Ir al contenido principal

Cuento de Navidad

                                                                                                  Foto: Autor desconocido
Publicado en Levante de Castellón el 23 de diciembre de 2016
A mediados del siglo XIX Charles Dickens publica su famoso “Cuento de Navidad”, celebérrimo libro que hoy todavía se sigue publicando y leyendo. En él, un viejo avaro que desprecia la Navidad y sólo muestra interés por el dinero, es visitado por un fantasma que le hace embarcarse en un extraño viaje para mostrarle lo felices que somos celebrando la Navidad, hasta que el corazón de hierro del viejo se ablanda y hace brotar en él sentimientos de bondad y amor hacia los demás. Dickens, lo que nos quiere contar, en el fondo, es que la galopante industrialización que se está produciendo en Inglaterra, ha deshumanizado a la gente, y que volver a celebrar valores tan tradicionales como la Navidad, puede ser un antídoto a tanto egoísmo y olvido de los que más sufren. Es, en definitiva, un aviso contra los malos vicios del progreso, si este se deshumaniza. Lo cierto, es que en el mundo anglosajón sobre todo, el libro fue un éxito total, que llega hasta nuestros días, al poner a la gente delante de un espejo que le muestra lo peor de sí misma, cuando se deja llevar por el becerro de oro del dinero y el individualismo, que convierte a la sociedad en un selva, donde sólo sobrevive el más fuerte, provocando mucha miseria y desigualdad.
                Si el “Cuento de Navidad” de Dickens fue escrito en pleno apogeo de la Primera Revolución Industrial, hoy, que estamos en la era postindustrial, y el mundo que ha sobrevivido durante más de dos siglos se desmorona, me pregunto cuál sería nuestro cuento de navidad. Qué viaje tendría que hacer cualquier avaro del siglo XXI, especialista en acumular grandes cantidades de dinero a causa del empobrecimiento de la población y la explotación de una gran parte de la sociedad; qué habría de ver el hacedor de injusticias, para que su corazón se reblandeciera y recobrara la cordura de la equidad y la felicidad en el bienestar de todos.
                Se me ocurren tantas cosas que mostrarle en ese viaje ficticio por los vericuetos de la miseria humana que él ha colaborado a extender, que ni siquiera, en mi papel de fantasma errante, sabría por dónde empezar. Sería muy sencillo llevarle por las zonas devastadas por la guerra en Siria u otras partes del mundo, donde la vida ha quedado reducida a una silenciosa espera de la muerte, pero no lo sería tanto hacerle sobrevolar por barrios donde, tan cerca de nuestra casa, incluso de la suya, el hambre y la pobreza son los compañeros de juegos de muchos niños y  niñas; infantes y familias en proceso de exclusión social, con lo que supone entrar en ese agujero negro del que es tan difícil salir. Porque la pobreza, gracias a nuestro avaro, se hereda y pasa de generación en generación, sin solución de continuidad. Decía Pablo Milanés en su canción “Día de Reyes”: Queriendo despertar pronto/y buscar bajo la cama/encuentras llorando a tu hermana/y a tus zapatos viejos y rotos/Así, aun con esa edad,/no te permitas soñar/porque vas a despertar/con tu triste realidad. Esa tristeza de un niño y la desolación de sus padres por ver llorar a su hija porque los Reyes Magos han pasado de largo, es lo que le enseñaría.
                Aunque quizá, a él todo esto le diera igual, como le resbala la desigualdad, la violencia de género, la destrucción del medio ambiente o la pobreza energética. Los avaros del siglo XXI tienen el corazón hecho de una aleación forjada con la desesperación de los demás, y  no creo que un simple Cuento de Navidad les fuera a derretir los sentimientos, por muy navideños que sean. Quizá, lo que necesitan para no convertir este siglo en una regresión al siglo XIX es algo más persuasivo: un rayo de esperanza, una estrella fugaz que acompañe los sueños de tantos afrentados en su dignidad como personas por el individualismo salvaje. “Quiero que cantes y juegues/para lo que va a pasar,/es algo que hay que buscar/sin esperar a que llegue”, sigue cantando Pablo Milanés. Una buena dosis de kriptonita, capaz de debilitar hasta el corazón de Superman, que ponga a cada uno en su sitio y haga que la celebración de la Navidad sea, realmente, un tiempo de paz, amor y justicia.

                Feliz Navidad a todos y todas, incluso a quienes no se lo merecen, porque son el avaro del “Cuento de Navidad del Siglo XXI”.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Castellòn, la muerte del cine

                                                                                              Foto: Kusonoki Masashige Publicado en Levante de Castellón el 21 de abril de 2017 Hace unos años, no tantos, podías quedar una tarde en Castellón con los amigos, picar alguna cosa o tomarte un café e ir a ver una película de cine, tranquilamente, dando un paseo. Era muy fácil, pues en la ciudad había varias salas que te permitían acercarte a uno u otra sin necesidad de coger el coche, en función de la película que quisieras ver. En realidad, ir al cine era un acto social, una quedada con los amigos, un encuentro con la cultura o una actividad onanística, culturalmente hablando, si uno iba solo.                 Las salas de cine humanizaban la ciudad, porque eran lugar de encuentro de mucha gente que iba con un objetivo común: ver una película, sin interferencias consumistas. Gente que encontraba un momento de tranquilidad en el acto de acercarse a la sala, sentarse en la butaca y disfrutar o no …

Diario esférico 23.11.2016

No voy a entrar en la trayectoria política de Rita Barberá, ni en sus cuitas con la justicia; de eso no es ahora el momento de hablar. Tiempo habrá. Hoy es el día de las condolecías a familiares, amigos y compañeros, y las muestras de pesar por la muerte de una persona pública con sólo 68 años. Nadie debe morirse tan joven. Pero no me gustan los minutos de silencio impostados. Los que se hacen para quedar bien ante la galería, o para tapar miserias propias y ajenas. Y sobre todo, cuando están fuera de lugar. Por eso no entiendo el minuto de silencio de hoy en el Congreso  de los Diputados. Puedo entenderlo en el Senado, Rita Barberá era senadora, y que sus compañeros institucionales le rindan un pequeño homenaje por su inesperada muerte, es comprensible. Que el Ayuntamiento de Valencia dicte tres días de luto, lo veo razonable por tratarse de una exalcaldesa, que recientemente abandonó el cargo después de veinticuatro años. ¿Pero que guarde un minuto de silencio el Congreso? ¿Cuál es e…

Entrevista a Lidón Sancho

El arte contemporáneo es un termómetro de la sociedad, de cómo está funcionando la manera que tenemos de gestionar las emociones”.Lidón Sancho Ribés, es especialista en educación artística y doctora de Arte Contemporáneo por la Universidad Jaume I de Castellón, además desarrolla una importante labor como comisaria de exposiciones. Podríamos decir, sin temor a equivocarnos, que se mueve empujada por una pasión: enseñar a comprender el arte, porque en ese conocimiento está su fuerza liberadora y trasformadora de la sociedad y de las personas que la forman. Educadora artística y comisaria de exposiciones, son las dos actividades que forman el eje central de su vida profesional. Acaba de publicar un libro titulado: “Regina José Galindo: la performance como arma” (UJI. Servicio de Publicaciones., 2017), como reivindicación de una artista que tiene en la performance un instrumento de denuncia social, que trata de remover nuestras conciencias.
Quedamos a charlar en la terraza de una cafeter…