Ir al contenido principal

Siroco

             
                                                       Imagen: Tony Tirado
Cuando uno termina de leer la novela “Siroco”, de Javier García Martínez (Loisele Ediciones 2015), tiene un primer impulso que no puede reprimir: ir a la portada y mirar el nombre del autor para cerciorarse de que es el que creía haber leído, y no ha sufrido un lapsus de memoria. Incluso después, duda acerca de la autenticidad del mismo, no fuera a ser que estuviera ante un seudónimo detrás del que se esconde un relevante escritor o escritora. No nos ha de extrañar esto si estamos bajo el síndrome de Robert Galbraith, nombre ficticio de la autora de la espléndida novela “El canto del cuco”, bajo el que se encontraba J.K. Rowling, la ya universal autora de la saga Harry Potter. Afortunadamente, esa duda sólo dura unos segundos, sobre todo cuando se conoce personalmente al autor, como es mi caso.
                Javier García es un escritor nobel que ha entrado en el género de la novela por una puerta muy grande, al que hay que agradecer que haya asumido el riesgo de saltar de la poesía y el relato a la novela con tanta pericia y buen hacer. Porque “Siroco” es una obra que no defrauda al lector, bien escrita y perfectamente estructurada, que no provoca vacilación alguna a la hora de calificarla como una espléndida novela negra. Está muy bien construida poniendo al servicio de la resolución final todos los acontecimientos que se van sucediendo a lo largo de la narración, que no son pocos. A ello además hay que añadirle un artificio magistral, que es ese primer capítulo que te deja pegado al sillón, y que actúa como clave de bóveda que soporta el resto de capítulos que se suceden hasta el final. Nunca se podrá decir con tanta claridad que esta novela si no fuera por el primer capítulo sería otra muy distinta.
                Puede parecer que estamos ante una novela coral, pero nada más lejos de ello. Jorge Alarma, el personaje principal, soporta sobre sus espaldas el peso de toda la narración, convirtiendo al resto de personajes, con historias alguno de ellos muy conmovedoras, en figurantes al servicio de las cuitas del detective Alarma. Incluso en el caso de Anthony, un nigeriano que va a tener un papel relevante en los acontecimientos de la novela, su potente historia no deja de ser un drama tangencial que impacta y rebota sobre el de Jorge Alarma. El resto de los personajes, siendo esenciales para el desarrollo de la narración, tienen un papel secundario, unos más, otros menos, pero muy bien trazados e insertados en el engranaje de unos acontecimientos que ya, desde el primer capítulo, no bajan la intensidad argumental.
                Ha estado el autor acertado al elegir Valencia, más bien el entorno periurbano de la ciudad, de polígonos industriales y de huerta, como escenario de una trama que lleva a Jorge Alarma por el filo de la navaja a lo largo del texto, entre escenarios sórdidos en los que se tejen grandes fortunas con las manos manchadas de corrupción y se pelea por el poder sin miramientos por la vida ajena. Lugares por los que el detective privado Alarma, ex inspector de policía, se mueve con la facilidad que le da el oficio de muchos años haciendo seguimientos y enfrentándose con lo más bajo de la condición humana. Es un detective de perfil clásico, que nos recuerda en algunos matices y comportamientos a los grandes como Pepe Calvalho o Philip Marlow, detectives que están de vuelta de muchas cosas, pero que se enfrentan a su oficio con profesionalidad, asumiendo que el riesgo va incluido en el cheque de su cliente.

                No soy partidario de contar el argumento de las novelas y no lo voy a hacer en este caso. Sólo me queda decir que podemos estar ante el nacimiento de un magnífico escritor de novela negra, y ante un nuevo detective que nos haga vivir tardes de flirteo con el crimen.  

Comentarios

Entradas populares de este blog

Castellòn, la muerte del cine

                                                                                              Foto: Kusonoki Masashige Publicado en Levante de Castellón el 21 de abril de 2017 Hace unos años, no tantos, podías quedar una tarde en Castellón con los amigos, picar alguna cosa o tomarte un café e ir a ver una película de cine, tranquilamente, dando un paseo. Era muy fácil, pues en la ciudad había varias salas que te permitían acercarte a uno u otra sin necesidad de coger el coche, en función de la película que quisieras ver. En realidad, ir al cine era un acto social, una quedada con los amigos, un encuentro con la cultura o una actividad onanística, culturalmente hablando, si uno iba solo.                 Las salas de cine humanizaban la ciudad, porque eran lugar de encuentro de mucha gente que iba con un objetivo común: ver una película, sin interferencias consumistas. Gente que encontraba un momento de tranquilidad en el acto de acercarse a la sala, sentarse en la butaca y disfrutar o no …

Diario esférico 23.11.2016

No voy a entrar en la trayectoria política de Rita Barberá, ni en sus cuitas con la justicia; de eso no es ahora el momento de hablar. Tiempo habrá. Hoy es el día de las condolecías a familiares, amigos y compañeros, y las muestras de pesar por la muerte de una persona pública con sólo 68 años. Nadie debe morirse tan joven. Pero no me gustan los minutos de silencio impostados. Los que se hacen para quedar bien ante la galería, o para tapar miserias propias y ajenas. Y sobre todo, cuando están fuera de lugar. Por eso no entiendo el minuto de silencio de hoy en el Congreso  de los Diputados. Puedo entenderlo en el Senado, Rita Barberá era senadora, y que sus compañeros institucionales le rindan un pequeño homenaje por su inesperada muerte, es comprensible. Que el Ayuntamiento de Valencia dicte tres días de luto, lo veo razonable por tratarse de una exalcaldesa, que recientemente abandonó el cargo después de veinticuatro años. ¿Pero que guarde un minuto de silencio el Congreso? ¿Cuál es e…

Entrevista a Lidón Sancho

El arte contemporáneo es un termómetro de la sociedad, de cómo está funcionando la manera que tenemos de gestionar las emociones”.Lidón Sancho Ribés, es especialista en educación artística y doctora de Arte Contemporáneo por la Universidad Jaume I de Castellón, además desarrolla una importante labor como comisaria de exposiciones. Podríamos decir, sin temor a equivocarnos, que se mueve empujada por una pasión: enseñar a comprender el arte, porque en ese conocimiento está su fuerza liberadora y trasformadora de la sociedad y de las personas que la forman. Educadora artística y comisaria de exposiciones, son las dos actividades que forman el eje central de su vida profesional. Acaba de publicar un libro titulado: “Regina José Galindo: la performance como arma” (UJI. Servicio de Publicaciones., 2017), como reivindicación de una artista que tiene en la performance un instrumento de denuncia social, que trata de remover nuestras conciencias.
Quedamos a charlar en la terraza de una cafeter…