Ir al contenido principal

El Pacto de Progreso, cada vez más lejos

                                                                                                 Foto; Autor desconocido

Pacto de Progreso. La primera en la frente. Parece que el Pacto a la portuguesa de Sánchez, pasa primero por Berlín. No sabemos si Susana Díaz le ha cambiado los billetes de tren. Esta´ claro que el PSOE no tiene interés alguno en llegar a un acuerdo con PODEMOS. La excusa de que el Reglamento del Congreso impide crear los grupos parlamentarios que solicita PODEMOS es una milonga, pues el Reglamento es tan flexible como los Partidos quieran que sea. Lo que sí se empieza a barruntar, es que la intención es aislar a PODEMOS como un patógeno peligroso. Al final van a ser verdad lo de la casta.
No entender que España ya no es la unidad de destino universal que tanto gustaba proclamar a franquistas y falangistas, sino un país de diversidad nacional, que hay que respetar, porque en ella está su grandeza, es seguir instalados en un ceguera histórica, que sólo tiene que ver con el aferramiento al poder de las élites centralistas, por miedo a perder parte de él, y quizá, desde su lógica, de los privilegios que este aporta.
Tengo la sensación de que las elecciones están a la vuelta de la esquina. Está claro que, al final, el pacto por la izquierda, que daría un gobierno tan estable como por la derecha (otra cosa es que sea una estabilidad que no guste en los círculos que llevan años manejando este país), no va a ser, porque el PSOE está instalado en la lógica de alejarse de PODEMOS, entrando en el juego de la derecha, de dentro y de fuera del Partido. O bien, el Pacto de Estabilidad PP-PSOE, con Ciudadanos de monaguillo, está más avanzado de lo que creíamos.
No me extraña que Rajoy siga fumándose un veguero de medio metro, porque al final, con a sin elecciones, todo indica que va a volver a ser presidente del gobierno.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Castellòn, la muerte del cine

                                                                                              Foto: Kusonoki Masashige Publicado en Levante de Castellón el 21 de abril de 2017 Hace unos años, no tantos, podías quedar una tarde en Castellón con los amigos, picar alguna cosa o tomarte un café e ir a ver una película de cine, tranquilamente, dando un paseo. Era muy fácil, pues en la ciudad había varias salas que te permitían acercarte a uno u otra sin necesidad de coger el coche, en función de la película que quisieras ver. En realidad, ir al cine era un acto social, una quedada con los amigos, un encuentro con la cultura o una actividad onanística, culturalmente hablando, si uno iba solo.                 Las salas de cine humanizaban la ciudad, porque eran lugar de encuentro de mucha gente que iba con un objetivo común: ver una película, sin interferencias consumistas. Gente que encontraba un momento de tranquilidad en el acto de acercarse a la sala, sentarse en la butaca y disfrutar o no …

Diario esférico 23.11.2016

No voy a entrar en la trayectoria política de Rita Barberá, ni en sus cuitas con la justicia; de eso no es ahora el momento de hablar. Tiempo habrá. Hoy es el día de las condolecías a familiares, amigos y compañeros, y las muestras de pesar por la muerte de una persona pública con sólo 68 años. Nadie debe morirse tan joven. Pero no me gustan los minutos de silencio impostados. Los que se hacen para quedar bien ante la galería, o para tapar miserias propias y ajenas. Y sobre todo, cuando están fuera de lugar. Por eso no entiendo el minuto de silencio de hoy en el Congreso  de los Diputados. Puedo entenderlo en el Senado, Rita Barberá era senadora, y que sus compañeros institucionales le rindan un pequeño homenaje por su inesperada muerte, es comprensible. Que el Ayuntamiento de Valencia dicte tres días de luto, lo veo razonable por tratarse de una exalcaldesa, que recientemente abandonó el cargo después de veinticuatro años. ¿Pero que guarde un minuto de silencio el Congreso? ¿Cuál es e…

Cuando la ciencia se hizo ficción

Artículo publicado en la revista Octubre, de la Universidad Jaume I de Castellón, en octubre de 2015