Ir al contenido principal

"El Retablo de NO" novela de Luis Rodríguez


   Luis Rodríguez tiene una novela en la cabeza, y nos la va dosificando poco a poco en los sucesivos libros que va publicando. No es una novela cualquiera, es simplemente una novela sobre la vida, mejor dicho, sobre cómo miramos los mortales la vida en nuestra intimidad; cómo pensamos todo aquello que no nos atrevemos a decir. Es esa mirada turbia, pero lúcida de las cosas que nos sitúa frente a nuestros propios engaños diarios, esos que nos hacen ir hacia adelante. Vivir no es fácil, y lo soportamos con un velo que envuelve lo que somos: seres adorables, capaces de pensar las mayores barbaridades,  qué sólo  nuestra cobardía nos impide hacer.
                En “El Retablo de NO” (Tropo Editores 2017), Luis Rodríguez vuelve a utilizar los personajes como objeto de sus reflexiones, y otra vez más no defrauda. Con una escritura impecable, uno a uno van siendo cómplices de la mirada que tiene el autor de la vida, puestas en sus bocas reflexiones y aforismos que nos invitan a la risa, esa risa que nos produce leer lo que muchas veces no nos atrevemos ni a pensar, pero que no por ello dejan de ser verdades escondidas en el pliegue de nuestras vergüenzas.
                Por ello, volver a leer a Luis Rodríguez, es como no haber dejado de hacerlo nunca, y ese torrente de frescura intelectual que sentimos en sus anteriores novelas, vuelve a recorrer nuestra conciencia y a producirnos el placer de una buena lectura, ajena a las corrientes literarias que encada momento puedan estar de moda.
                “El retablo de No” es una contradicción entre el deseo y la realidad. Esa que viven los actores a caballo entre su vida real y los personajes que representan, en munchas ocasiones tan vividos, que no son capaces de distinguir entre una y otros. Actuar es un espejismo. Como leer. La vida es una mierda, le dice Claudio a José Ángel, el personaje principal, que se decide a dirigir Hamlet porque Shakespeare no le gusta.
                Los personajes, que tiene en la vida real los mismos nombres que los de la obra de Hamlet,  reflexionan sobre su pasado y el futuro, de su identidad perdida y recuperada cada noche en el escenario. Huyen de sí mismos, porque la herida se mueve y sólo cicatriza cuando ya no son ellos, sino otros.

                En esa gran novela, que por entregas Luis Rodríguez va escribiendo en diferentes escenarios y con distintos personajes, que en el fondo tienen todos la misma esencia, estos se mueven como diletantes intelectuales por la vida, ofreciéndonos una panoplia de reflexiones sobre su visión del mundo, sobre la soledad que todo lo impregna cuando se enfrentan al espejo de sus contradicciones y ven que todavía están ahí. Dale la vuelta a tu vida. Si finges la realidad, si vives la ficción como real, verás que ni la actuación aburre ni la vida pesa”.  Dejo esta última reflexión del personaje José Ángel, que bien podría ser del autor Luis Rodríguez.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Castellòn, la muerte del cine

                                                                                              Foto: Kusonoki Masashige Publicado en Levante de Castellón el 21 de abril de 2017 Hace unos años, no tantos, podías quedar una tarde en Castellón con los amigos, picar alguna cosa o tomarte un café e ir a ver una película de cine, tranquilamente, dando un paseo. Era muy fácil, pues en la ciudad había varias salas que te permitían acercarte a uno u otra sin necesidad de coger el coche, en función de la película que quisieras ver. En realidad, ir al cine era un acto social, una quedada con los amigos, un encuentro con la cultura o una actividad onanística, culturalmente hablando, si uno iba solo.                 Las salas de cine humanizaban la ciudad, porque eran lugar de encuentro de mucha gente que iba con un objetivo común: ver una película, sin interferencias consumistas. Gente que encontraba un momento de tranquilidad en el acto de acercarse a la sala, sentarse en la butaca y disfrutar o no …

Diario esférico 23.11.2016

No voy a entrar en la trayectoria política de Rita Barberá, ni en sus cuitas con la justicia; de eso no es ahora el momento de hablar. Tiempo habrá. Hoy es el día de las condolecías a familiares, amigos y compañeros, y las muestras de pesar por la muerte de una persona pública con sólo 68 años. Nadie debe morirse tan joven. Pero no me gustan los minutos de silencio impostados. Los que se hacen para quedar bien ante la galería, o para tapar miserias propias y ajenas. Y sobre todo, cuando están fuera de lugar. Por eso no entiendo el minuto de silencio de hoy en el Congreso  de los Diputados. Puedo entenderlo en el Senado, Rita Barberá era senadora, y que sus compañeros institucionales le rindan un pequeño homenaje por su inesperada muerte, es comprensible. Que el Ayuntamiento de Valencia dicte tres días de luto, lo veo razonable por tratarse de una exalcaldesa, que recientemente abandonó el cargo después de veinticuatro años. ¿Pero que guarde un minuto de silencio el Congreso? ¿Cuál es e…

Entrevista a Lidón Sancho

El arte contemporáneo es un termómetro de la sociedad, de cómo está funcionando la manera que tenemos de gestionar las emociones”.Lidón Sancho Ribés, es especialista en educación artística y doctora de Arte Contemporáneo por la Universidad Jaume I de Castellón, además desarrolla una importante labor como comisaria de exposiciones. Podríamos decir, sin temor a equivocarnos, que se mueve empujada por una pasión: enseñar a comprender el arte, porque en ese conocimiento está su fuerza liberadora y trasformadora de la sociedad y de las personas que la forman. Educadora artística y comisaria de exposiciones, son las dos actividades que forman el eje central de su vida profesional. Acaba de publicar un libro titulado: “Regina José Galindo: la performance como arma” (UJI. Servicio de Publicaciones., 2017), como reivindicación de una artista que tiene en la performance un instrumento de denuncia social, que trata de remover nuestras conciencias.
Quedamos a charlar en la terraza de una cafeter…