Diario esférico. 26 abril 2017. Los Pujol, la excusa perfecta



La familia Pujol se ha beneficiado, durante décadas, del pacto que hizo, en nombre de Cataluña, con el Estado, por el cual ellos y su Partido CIU podían robar todo lo que quisieran, mientras metieran en el cajón de las utopías la independencia de Cataluña. Y robar, han robado y mucho, tanto que puede acabar todo el clan en la cárcel. Su problema viene cuando se dejan llevar por la veleidades independentistas y el centralismo español, tan franquista él, les pasa la factura por si osadía, y empieza a caerles todo el peso de la Ley que hasta entonces les había permitido espoliar las arcas públicas catalanas y españolas.
Pero ahora, al nacionalismo corrupto español les viene estupendamente la familia Pujol. No porque se haga justicia con tanto ladrón de cuello blanco, que a fin de cuentas sería como darse latigazos en sus propias espaldas, sino porque, que se han convertido en la excusa perfecta para desviar la atención cada vez que salta un caso de corrupción en la calle Génova. Qué curioso, que justo cuando los escándalos de corrupción del PP y sus santos barones echados el monte de Suiza, está copando todos los medios de comunicación, empiecen a encarcelar a los Pujol, para alivio de tertulianos derechones que ya tienen de qué hablar sin tener que mirar al techo, para no acusar a la mano que les da de comer.
Una última cosa. ¿Por qué a los Pujol se le acusa de organización criminal y a los corruptos madrileños, con Ignacio González a la cabeza, no? ¿Qué diferencia hay entre robar en Cataluña como una mafia y hacerlo en Madrid como otra mafia? ¿Estaremos ante una pelea de mafiosos, o es cierto que desde la calle Génova se dictan órdenes para torcer la justicia a su favor?
Otrosí. ¿Por qué la oposición, que tiene mayoría en el Congreso no pide ya la reprobación de los ministros de Justicia, Interior y Hacienda, salpicados, de una manera y otra, por ser consentidores de los corruptos, y la facilitan a Rajoy la remodelación de gobierno que no se atreve a hacer?  



Comentarios

Entradas populares de este blog

Castellòn, la muerte del cine

Entrevista a Lidón Sancho

Un viaje sólo para hombres