Ir al contenido principal

David Bowie. El rock elegante.

Publicado en Levante de Castellón el 15 de enero de 2016
Desde el día de la muerte de David Bowie una pregunta me viene rondando la cabeza como un run-run. ¿Es esta la muerte de uno de los grandes ídolos de la música mundial del siglo XX, el fin de una época? Obvio que sería muy simplista, por mi parte, darle tanto protagonismo a una sola persona en el cambio de ciclo histórico que estamos viviendo. Pero no se puede negar que hay hombres y mujeres que han sido referentes de una época, habiendo conseguido marcar tendencias y aptitudes en toda una generación y qué duda cabe, que David Bowie, al igual que John Lennon y algunos otros, ha representado como nadie una manera de vivir y entender la vida en los últimos años. No es una casualidad que uno de los mayores éxitos del funk-rock de los años 70 del siglo pasado: “Fame”, estuviese escrito y cantado por ambos, como un himno a unos tiempos en los que la fama se convertía en un roll social, por encima de las cosas que nos deberían importar: “Fama, te pone allí donde están las cosas huecas”.
                David Bowie nos retrotrae a unos años en donde el futuro era posible y todos creíamos que la utopía era el faro que guiaba hacia buen puerto la nave de nuestra vida. “Y nos besamos/como si nada pudiera caer/y la vergüenza estaba en el otro lado/ ¡Oh! que podemos ganarles/para siempre jamás/Entonces, podemos ser héroes/sólo por un  día”, cantaba Bowie en su canción Héroes en el año en 1977. Años en los que nos creíamos dueños de nuestro destino y nos dejábamos llevar por sus canciones al otro lado de la valla, donde todo era posible y el poder, un muro que seríamos capaces de saltar.
                Bowie es el rock elegante, incluso cuando su aspecto era un grito revolucionario en contra de la norma vigente, escandalizando a una sociedad bien pesante, plagada de una moralidad falsa, que sólo quería encorsetar cualquier idea que pudiera romper los moldes de su reglada y conservadora vida. Por eso amábamos a Bowie cuando salía a escena con el provocador atuendo del glam y nos hacía volar por encima del mundo, sumergiéndonos en el deseo de sentirnos libres de ataduras. “Ponte los zapatos rojos y baila el blues/vamos a poder/Bajo la luz de la luna, esta grave luz de luna/vamos a bailar”. “Let’s dance” 1983.
                Y el mundo giraba y bailábamos y creíamos que todo era posible, y ese empuje nos hacía crecer y luchar por que  fuese mejor. Una geografía capaz de asimilar la paz, la justicia y el amor, como principios de convivencia. “¿Dónde estamos ahora?/ El momento en el que lo sabes/sabes lo que ves/mientras haya sol/mientras haya lluvia/mientras haya fuego/mientras esté yo/mientras estés tú”. No se rinde. No deja que nos entreguemos a la fatalidad de unos tiempos tristes y oscuros. Por eso en 2013 publica el single “Where are we now?”, ya con en sus años de madurez.
Bowie siempre inmortal. Como en aquella película de 1983 dirigida por Tony Scott: “El Ansia”, en la que junto a dos maravillosas mujeres: Catherine Deneuve y Susan Sarandon, protagoniza un film de vampiros elegantes, anteriores a las sagas crepusculares de los últimos años, en el que Bowie encarna al amante de una vampiresa inmortal (una Catehrine Deneuve guapísima), hasta que se cruza en el camino de ambos la sensual Susan Sarandon y el amor cimentado durante siglos gira como una veleta movida por un viento irrefrenable y la Deneuve encuentra en la Sarandon un  nuevo amor en el que volcar su inmortalidad, que provoca que la máquina del tiempo empiece a funcionar y Bowie a envejecer. Película rompedora de ambiente algo gótico que introduce un tema casi tabú para principios de los años 80, como es el amor lesbiano, que no cayó muy bien a la crítica biempensante de la época. Y es que Bowie, siempre fue rompiendo moldes y señalando el camino por donde se transita con una mayor libertad.
“Mira aquí arriba, estoy en el Cielo/Tengo cicatrices que no pueden ser vistas/Tengo drama, no puede ser hurtado/todos me conocen ahora”. Es su despedida. El adiós de un genio que marcó toda una época en la música y la manera de entender la vida de una generación. Se va de la única manera posible, con el legado de un nuevo disco: “Blackstar”, para que siempre perdure en nuestra memoria, al igual que otro genio de la música: WA Motzar, se despidió escribiendo El Requiem más famoso de la historia. Sólo el tiempo dirá si su obra perdurará o desaparecerá devorada, como Saturno devoró a sus hijos, en la vorágine de una época que muere y otra que empieza. Por eso, sigo con la duda de intuir que nos encaminamos a un tiempo donde todo va a ser distinto, pero que David Bowie, emblema de un pasado reciente, nos ha enseñado que los cambios pueden ser a mejor, si nosotros creemos en ellos y tomamos las riendas de nuestro destino.
“Estoy cayendo/No piensen ni por un segundo que los olvidaré/Lo estoy intentando/Muero por hacerlo” (Dollar day), de su último, y casi póstumo, disco Blackstar.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Castellòn, la muerte del cine

