Ir al contenido principal

Un pan con dos hostias

                                                                                                 Foto: Autor desconocido
Publicado en Levante de Castellón el 1 de juliode 2016
“Un pan con dos hostias”. Eso es el resultado que ha conseguido la izquierda después de seis meses y dos elecciones generales por medio. La sensación que le queda a uno es haber asistido al juego de intereses electorales más imbécil desde que se instauró la democracia. Pues haber tenido la posibilidad de formar un gobierno de izquierdas y tirarla por la borda por la miopía de la que han hecho gala unos dirigentes políticos que deberían dejar paso a otros con más capacidad de entender que cuando un tren pasa por la estación, si no se coge, ya no volverá nunca. Y, como Penélope, te puedes pasar la vida esperando a que llegue tú oportunidad de montarte en él.
                Ahora vienen las lamentaciones, los golpes de pecho. Unidos Podemos ha sido un fiasco incapaz de rentabilizar una coalición que despertó mucha expectación entre el electorado de izquierda. Sin embargo, la salvaje campaña de desprestigio y difamación llevada a cabo contra ellos y sus líderes por todos los Partidos y medios de comunicación ha tenido su efecto. Aunque no ha sido este el único factor que explica los malos resultados de la coalición: esas declaraciones de comunismo trasnochado, que han partido de algunos sectores de Izquierda Unida; el mesianismo de Podemos, que a veces parece que ha venido a salvar el planeta de las fuerzas oscuras de la política; y el poco interés que han mostrado algunos sectores de ambas organizaciones por la coalición electoral, han hecho que el precio a pagar por haber tonteado tanto a la hora de sentarse a negociar un acuerdo de izquierdas, que hubiese impedido estas nuevas elecciones, ha pesado como una losa en los resultados de la coalición, hasta el punto de haber perdido un millón de votos.  Cifra nada despreciable. Pero aún estos han reconocido su fracaso, a falta de una autocrítica reflexiva y serena que explique porque hemos llegado a esta situación. Aunque no puedo quitarme de encima una sospecha que tiene su epicentro en las cavernas del Ministerio del Interior.
                Lo que no sé cómo calificar es lo del PSOE. Vuelve a salir Pedro Sánchez la noche electoral feliz por el resultado, acompañado de una dirección que más parece puesta por sus enemigos internos a ver si se le dan ya el golpe definitivo y el sorpasso no viene de Podemos, sino del sur. Que habiendo perdido cinco diputados, sin entrar en más detalles,  nos presenten el resultado del 26-J como un triunfo, dice mucho de la baja categoría de sus líderes. Claro que si interpretamos que el PSOE jugaba en otra liga, que no era la de ganar las elecciones, sino quedar por encima de Podemos, hay que felicitarles. Misión cumplida, aun a costa de que volvamos a tener un gobierno del PP. Siguen en caída libre y son incapaces de reconocer su fracaso elección tras elección. Pero ellos han ganado, el enemigo a batir no era la derecha, con parte de esta ya pactaron un gobierno, sino todo lo que se movía a su izquierda. Porque lo que a Pedro Sánchez y a su equipo les preocupa es ser el Partido hegemónico de la izquierda, así lo han declarado triunfantes. Que los españoles salgamos del agujero en el que nos han metido las políticas neoliberales, es secundario. Sánchez y su equipo han salvado el culo ante quienes vienen cuestionándoles dentro de su Partido. Y eso es lo que vale.

                Rajoy, el hombre del laissez faire, laissez passer, se estará fumando un puro. La apuesta del PSOE por Ciudadanos le ha brindado unas nuevas elecciones en las que ha dado un golpe de muerte a un posible gobierno de izquierdas, y de paso ha reducido al Partido de Rivera, a mera comparsa de sus intereses. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Castellòn, la muerte del cine

                                                                                              Foto: Kusonoki Masashige Publicado en Levante de Castellón el 21 de abril de 2017 Hace unos años, no tantos, podías quedar una tarde en Castellón con los amigos, picar alguna cosa o tomarte un café e ir a ver una película de cine, tranquilamente, dando un paseo. Era muy fácil, pues en la ciudad había varias salas que te permitían acercarte a uno u otra sin necesidad de coger el coche, en función de la película que quisieras ver. En realidad, ir al cine era un acto social, una quedada con los amigos, un encuentro con la cultura o una actividad onanística, culturalmente hablando, si uno iba solo.                 Las salas de cine humanizaban la ciudad, porque eran lugar de encuentro de mucha gente que iba con un objetivo común: ver una película, sin interferencias consumistas. Gente que encontraba un momento de tranquilidad en el acto de acercarse a la sala, sentarse en la butaca y disfrutar o no …

Diario esférico 23.11.2016

No voy a entrar en la trayectoria política de Rita Barberá, ni en sus cuitas con la justicia; de eso no es ahora el momento de hablar. Tiempo habrá. Hoy es el día de las condolecías a familiares, amigos y compañeros, y las muestras de pesar por la muerte de una persona pública con sólo 68 años. Nadie debe morirse tan joven. Pero no me gustan los minutos de silencio impostados. Los que se hacen para quedar bien ante la galería, o para tapar miserias propias y ajenas. Y sobre todo, cuando están fuera de lugar. Por eso no entiendo el minuto de silencio de hoy en el Congreso  de los Diputados. Puedo entenderlo en el Senado, Rita Barberá era senadora, y que sus compañeros institucionales le rindan un pequeño homenaje por su inesperada muerte, es comprensible. Que el Ayuntamiento de Valencia dicte tres días de luto, lo veo razonable por tratarse de una exalcaldesa, que recientemente abandonó el cargo después de veinticuatro años. ¿Pero que guarde un minuto de silencio el Congreso? ¿Cuál es e…

Entrevista a Lidón Sancho

El arte contemporáneo es un termómetro de la sociedad, de cómo está funcionando la manera que tenemos de gestionar las emociones”.Lidón Sancho Ribés, es especialista en educación artística y doctora de Arte Contemporáneo por la Universidad Jaume I de Castellón, además desarrolla una importante labor como comisaria de exposiciones. Podríamos decir, sin temor a equivocarnos, que se mueve empujada por una pasión: enseñar a comprender el arte, porque en ese conocimiento está su fuerza liberadora y trasformadora de la sociedad y de las personas que la forman. Educadora artística y comisaria de exposiciones, son las dos actividades que forman el eje central de su vida profesional. Acaba de publicar un libro titulado: “Regina José Galindo: la performance como arma” (UJI. Servicio de Publicaciones., 2017), como reivindicación de una artista que tiene en la performance un instrumento de denuncia social, que trata de remover nuestras conciencias.
Quedamos a charlar en la terraza de una cafeter…