpo de ejército, con más de 2.500 soldados en varios de los frentes de guerra abiertos durante la contienda. La Brigada Lincoln, abrió un gran movimiento de solidaridad en Norteamérica con la República, que se tradujo en aportaciones económicas y la creación de los Comités de apoyo a la República y las Sociedades Hispánicas Confederadas de Ayuda a España,  hasta que el senador MacCarthy consideró que brigadistas y quienes les apoyaban eran simpatizantes comunistas, e inició una verdadera caza de “rojos” por todo el país.
     Ese espíritu de solidaridad internacional con los republicanos es el que recoge la exposición: “L’Hospital Sueco-Noruec d’Alcoi”, con una magnifica colección de obras del artista valenciano Antoní Miró. Una iniciativa que saca a la luz muchas de esas acciones solidarias que se pusieron en marcha en países aparentemente tan ajenos al nuestro en aquellos años, como eran los nórdicos, que fueron capaces de movilizar a miles de personas con aportaciones económicas, y  crear comités de apoyo en la gran mayoría de los municipios de suecos y noruegos.
                 L’Hospital Sueco-Noruec d’Alcoi, fue una iniciativa de Georg Branting, presidente del Comité de Ayuda Sueco, que tuvo la feliz idea de destinar una parte del dinero que se estaba recogiendo en su país a la creación de un hospital para atender a los soldados republicanos heridos en el frente. Para ello convenció a sus vecinos del Comité de Ayuda Noruego, y en la primavera de 1937, gracias al apoyo de la ministra de Sanidad española Federica Montseny, que donó la sede, aún por inaugurar, de la Escuela Industrial de Alcoy, se abrió el hospital con 100 camas.
                Esta gran iniciativa de solidaridad con la República, se puede leer perfectamente en la obra que Antoni Miró ha pintado para le exposición. Son cuadros con un fuerte sentido social e histórico, en donde el blanco y negro de las imágenes, que nos relatan el proceso de solidaridad de la ciudadanía nórdica y la puesta en marcha del hospital, como un todo unitario, se funde con gran belleza plástica con los colores de la bandera republicana.

                El conocimiento de aquellos acontecimientos tan tristes y luctuosos, tan necesario para que nos reconciliemos como país y como sociedad, tiene que venir también de la movilización de la sociedad y la cultura, mediante pequeños actos y/o eventos que nos den cuenta de lo que sucedió en aquellos años. Y esta exposición es una muestra muy acertada de CC.OO. con el apoyo de Ayuntamiento y la Diputación de Castellón, de cómo a través del arte también podemos llegar a saber que la solidaridad humana no tiene límites cuando se pone en marcha, como sucedió durante la Guerra Civil. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Castellòn, la muerte del cine

                                                                                              Foto: Kusonoki Masashige Publicado en Levante de Castellón el 21 de abril de 2017 Hace unos años, no tantos, podías quedar una tarde en Castellón con los amigos, picar alguna cosa o tomarte un café e ir a ver una película de cine, tranquilamente, dando un paseo. Era muy fácil, pues en la ciudad había varias salas que te permitían acercarte a uno u otra sin necesidad de coger el coche, en función de la película que quisieras ver. En realidad, ir al cine era un acto social, una quedada con los amigos, un encuentro con la cultura o una actividad onanística, culturalmente hablando, si uno iba solo.                 Las salas de cine humanizaban la ciudad, porque eran lugar de encuentro de mucha gente que iba con un objetivo común: ver una película, sin interferencias consumistas. Gente que encontraba un momento de tranquilidad en el acto de acercarse a la sala, sentarse en la butaca y disfrutar o no …

Diario esférico 23.11.2016

No voy a entrar en la trayectoria política de Rita Barberá, ni en sus cuitas con la justicia; de eso no es ahora el momento de hablar. Tiempo habrá. Hoy es el día de las condolecías a familiares, amigos y compañeros, y las muestras de pesar por la muerte de una persona pública con sólo 68 años. Nadie debe morirse tan joven. Pero no me gustan los minutos de silencio impostados. Los que se hacen para quedar bien ante la galería, o para tapar miserias propias y ajenas. Y sobre todo, cuando están fuera de lugar. Por eso no entiendo el minuto de silencio de hoy en el Congreso  de los Diputados. Puedo entenderlo en el Senado, Rita Barberá era senadora, y que sus compañeros institucionales le rindan un pequeño homenaje por su inesperada muerte, es comprensible. Que el Ayuntamiento de Valencia dicte tres días de luto, lo veo razonable por tratarse de una exalcaldesa, que recientemente abandonó el cargo después de veinticuatro años. ¿Pero que guarde un minuto de silencio el Congreso? ¿Cuál es e…

Cuando la ciencia se hizo ficción

Artículo publicado en la revista Octubre, de la Universidad Jaume I de Castellón, en octubre de 2015