Ir al contenido principal

Elecciones 20-D. Confucio.

“Confusio, fue uno de los que inventó la confusión”. Dixit míss Panamá, cuando se le pregunta sobre el filósofo chino, en un concurso planetario de bellezas. Bueno, pues ya sabemos a quién tenemos que rezar para que nos aclare el galimatías que hay es España después de las elecciones.  Porque confusión, es decir, estar confundidos, lo estamos. Aunque no deberíamos dejarnos engañar, porque es posible que no sea tanto y estemos ante una nueva burbuja mediática que trata de generar eso, mucho desconcierto, porque, ya saben, a río revuelto ganancia de pescadores, y cuáles son las redes que se van a llenar: las que tienen forma de cuenta de resultados de los grandes medios. Y de paso, también, dirigir la presión mediática, para lo que le interesa al establishment español, que PP y PSOE lleguen a un pacto de gobierno, una vez comprobado la inutilidad de Ciudadanos como sostén de los intereses del poder económico, y como mejor forma de neutralizar la fulgurante irrupción de Podemos en el Congreso.

                En contra de la idea que nos están transmitiendo los medios de que un pacto por la izquierda es una quimera, yo no diría tanto. Otra cosa es, que a muchos de ellos no les interese que se produzca y, por supuesto, van a hacer todo lo posible por bombardearlo. La política es, entre otras cosas, el arte de negociar, y todas las supuestas líneas rojas, que tanto les gusta airear a esos medios, no son  ni más ni menos que posiciones iniciales de negociación. Si un negociador no pone sobre la mesa con claridad y firmeza cuáles son sus puntos fundamentales de discusión, mal negociador es. Y este es el momento en que nos encontramos: fijar posturas de negociación. Aunque, tristemente, se estén anunciando en los medios, contribuyendo aún más al espectáculo. Es, en definitiva, lo que pedimos: espectáculo. Lo que hace falta es que la partida de cartas, la verdadera, se empiece a jugar detrás de los focos. Lo demás, si la izquierda tiene voluntad de acuerdo, lo habrá, y los digo diegos ocuparan las portadas de los medios en unas semanas. Si no es así, seremos tan ignorantes como miss Panamá, y acabaremos confundiendo a los chinos con los japoneses.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Castellòn, la muerte del cine

                                                                                              Foto: Kusonoki Masashige Publicado en Levante de Castellón el 21 de abril de 2017 Hace unos años, no tantos, podías quedar una tarde en Castellón con los amigos, picar alguna cosa o tomarte un café e ir a ver una película de cine, tranquilamente, dando un paseo. Era muy fácil, pues en la ciudad había varias salas que te permitían acercarte a uno u otra sin necesidad de coger el coche, en función de la película que quisieras ver. En realidad, ir al cine era un acto social, una quedada con los amigos, un encuentro con la cultura o una actividad onanística, culturalmente hablando, si uno iba solo.                 Las salas de cine humanizaban la ciudad, porque eran lugar de encuentro de mucha gente que iba con un objetivo común: ver una película, sin interferencias consumistas. Gente que encontraba un momento de tranquilidad en el acto de acercarse a la sala, sentarse en la butaca y disfrutar o no …

Diario esférico 23.11.2016

No voy a entrar en la trayectoria política de Rita Barberá, ni en sus cuitas con la justicia; de eso no es ahora el momento de hablar. Tiempo habrá. Hoy es el día de las condolecías a familiares, amigos y compañeros, y las muestras de pesar por la muerte de una persona pública con sólo 68 años. Nadie debe morirse tan joven. Pero no me gustan los minutos de silencio impostados. Los que se hacen para quedar bien ante la galería, o para tapar miserias propias y ajenas. Y sobre todo, cuando están fuera de lugar. Por eso no entiendo el minuto de silencio de hoy en el Congreso  de los Diputados. Puedo entenderlo en el Senado, Rita Barberá era senadora, y que sus compañeros institucionales le rindan un pequeño homenaje por su inesperada muerte, es comprensible. Que el Ayuntamiento de Valencia dicte tres días de luto, lo veo razonable por tratarse de una exalcaldesa, que recientemente abandonó el cargo después de veinticuatro años. ¿Pero que guarde un minuto de silencio el Congreso? ¿Cuál es e…

Cuando la ciencia se hizo ficción

Artículo publicado en la revista Octubre, de la Universidad Jaume I de Castellón, en octubre de 2015