Rajoy, el hombre del año

                                                                                              Foto: Autor desconocido
Publicado en Levante de Castellón el 30 de diciembre de 2016
Si algo nos ha enseñado 2016, es que se puede vivir sin gobierno. Cierto, después de más de 300 días sin Consejo de Ministros hemos sobrevivido a las amenazas catastróficas de los voceros de la derecha/escopeta nacional, que nos auguraban males de dimensiones bíblicas sin no se formaba gobierno rápidamente después del 20-D, claro el gobierno que a ellos les gustaba o les venía bien, porque cuando vieron que esa era una tarea imposible, con su candidato que parecía tener la tiña y nadie quería arrimarse a él, la urgencia se convirtió en laissez faire, laissez passer, al mejor estilo mariajonista: si no se puede formar el gobierno que nosotros queremos, dejemos que el tiempo, nuestra capacidad de torpedear cualquier otro intento y la estupidez de los demás posibles candidatos, hagan su trabajo. Y es que, si algo hay que reconocerle a Mariano Rajoy, es su paciencia, forjada en innumerables horas de barra en la discoteca Daniel de Pontevedra: “He hecho mucha barra”, le confesaba al periodista Manuel Jabois. Esta manera de ver pasar la vida en la juventud, esperando a que algo caiga, qué duda cabe le marca a una en la madurez, sobre todo, si al final la fruta, ya madurada, cae por sí misma. El propio Rajoy obtuvo su recompensa de noches de cubatas y codos rotos, y un día, en el pub Universo de Pontevedra, dejó de ser espectador paciente y conoció a su mujer. Fue un flechazo a primera vista, según contó su hermano Luis, el notario, a la prensa.
Paciencia y sabiduría forjada en miles de horas de despacho ministerial, para manejar los tiempos políticos de los demás. Algo me dice que Rajoy sabía que sólo tenía que esperar a que la oposición estuviese una temporada haciendo el imbécil con sus no intentos de formar gobierno, para presentarse como el único candidato serio y capaz para ser presidente, entonces, la necesidad de un gobierno volvería a estar en boca de todos los medios afines a él, e incluso los no afines. Ahora sí que volvía a resultar pernicioso para España la ausencia de gobierno.
También cabe otra posibilidad que engrandecería mucho más su figura como estadista, y es que hubiera convencido a los sectores más acomodados al poder del PSOE para que le apoyaran, es decir a la actual gestora, amanuense política de Susana Díaz, con el espantajo de los nuevos Partidos emergentes, que podían acabar con el idilio del bipartidismo, forjado durante décadas de repartirse el poder. Una operación digna de un maestro, porque él en ella siempre gana. Por un lado desactivando a Albert Rivera y sus ínfulas de ser la reencarnación de Adolfo Suárez, que no paraba de revolotear e incordiarle como mosca en la siesta; por otro colocando al PSOE al pie de los caballos de sus propias contradicciones, al forzarle a un apoyo pasivo –léase abstención- que ha acabado rompiendo el Partido y, de paso, ensuciando la imagen de la que nunca se postula a ser candidata de los socialistas: Susana Díaz, como persona de poco fiar por los electores. Y por último, ha conseguido, sin mover un dedo, que los que quieren salvar al mundo de sus contradicciones, con Pablo Iglesias a la cabeza, se hayan visto envueltos en las suyas propias, lo que les anula para cualquier oposición parlamentaria, mientras deciden si son tirios o troyanos. Además de esto, en su sabiduría telúrica, como buen gallego, se va a llevar el gato al agua del apoyo del PNV, porque él sabe que cuando hay que abrir la mano para que todos coman de ella, se hace sin cicatería.

Por eso, Rajoy es sin duda el hombre del año, dentro y fuera de nuestras fronteras. Sólo le queda por ajustar a su interés el aburrido “procés” soberanista catalán, que todavía no ha conseguido del todo adormecer en su infinita paciencia. Pero todo, con el tiempo y mucho codo apoyado en la barra, llega.                  

Comentarios

Entradas populares de este blog

Castellòn, la muerte del cine

Entrevista a Lidón Sancho

Un viaje sólo para hombres