Ir al contenido principal

Moción de censura


En mayo de 1980 Felipe González presentó una moción de censura contra el gobierno de Adolfo Suárez sabiendo que no podía prosperar. Los motivos que impulsaron al PSOE a dar esta paso fueron la decadencia que estaba instalándose en política española, con el parón que suponía para democracia; eso, al menos, fue la versión oficial, pero hubo otro motivo que llevó a Felipe González a dar el paso de la moción: arrinconar a Suárez y que los españoles visualizaran a los socialistas como una alternativa fiable de gobierno. Es decir, el trasfondo de aquella iniciativa parlamentaria no fue otro que la pura promoción de Felipe González a una futura presidencia del Consejo de Ministros. No preocupaba, realmente, el resultado de la misma, pues este ya se sabía de antemano, algo que a los socialistas no pareció importarles, para llevar adelante sus planes y poner en solfa el grave deterioro político que estaba padeciendo el país debido a la situación de descomposición que se estaba produciendo en la UCD por sus luchas de poder internas. 
En definitiva, utilizaron un mecanismo legal, recogido en la Constitución para situaciones no de emergencia nacional, pero sí de incapacidad gubernamental para atajar problemas graves que pueden afectar al buen funcionamiento de la democracia o la sociedad.  
                La segunda moción de censura la presentará Alianza Popular en 1987 por motivos parecidos de promocionar a su secretario general, entonces Antonio Hernández Mancha, que ni siquiera tenía escaño en el Congreso de los Diputados.  Esta fue, como ha calificado el diario ABC el 29 de abril de este año un “tiro al aire”, pues no tenía mayor razón que la expuesta.
                Ahora, UNIDOS-PODEMOS presenta otra moción de censura que no está muy alejada, en la sustancia, de aquella que presentó el PSOE en 1980. Sin embargo, parece que los convocantes están cometiendo un delito contra la patria, por el mero hecho de haberla anunciado.
                Deberíamos preguntarnos, más allá de los furibundos ataques que está sufriendo la formación morada, si está justificada su presentación o es meramente una operación de estética para tener más relevancia en la vida política y parlamentaria.  Cabe pensar que algo de esto puede haber, nadie está exento de sucumbir a los focos mediáticos, en una sociedad donde uno sólo existe si aparece en los medios de comunicación. No obstante, la situación de corrupción que protagoniza a diario el Partido de gobierno, hace pensar que puede haber motivos sobrados para una moción de censura, porque se está llegando a un punto de extrema gravedad ético/moral, que empieza a resultar del todo punto insostenible.
                El argumento más utilizado en contra de ella es que se trata de un intento baldío, pues no va a prosperar, entonces, para que molestarse. Sin embargo, y ahí es donde puede venir el miedo de muchos, el debate de la moción va a suponer poner blanco sobre negro sobre el expolio al que ha sido sometido este país por no pocos dirigentes del Partido Popular. Pero, también, sitúa al resto de la oposición frente al espejo de la corrupción, porque es tan nociva cuando se comete, como cuando se consiente, por activa o por pasiva.
                Un estudio aproximado que intenta cuantificar el coste de la corrupción en estos años, la sitúa entorno a los 40.000 millones de euros. En un país castigado por el recorte del estado de bienestar, no es cantidad menor. Cuantos problemas económicos habríamos dejado de tener si se hubiera podido disponer de ese dinero. Pero es que hay más. La connivencia de los corruptos con ministros, poder judicial y fiscalía, es tan escandalosa, que  nadie que se tenga por honesto debería pasarla por alto.  Por ello, la moción de censura al gobierno, independientemente de su resultado, puede, debe, ser un acto de profilaxis democrática, que si no tiene consecuencias a corto plazo, si pueda tenerlas a medio y largo.
                Decía Alfonso Guerra en 1980, defendiendo la moción de su Partido contra la UCD que “la democracia no soporta a Suárez; cualquier avanza democrático pasa por la desaparición de Suárez”. Palabras que son perfectamente trasferibles a la actualidad, pues si un jefe de gobierno, que además es el presidente del Partido que ha convertido a España en el patio de Monipodio, sin acabar de una manera contundente con todos los corruptos que hay en su interior, y pedir perdón a los españoles por el daño que les haya podido hacer tanta corrupción, es el responsable último y, por tanto, debería dimitir, y si no forzar para que lo haga y el Partido Popular, pueda refundarse como un Parido limpio y honesto. Se lo deben a todos los militantes y dirigentes honrados que tienen, y a la sociedad española en su conjunto.
                Pero lo que llama la atención es que parte de la oposición se ha tomado la moción de censura como una afrenta a ellos, lanzando todo tipo de improperios a los convocantes. Da la sensación que les viene mal, por razones que tiene que ver por la situación interna de cada Partido, o porque para otros es preferible sostener en el gobierno a Rajoy a que deje de  gobernar la derecha. Por no hablar de los nacionalismos, que una vez más, sólo analizan la realidad con las orejeras de sus intereses nacionalistas.

                Dicen algunos, para justificar su no apoyo a la moción, que al final beneficiará a Rajoy.  Evidentemente que será así, si ellos permiten que la moción de censura no prospere y España saiga siendo un circo de maleantes y facinerosos. Este sí que es un circo de alto riesgo, que mucho nos tememos va a seguir de gira. Es el  tiempo de tomar Partido y dejar de ponerse mascarillas para disimular el mal olor.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Castellòn, la muerte del cine

                                                                                              Foto: Kusonoki Masashige Publicado en Levante de Castellón el 21 de abril de 2017 Hace unos años, no tantos, podías quedar una tarde en Castellón con los amigos, picar alguna cosa o tomarte un café e ir a ver una película de cine, tranquilamente, dando un paseo. Era muy fácil, pues en la ciudad había varias salas que te permitían acercarte a uno u otra sin necesidad de coger el coche, en función de la película que quisieras ver. En realidad, ir al cine era un acto social, una quedada con los amigos, un encuentro con la cultura o una actividad onanística, culturalmente hablando, si uno iba solo.                 Las salas de cine humanizaban la ciudad, porque eran lugar de encuentro de mucha gente que iba con un objetivo común: ver una película, sin interferencias consumistas. Gente que encontraba un momento de tranquilidad en el acto de acercarse a la sala, sentarse en la butaca y disfrutar o no …

Diario esférico 23.11.2016

No voy a entrar en la trayectoria política de Rita Barberá, ni en sus cuitas con la justicia; de eso no es ahora el momento de hablar. Tiempo habrá. Hoy es el día de las condolecías a familiares, amigos y compañeros, y las muestras de pesar por la muerte de una persona pública con sólo 68 años. Nadie debe morirse tan joven. Pero no me gustan los minutos de silencio impostados. Los que se hacen para quedar bien ante la galería, o para tapar miserias propias y ajenas. Y sobre todo, cuando están fuera de lugar. Por eso no entiendo el minuto de silencio de hoy en el Congreso  de los Diputados. Puedo entenderlo en el Senado, Rita Barberá era senadora, y que sus compañeros institucionales le rindan un pequeño homenaje por su inesperada muerte, es comprensible. Que el Ayuntamiento de Valencia dicte tres días de luto, lo veo razonable por tratarse de una exalcaldesa, que recientemente abandonó el cargo después de veinticuatro años. ¿Pero que guarde un minuto de silencio el Congreso? ¿Cuál es e…

Cuando la ciencia se hizo ficción

Artículo publicado en la revista Octubre, de la Universidad Jaume I de Castellón, en octubre de 2015