Ir al contenido principal

No estamos para partidas de mus

                                                                                                  Foto: Autor desconocido
Publicado en Levante de Castellón el 5 de Junio de 2015
Tengo la sensación de que la resaca postelectoral previa a la formación de los gobiernos municipales y autonómicos, se ha convertido en una gran partida de mus en donde todos van de farol, lanzando órdagos y envidando, para aparentar que son lo que no tienen. El mal de la apariencia y la vanidad parece ser un antiguo compañero de los humanos que, en tantas ocasiones, nos ha llevado a cometer actos cargados de sinrazón, por el mero hecho de convertir nuestro orgullo en una apuesta en la que acabamos perdiendo todo. Ya lo relataba Quevedo en su maravillosa y de obligada lectura novela El Buscón, donde Don Pablos es capaz de los mayores embustes y felonías con tal de aparentar ser lo que no era. Una facha que se disolvía cuando para hacer caldo sólo tenía una única gamba, que paseaba por encima de la perola para engañar al agua hirviendo en soledad, con el aroma que desprendía el crustáceo, que vaya usted a saber cuántos días había sido usado para el mismo menester.
                El caso es que so pena que cuando se publique este artículo la cordura se haya impuesto entre los dirigentes políticos de unos Partidos a los que se les ha dado el mandato de cambiar el país, los dimes y diretes que se traen entre unos y otros no presagian demasiada sensatez. No se trata de parecer que uno es el mejor y los demás tiene que bailar al son que este impone. Ni hacer ver que yo sigo siendo el mismo y que son los demás quienes tienen que cambiar para que vayamos juntos. Ni emborracharse de poder, como si hubieras recibido este por un don electoral mesiánico, cuando en realidad los números te sitúan en una posición que requeriría mayor humildad. Aunque realmente la humildad, que es una virtud imprescindible para una negociación entre iguales, no parece que sea la práctica natural de los políticos, de aquellos o aquellas que se sienten llamados para alcanzar las más altas cotas del poder, aunque al final sean un caldo que necesiten del aroma que otros les pueden aportar.
                Negociar no es jugar el mus, ese juego que tanto nos gusta a los españoles, forzando al contrario a retirarse o a lanzarse un farol. Negociar es una actitud que pasa por el convencimiento de que hay que llegar a un acuerdo. Desde esta premisa, calentar la negociación con declaraciones pomposas, que recuerdan a los embajadores de Felipe II en las monarquías europeas, todos ellos engolados y de riguroso negro, acompañados de un boato henchido de vanidad, jactándose de la Gran Armada Invencible, semanas antes de sufrir la mayor derrota que una nación haya sufrido jamás en el mar,  suena a ridículo en unos tiempos en que la ciudadanía lo que quiere son mensajes nítidos de cambio compartido, y da la sensación de que quienes han recibido el mandato electoral de cambiar el país no han entendido nada.
                Deberían mirar a su alrededor y darse cuenta de lo que ha pasado cuando ellos se han enfrentado a plataformas ciudadanas que aglutinan muchas sensibilidades sociales, que han quedado relegados a un lugar segundón. Incluso formaciones que se han presentado formando parte de esas plataformas municipales, han sacado la mitad de votos yendo en solitario para las elecciones autonómicas. Por ello deberían parar y mirar a su alrededor, romper esa coraza de ceguera petulante que envuelve a los Partidos en cuanto alcanzan un resultado electoral que les aproxima al poder, alejándoles de las expectativas y necesidades de los ciudadanos.
                Ahora no se trata de quedar bien con las diferentes familias que controlan los Partidos, en un juego de naipes, este de póker, que te asegure el control interno. No se trata de aparentar a ver quién es el gallo o la gallina clueca del gallinero.  Ni siquiera de contentar a las bases. Se trata de responder al reto que los electores han lanzado a los Partidos. Hacer una reflexión y darse cuenta de que  no ha habido ganadores o perdedores en la izquierda, que a todos se les ha situado en el lugar que los ciudadanos han querido para llevar adelante una transformación de raíz (radical si ustedes quieren) en las políticas que hasta la fecha se han venido aplicando.
                Por eso es tan necesaria la generosidad y el reconocimiento a los valores que puede aportar el otro en este proceso. Las sociedades del siglo XXI son muy complejas, y las democracias todavía aún más. Por eso los retos de la política son enormes, para que el bienestar de los ciudadanos no se vea recortado por un economicismo mesiánico, que necesita arrinconar a la política, para llevar a cabo sus planes de situar los principios económicos, en la actualidad de un neoliberalismo desigualitario y empobrecedor de la mayoría dela sociedad, como verdad indiscutible. Y es a la izquierda a quien se le ha dado el mandato democrático de ese cambio, empezando por Ayuntamientos y Comunidades Autónomas.  Un peligro que la derecha, sobre todo la derecha posfranquista española, va a tratar de impedir, aunque para ello tenga que quemar todas las naves de su particular, pero bien asentada mediáticamente, Gran Armada.
                Si los Partidos de izquierda no son capaces de articular programas de gobierno que refuercen su posición entre el electorado, no sobrevivirán a la desestabilización política a la que van a ser sometidos por una derecha que va a pelear con uñas y dientes para preservar sus privilegios. Ya han empezado desde todos los ámbitos del poder conservador con su cruzada de desprestigio y anulación moral de unos resultados electorales que les han sido desfavorables, muy desfavorables.
                Así pues, la izquierda debe tomar nota y facilitar los acuerdos de gobierno para los que les electores les han dado su apoyo. Dejarse de tiras y aflojas que a los ciudadanos no les interesan y están al margen de sus intereses. Porque los gigantes a los que se enfrentan no van a ser molinos. Han de tener en cuenta que si los electores hubieran querido que este proceso de cambio lo hubiera pilotado un solo Partido, le habrán dado sus votos a este. Pero han preferido que sean las sinergias de toda la izquierda las que empujen, compartidamente, hacia una sociedad más igualitaria y justa.

