Ir al contenido principal

"Ojalá estuvieras aquí". Novela de Julio César Cano

                Resultado de imagen de Novela Ojalá estuvieras aquí

Castellón vuelve a entrar en escena literaria, otra vez de la mano del inspector Monfort, que vuelve a recorrer las calles de la ciudad y los parajes de la provincia, con su peculiar estilo de policía a la antigua usanza en plena crisis de identidad profesional, al chocar sus métodos expeditivos, cuando estos son necesarios y de viejo sabueso, que prefiere olfatear el escenario del crimen y perseguir sospechosos, con la excesiva fe en la ciencia criminológica de sus colegas más jóvenes y los miedos a salirse del protocolo de sus jefes.
                En esta tercera entrega de las saga que Julio Cesar Cano acaba de publicar bajo el título de “Ojalá estuvieras aquí”, Monfort se encuentra también en una crisis de identidad personal, con el medio siglo ya superado, lo que le hace afrontar el futuro desde una perspectiva diferente, como si el tiempo empezara una cuenta atrás que no tiene retorno. Se enfrenta a una realidad metafísica que podríamos resumir en un pregunta: ¿Cuánto tiempo me queda, para hacer qué?, que lo humaniza, mostrando su lado más culto, amante de la buena vida, preocupado por sus seres queridos y sumergido en un mar de dudas. Decía Miguel de Unamuno que la vida es duda, y la fe sin la duda es sólo muerte.
                En “Ojalá estuvieras aquí” se nos revela que el inspector Monfort es un hombre de fe, porque él cree firmemente en su capacidad para desentrañar los misterios que envuelven el crimen, los crímenes en esta novela; una fe en sus maneras de policía intuituvo que le impelen a cargarse de dudas, siendo estas las que le incitan a superarse, y creer más en sí mismo. El acierto de Julio César Cano, es que este proceso que podría dar lugar a un personaje literario petulante e insoportable, ejerce sobre el lector un efecto contrario, incluso a veces de empática compasión, al mostrarse perdido en un mundo que ya está empezando a dejar de ser el suyo.
                El resto de personajes policiales, incluso el de Silvia Redó, su abnegada y joven compañera, sigue orbitando alrededor de él, epicentro de toda la investigación que se monta tras aparecer degollado en un rincón del Mercado Central de Castellón un empresario de doble vida. Todos no, hay un personaje de nueva aparición, que rompe todos los esquemas, incluso se los rompe al propio Monfort: la juez Elvira Figueroa, una mujer fascinante, que atrapa por su  fuerte y bien trazada personalidad, que esperemos no sea trasladada de su plaza de Castellón y siga apareciendo en próximas entregas.
                El buen hacer de Julio Cesar Cano en esta novela tiene otra perla: una historia paralela de abnegación, pasión por el boxeo, sexo, deseo, alcohol y ambición, que construye la novela tanto como la investigación del inspector Monfort, dándole una potencia admirable.

                En definitiva, “Ojalá estuvieras aquí”,  es una buena novela, quizá la mejor de la saga hasta la fecha; con ingredientes novedosos y enmarcada en un atrezzo cada vez más literario, como es Castellón,  desarrolla una trama muy bien elaborada, con un personaje en pleno proceso de convertirse en referente de la novela negra/policial en España,  lo que le ha valido el Galardón Letrás del Mediterráneo de este año 2017.  

Comentarios

Entradas populares de este blog

Castellòn, la muerte del cine

                                                                                              Foto: Kusonoki Masashige Publicado en Levante de Castellón el 21 de abril de 2017 Hace unos años, no tantos, podías quedar una tarde en Castellón con los amigos, picar alguna cosa o tomarte un café e ir a ver una película de cine, tranquilamente, dando un paseo. Era muy fácil, pues en la ciudad había varias salas que te permitían acercarte a uno u otra sin necesidad de coger el coche, en función de la película que quisieras ver. En realidad, ir al cine era un acto social, una quedada con los amigos, un encuentro con la cultura o una actividad onanística, culturalmente hablando, si uno iba solo.                 Las salas de cine humanizaban la ciudad, porque eran lugar de encuentro de mucha gente que iba con un objetivo común: ver una película, sin interferencias consumistas. Gente que encontraba un momento de tranquilidad en el acto de acercarse a la sala, sentarse en la butaca y disfrutar o no …

Diario esférico 23.11.2016

No voy a entrar en la trayectoria política de Rita Barberá, ni en sus cuitas con la justicia; de eso no es ahora el momento de hablar. Tiempo habrá. Hoy es el día de las condolecías a familiares, amigos y compañeros, y las muestras de pesar por la muerte de una persona pública con sólo 68 años. Nadie debe morirse tan joven. Pero no me gustan los minutos de silencio impostados. Los que se hacen para quedar bien ante la galería, o para tapar miserias propias y ajenas. Y sobre todo, cuando están fuera de lugar. Por eso no entiendo el minuto de silencio de hoy en el Congreso  de los Diputados. Puedo entenderlo en el Senado, Rita Barberá era senadora, y que sus compañeros institucionales le rindan un pequeño homenaje por su inesperada muerte, es comprensible. Que el Ayuntamiento de Valencia dicte tres días de luto, lo veo razonable por tratarse de una exalcaldesa, que recientemente abandonó el cargo después de veinticuatro años. ¿Pero que guarde un minuto de silencio el Congreso? ¿Cuál es e…

Entrevista a Lidón Sancho

El arte contemporáneo es un termómetro de la sociedad, de cómo está funcionando la manera que tenemos de gestionar las emociones”.Lidón Sancho Ribés, es especialista en educación artística y doctora de Arte Contemporáneo por la Universidad Jaume I de Castellón, además desarrolla una importante labor como comisaria de exposiciones. Podríamos decir, sin temor a equivocarnos, que se mueve empujada por una pasión: enseñar a comprender el arte, porque en ese conocimiento está su fuerza liberadora y trasformadora de la sociedad y de las personas que la forman. Educadora artística y comisaria de exposiciones, son las dos actividades que forman el eje central de su vida profesional. Acaba de publicar un libro titulado: “Regina José Galindo: la performance como arma” (UJI. Servicio de Publicaciones., 2017), como reivindicación de una artista que tiene en la performance un instrumento de denuncia social, que trata de remover nuestras conciencias.
Quedamos a charlar en la terraza de una cafeter…