Ir al contenido principal

La Ciudad de la Memoria

               
 Santiago Álvarez es un hombre polifacético que atiende con su saber a diferentes ámbitos de la cultura. Le faltaba iniciarse en el mundo de la novela y lo ha hecho por el lado que mejor conoce, la novela negra, un género que domina bien, gracias a su bagaje como director de contenidos del festival de género Valencia Negra, algo que se nota enseguida cuando uno se adentra por los vericuetos de su novela “la Ciudad de la Memoria”, a pesar de ser esta su primera novela.
                Es Valencia una ciudad que se presta muy bien como geografía física y humana para la novela negra: su situación litoral, su carácter portuario, la proliferación polígonos industriales, con la sordidez que muchos de ellos tienen, el crecimiento de una bolsa de economía sumergida que parece no tener freno, la corrupción de una clase política y empresarial depredadora de todo tipo de recursos, una burguesía que sin haber perdido su carácter rural y provinciano, se ha convertido en pocos años en una potente burguesía urbana e industrial. En definitiva, para un buen narrador que le guste adentrarse en ese mundo oscuro que transita entre el bien y el mal, siempre al borde del precipicio de la Ley, la ciudad tiene ingredientes suficientes para construir excelentes historias narrativas. La prueba es que en los últimos años la novela negra está en auge en el territorio valenciano, como lo demuestran las últimas publicaciones que están saliendo al mercado de lectores, algunas de ellas de muy interesante factura.
                Pero “La Ciudad de la Memoria” tiene algo más, un plus de calidad que nos retrotrae a los años dorados de la novela negra norteamericana, con esa elegancia desgarbada y tenaz que Raymond Chandler dotó a Philipp Marlowe. Porque Mejías, el detective todo terreno creado por Santiago Álvarez, nos recuerda mucho a aquel, encajador, solitario,  con un concepto casi religioso de la justicia, a pesar de estar de vuelta de muchas cosas. Personalmente me ha recordado mucho al Marlowe de “El largo adiós”, pero con una gran diferencia, Mejias tiene alma mediterránea, con una esencia valenciana que le hace ver las cosas desde una perspectiva más luminosa y humana, a pesar de mostrarse como un hombre duro y perspicaz. Dureza que acaba derritiendo ese otro personaje fantástica de la novela, que es Berta, una estudiante de periodismo, ayudante de Mejías, con un grado de inteligencia y suspicacia desbordante, que añade una fuerte personalidad a la novela.
                Álvarez, hace transitar a la pareja Mejías/Berta por las altas esferas de la sociedad valenciana, mediante la lucha de poder que libra una de las familias de más postín de esa alta burguesía adinerada y cerrada sobre sí mismas, los Dugo-Escrich. Pero esa lucha por el control  del poder familiar y por ende económico de la ciudad, se libra en el filo de la navaja que esconde un gran secreto, guardado con celo por el patriarca y fundador de la saga familiar, en el que Mejias y Berta se verán envueltos y obligados a resolver.


                Se puede decir que Santiago Álvarez ha entrado por la puerta grande de la novela negra, con esta primera obra, “La Ciudad de la Memoria”, y de las letras valencianas,  por su esmerado estilo literario, que no por fluido disminuye su calidad y su buen trabajo narrativo. Esperamos que las vicisitudes de Mejías y Berta no tarden mucho en regresar.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Castellòn, la muerte del cine

                                                                                              Foto: Kusonoki Masashige Publicado en Levante de Castellón el 21 de abril de 2017 Hace unos años, no tantos, podías quedar una tarde en Castellón con los amigos, picar alguna cosa o tomarte un café e ir a ver una película de cine, tranquilamente, dando un paseo. Era muy fácil, pues en la ciudad había varias salas que te permitían acercarte a uno u otra sin necesidad de coger el coche, en función de la película que quisieras ver. En realidad, ir al cine era un acto social, una quedada con los amigos, un encuentro con la cultura o una actividad onanística, culturalmente hablando, si uno iba solo.                 Las salas de cine humanizaban la ciudad, porque eran lugar de encuentro de mucha gente que iba con un objetivo común: ver una película, sin interferencias consumistas. Gente que encontraba un momento de tranquilidad en el acto de acercarse a la sala, sentarse en la butaca y disfrutar o no …

Diario esférico 23.11.2016

No voy a entrar en la trayectoria política de Rita Barberá, ni en sus cuitas con la justicia; de eso no es ahora el momento de hablar. Tiempo habrá. Hoy es el día de las condolecías a familiares, amigos y compañeros, y las muestras de pesar por la muerte de una persona pública con sólo 68 años. Nadie debe morirse tan joven. Pero no me gustan los minutos de silencio impostados. Los que se hacen para quedar bien ante la galería, o para tapar miserias propias y ajenas. Y sobre todo, cuando están fuera de lugar. Por eso no entiendo el minuto de silencio de hoy en el Congreso  de los Diputados. Puedo entenderlo en el Senado, Rita Barberá era senadora, y que sus compañeros institucionales le rindan un pequeño homenaje por su inesperada muerte, es comprensible. Que el Ayuntamiento de Valencia dicte tres días de luto, lo veo razonable por tratarse de una exalcaldesa, que recientemente abandonó el cargo después de veinticuatro años. ¿Pero que guarde un minuto de silencio el Congreso? ¿Cuál es e…

Cuando la ciencia se hizo ficción

Artículo publicado en la revista Octubre, de la Universidad Jaume I de Castellón, en octubre de 2015