                                                                                              Foto: Kusonoki Masashige Publicado en Levante de Castellón el 21 de abril de 2017 Hace unos años, no tantos, podías quedar una tarde en Castellón con los amigos, picar alguna cosa o tomarte un café e ir a ver una película de cine, tranquilamente, dando un paseo. Era muy fácil, pues en la ciudad había varias salas que te permitían acercarte a uno u otra sin necesidad de coger el coche, en función de la película que quisieras ver. En realidad, ir al cine era un acto social, una quedada con los amigos, un encuentro con la cultura o una actividad onanística, culturalmente hablando, si uno iba solo.                 Las salas de cine humanizaban la ciudad, porque eran lugar de encuentro de mucha gente que iba con un objetivo común: ver una película, sin interferencias consumistas. Gente que encontraba un momento de tranquilidad en el acto de acercarse a la sala, sentarse en la butaca y disfrutar o no …

Diario esférico 23.11.2016

No voy a entrar en la trayectoria política de Rita Barberá, ni en sus cuitas con la justicia; de eso no es ahora el momento de hablar. Tiempo habrá. Hoy es el día de las condolecías a familiares, amigos y compañeros, y las muestras de pesar por la muerte de una persona pública con sólo 68 años. Nadie debe morirse tan joven. Pero no me gustan los minutos de silencio impostados. Los que se hacen para quedar bien ante la galería, o para tapar miserias propias y ajenas. Y sobre todo, cuando están fuera de lugar. Por eso no entiendo el minuto de silencio de hoy en el Congreso  de los Diputados. Puedo entenderlo en el Senado, Rita Barberá era senadora, y que sus compañeros institucionales le rindan un pequeño homenaje por su inesperada muerte, es comprensible. Que el Ayuntamiento de Valencia dicte tres días de luto, lo veo razonable por tratarse de una exalcaldesa, que recientemente abandonó el cargo después de veinticuatro años. ¿Pero que guarde un minuto de silencio el Congreso? ¿Cuál es e…

Entrevista a Lidón Sancho

El arte contemporáneo es un termómetro de la sociedad, de cómo está funcionando la manera que tenemos de gestionar las emociones”.Lidón Sancho Ribés, es especialista en educación artística y doctora de Arte Contemporáneo por la Universidad Jaume I de Castellón, además desarrolla una importante labor como comisaria de exposiciones. Podríamos decir, sin temor a equivocarnos, que se mueve empujada por una pasión: enseñar a comprender el arte, porque en ese conocimiento está su fuerza liberadora y trasformadora de la sociedad y de las personas que la forman. Educadora artística y comisaria de exposiciones, son las dos actividades que forman el eje central de su vida profesional. Acaba de publicar un libro titulado: “Regina José Galindo: la performance como arma” (UJI. Servicio de Publicaciones., 2017), como reivindicación de una artista que tiene en la performance un instrumento de denuncia social, que trata de remover nuestras conciencias.
Quedamos a charlar en la terraza de una cafeter…