                Lo mejor sería que este artículo, cuando lo lean, piensen que es innecesario.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Castellòn, la muerte del cine

                                                                                              Foto: Kusonoki Masashige Publicado en Levante de Castellón el 21 de abril de 2017 Hace unos años, no tantos, podías quedar una tarde en Castellón con los amigos, picar alguna cosa o tomarte un café e ir a ver una película de cine, tranquilamente, dando un paseo. Era muy fácil, pues en la ciudad había varias salas que te permitían acercarte a uno u otra sin necesidad de coger el coche, en función de la película que quisieras ver. En realidad, ir al cine era un acto social, una quedada con los amigos, un encuentro con la cultura o una actividad onanística, culturalmente hablando, si uno iba solo.                 Las salas de cine humanizaban la ciudad, porque eran lugar de encuentro de mucha gente que iba con un objetivo común: ver una película, sin interferencias consumistas. Gente que encontraba un momento de tranquilidad en el acto de acercarse a la sala, sentarse en la butaca y disfrutar o no …

Diario esférico 23.11.2016

No voy a entrar en la trayectoria política de Rita Barberá, ni en sus cuitas con la justicia; de eso no es ahora el momento de hablar. Tiempo habrá. Hoy es el día de las condolecías a familiares, amigos y compañeros, y las muestras de pesar por la muerte de una persona pública con sólo 68 años. Nadie debe morirse tan joven. Pero no me gustan los minutos de silencio impostados. Los que se hacen para quedar bien ante la galería, o para tapar miserias propias y ajenas. Y sobre todo, cuando están fuera de lugar. Por eso no entiendo el minuto de silencio de hoy en el Congreso  de los Diputados. Puedo entenderlo en el Senado, Rita Barberá era senadora, y que sus compañeros institucionales le rindan un pequeño homenaje por su inesperada muerte, es comprensible. Que el Ayuntamiento de Valencia dicte tres días de luto, lo veo razonable por tratarse de una exalcaldesa, que recientemente abandonó el cargo después de veinticuatro años. ¿Pero que guarde un minuto de silencio el Congreso? ¿Cuál es e…

Entrevista a Lidón Sancho

El arte contemporáneo es un termómetro de la sociedad, de cómo está funcionando la manera que tenemos de gestionar las emociones”.Lidón Sancho Ribés, es especialista en educación artística y doctora de Arte Contemporáneo por la Universidad Jaume I de Castellón, además desarrolla una importante labor como comisaria de exposiciones. Podríamos decir, sin temor a equivocarnos, que se mueve empujada por una pasión: enseñar a comprender el arte, porque en ese conocimiento está su fuerza liberadora y trasformadora de la sociedad y de las personas que la forman. Educadora artística y comisaria de exposiciones, son las dos actividades que forman el eje central de su vida profesional. Acaba de publicar un libro titulado: “Regina José Galindo: la performance como arma” (UJI. Servicio de Publicaciones., 2017), como reivindicación de una artista que tiene en la performance un instrumento de denuncia social, que trata de remover nuestras conciencias.
Quedamos a charlar en la terraza de una cafeter…