Ir al contenido principal

20-D. El cambio ha llegado

                                                                 Imagen: El descubrimiento de Eduardo Úrculo
Parece que tras las elecciones del 20-D, el panorama político en España se ha complicado en exceso, con un Congreso fragmentado, que obliga a pactar para formar gobierno. O eso es lo que los poderes fácticos quieren hacernos creer, pintando un escenario en el que sólo puede caber la reagrupación de aquellas fuerzas que van a seguir respetando el status quo actual, que como hemos podido comprobar sólo les beneficia a ellos, a costa de una gran desigualdad e injusticia social. De ahí la insistencia en presentar una coalición de izquierdas como un galimatías imposible de controlar que, además, puede atentar contra la unidad de España. Está claro que han puesto a toda su maquinaria mediática a funcionar, para que nada, ni nadie, les agüe la fiesta del poder y el enriquecimiento en la que viven desde hace años, y para ello, ya han buscado un nuevo chivo expiatorio de todos los males de esta país, en PODEMOS. Sorprende que pocos días después de las elecciones, todos, incluidos reputados miembros de la izquierda, señalen a este Partido como el culpable de la ingobernabilidad de España y promotor de la ruptura de la unidad patria. Es obvio que ellos si se han dado cuenta, antes que nadie, del cambio que se está fraguando en España, y tratan de impedirlo como sea, incluso con esa Gran Coalición, con partido bisagra en medio, que lo único que ofrece es que todo siga igual como hasta ahora, reforzando el bipartidismo, como tabla de salvación de sus intereses, y conjuro contra las fuerzas que empujan para que se produzca un cambio, que pasaría, ineludiblemente,  por una pérdida de poder del establishment actual, que cada vez se comporta más como una casta en defensa de sus intereses estamentales. En el fondo, seiscientos años de historia no han cambiado mucho las cosas y resabios feudalistas siguen aflorando en nuestra sociedad.
                En el delirio político que vive este país, a veces uno tiene la sensación de haber vuelto a los años setenta, por la recuperación de términos lingüísticos que tanto gustaban al franquismo, y la propuesta de medidas sobre territorios que conforman el Estado que huelen demasiado a la España, Grande y Libre, unidad de destino en lo universal, que estudiábamos en el colegio bajo la foto de Franco y Jose Antonio. Escucho hablar a algunos líderes políticos de “separatismo”, o de “unidad inquebrantable”, y de toda una parafernalia  ultranacionalista española, que últimamente se utiliza desde Génova al Palacio de San Telmo, sin entender que España es un país plurinacional, y que si no se reconoce este hecho, seguiremos con la misma matraca nacionalista periférica que tiene secuestrado a este país desde hace décadas.
                Claro, que decir que no entienden es otorgarles el beneficio de la duda. El nacionalismo ya sea español, catalán o de cualquier otra región es una fantástica coartada para disimular la perfidia de gobernantes que tienen que ocultar ante la opinión pública sus malas gobernanzas. Da igual de dónde sea. El nacionalismo les va igual de bien a Mas, a Rajoy, o a Susana Díaz; todos tiene algo que esconder. Por ello, a quienes tratan de reconducir el error histórico de la Transición de no reconocer la plurinacionalidad de España, hay que desprestigiarlos políticamente. Y si encima proponen un cambio de ciclo y modelo de sociedad, aplastarlos. Cómo cantaba Rafael Amor en esa maravillosa canción titulada “El loco de la vía”: “Y  vinieron veinte carros de asalto…/carros autobomba, sesenta mil mangueras/ para aplacar el humo blanco de su blanca bandera./ Aplastaron su casa barata y chata/ le expropiaron al perro puntiagudo con alma de felpudo.”
                Pero volviendo a la situación postelectoral. ¿Qué está sucediendo en los Partidos? Sinceramente creo, que están interpretando la situación en clave interna, y no en la solución de los graves problemas que tiene el país. Aunque a fuer de ser sinceros, habría que decir que unos más que otros. Veamos sólo aquellos de representación estatal. El PP lleva varios meses en crisis, por el cuestionamiento que desde muchos sectores están haciendo del liderazgo de Rajoy. El resultado electoral ha supuesto ahondar más en la herida, ya que por mucho que lo disimulen han tenido una sangría de votos y diputados de muy difícil digestión. Creo que si Mariano Rajoy no consigue formar gobierno, la guerra va a ser total. Y es posible que muchos están jugando a esa carta.
                Si la hemorragia del PP no ha sido mayor, se debe a que la debacle del PSOE es para llorar. No sé qué esperaban sacar, si el resultado les parece aceptable. Hay que tener en cuenta que en las elecciones del 2011 la derrota fue épica, y ahora todavía han perdido millón y medio de votos más. Pero este no es el problema más grave que tienen. La guerra interna ya es tan grande, que los gritos se oyen en toda la escalera. Aquí no hay tregua. Pedro Sánchez se ha interpuesto en medio de las ambiciones de Susana Díaz, como valedora de los intereses de la vieja guardia del Partido, con Felipe González en la sombra, y no va a para hasta acabar con él. Por eso, le niegan el pan y la sal para cualquier negociación que pudiera darle la presidencia del gobierno, que dinamitaría las aspiraciones de la andaluza para convertirse en la lideresa del socialismo casposo español, y le urgen a que convoque un Congreso para defenestrarle. Parece que los españoles tengamos un gobierno de izquierdas y progresista les importa menos que su posición de poder en el Partido y defensa del establishment de poder actual, léase casta.

                Ciudadanos se ha demostrado que es un Partido inútil, sino puede ser bisagra, ya que sus planteamientos políticos e ideológicos se diferencian bien poco de los del Partido Popular. De ahí si empeño en un gobierno PP-PSOE, que les incluya a ellos en medio. Al final, la única tabla de salvación de este Partido es servir de refuerzo al bipartidismo. En el caso de PODEMOS, la situación es diferente. No necesitan ser bisagra de nadie y programa de cambio, en la medida que recoge las aspiraciones del 15-M, está bastante diferenciado del resto. Ahora bien, va a tener que elegir, si al final Pedro Sánchez se impone a los inmovilistas de su Partido, entre políticas que acaben con la desigualdad y la injusticia, y/o el referéndum en Cataluña. Personalmente soy partidario de ese referéndum, pero las cosas hay que hacerlas cuando están maduras, y un punto de programa electoral no puede hipotecar el resto, sobre todo cuando no se ha ganado para gobernar y hay que negociar. En cuanto a IU, creo que debe reflexionar sobre su papel en la izquierda.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Castellòn, la muerte del cine

                                                                                              Foto: Kusonoki Masashige Publicado en Levante de Castellón el 21 de abril de 2017 Hace unos años, no tantos, podías quedar una tarde en Castellón con los amigos, picar alguna cosa o tomarte un café e ir a ver una película de cine, tranquilamente, dando un paseo. Era muy fácil, pues en la ciudad había varias salas que te permitían acercarte a uno u otra sin necesidad de coger el coche, en función de la película que quisieras ver. En realidad, ir al cine era un acto social, una quedada con los amigos, un encuentro con la cultura o una actividad onanística, culturalmente hablando, si uno iba solo.                 Las salas de cine humanizaban la ciudad, porque eran lugar de encuentro de mucha gente que iba con un objetivo común: ver una película, sin interferencias consumistas. Gente que encontraba un momento de tranquilidad en el acto de acercarse a la sala, sentarse en la butaca y disfrutar o no …

Diario esférico 23.11.2016

No voy a entrar en la trayectoria política de Rita Barberá, ni en sus cuitas con la justicia; de eso no es ahora el momento de hablar. Tiempo habrá. Hoy es el día de las condolecías a familiares, amigos y compañeros, y las muestras de pesar por la muerte de una persona pública con sólo 68 años. Nadie debe morirse tan joven. Pero no me gustan los minutos de silencio impostados. Los que se hacen para quedar bien ante la galería, o para tapar miserias propias y ajenas. Y sobre todo, cuando están fuera de lugar. Por eso no entiendo el minuto de silencio de hoy en el Congreso  de los Diputados. Puedo entenderlo en el Senado, Rita Barberá era senadora, y que sus compañeros institucionales le rindan un pequeño homenaje por su inesperada muerte, es comprensible. Que el Ayuntamiento de Valencia dicte tres días de luto, lo veo razonable por tratarse de una exalcaldesa, que recientemente abandonó el cargo después de veinticuatro años. ¿Pero que guarde un minuto de silencio el Congreso? ¿Cuál es e…

Cuando la ciencia se hizo ficción

Artículo publicado en la revista Octubre, de la Universidad Jaume I de Castellón, en octubre de 2015