Ir al contenido principal

Prietas las filas

Publicado en Levante de Castellón 13 de Noviembre de 2015
No sé si a ustedes les sucede igual que a mí, pero el llamado “Proces” en Cataluña, empieza a ser un tostón, por la saturación a la que estamos siendo sometidos por los medios de comunicación, anulando cualquier otra noticia que suceda más acá del Ebro (digo esto como expresión metafórica). A veces me pregunto qué pasaría si todo este embrollo entre élites políticas inconscientes tuviera en los informativos los veinte segundos de rigor que se dedican a otras noticias.
El Proces (lésase prusses), me recuerda al libro “El proceso” de KafKa, aquel en que el ciudadano Josef K., de repente se encuentra inmerso en un proceso ante la justicia sin saber el motivo que se le imputa, y por más que apela y recurre,  siempre choca contra el muro de la burocracia. Algo así como lo que está ocurriendo en Cataluña, que si sustituimos burocracia por intereses nacionalistas, cualquier ciudadano con sentido común que apele a la cordura entre el nacionalismo español y el nacionalismo catalán se estampa contra le muro de la intolerancia y los hechos consumados.
Y es que el nacionalismo es un buldócer que todo lo que se interpone en su camino lo arrasa. Cuando la Caja de Pandora nacionalista se abre todo lo demás deja de existir. Si no, fijémonos en la agilidad de Mariano Rajoy, impasible el ademán ante cualquier problema, con la que actúa contra lo que está sucediendo en Cataluña, con una actitud que recuerda al  bombero pirómano, que primero cabrea a los catalanes hasta la ira enrojecida de estos y luego quiere aparecer como el hombre llamado a salvar España, en una unidad de destino en lo universal. Y para contrarrestar el despliegue de reuniones y declaraciones como si se le fuera la vida en ello, la presidenta del Parlament Catalán, Carme Forcadell, prietas las filas recias marciales, hace saber que llegará donde sea para hacer cumplir el mandato del 27-S (empieza a dar miedo esa señora. ¿Qué significa llegaré donde sea?). Y suma y sigue en esta carrera de autos locos sin faros, en una noche cerrada al borde de un acantilado.
Pero en el fondo, lo que hay es mucho teatro, demasiado postureo de cara a la galería. Así la presidenta del gobierno, actuando de bruja mala, dice con enojo, arrugando el entrecejo, que el gobierno al minuto después de aprobar el Parlamento de Cataluña la resolución de independencia, recurrirán al Tribunal Constitucional, tan dramáticamente enfadada, que sólo la faltaba golpear con el dedo índice la mesa, para hacernos ver que van a aplastar a esos mequetrefes independentistas.
Lo malo del teatro es que la compañía sea mediocre y la función sólo levante los bostezos del público, al ver a unos actores que no se creen el papel que están interpretando. Terminada la función, claro, sin aplausos, ellos se quedan en sus camerinos para no escuchar los abucheos de un público enfadado y aburrido. Algo así como la escenificación a bombo y platillo,  nuestras escuadras van, de los líderes catalanes de los tres partidos apuntados al nacionalismo español más rancio, posando y sonriendo antes de registrar un recurso en el Tribunal Constitucional, contra la celebración del pleno del Parlament. Un recurso muy escenificado, pero que cuando es tirado para atrás por el TC, vuelven a quedarse en el camerino sin dar más explicaciones, ni asumir su error. (Por cierto me gustaría que alguien explicara qué pintaba el líder del PSC, posando con un protofascista como es líder del PP catalán). Después en el Pleno cada uno por su lado, que en breve hay elecciones.
Aunque para teatro, tenemos al gran maestro de la escena que es Artur Más, el hombre capaz de actuar desde la sombra, tras los bastidores del escenario, mis camaradas fueron a luchar… la vida a España (Cataluña en este caso) dieron al morir. Ese hombre que sólo sale a escena en los grandes momentos, cuando su compañía le rodea y colma de aplausos, es capaz, en nombre de la causa, al igual que Napoleón, de sacrificar a sus generales, la tropa está claro que sólo sirve para ser carne de cañón, en aras de la victoria final, ya las banderas cantan victoria al paso de la paz.
Pero la sospecha de que todo esto no sea más que una burda representación, un sainete fácil encontrado entre los libretos del teatro, para no representar la verdadera obra para la que se les contrató, por la dificultad interpretativa que esta contiene, no puede quitársela uno de encima. Lo decía muy bien Iñaki Gabilondo el otro día: “En virtud del proceso soberanista  catalán, hemos logrado que millones de españoles hayan visto desaparecer de sus ojos todos los temas que afectan a la realidad de su vida”. Sospechoso es que la paro, la desigualdad, la corrupción, los recortes, el empleo precario y empobrecedor de millones de españoles… todo, como un encanto de magia, se haya escurrido por la chistera del nacionalismo.  A mes y medio de las elecciones, solo hay un tema que preocupa a una gran parte de la clase política española y catalana: la ruptura de España. Los que les ha permitido esconderse tras las pliegues del nacionalismo para no tener que comparecer ante la ciudadanía como unos gobernantes nefastos y de parte, en este caso de los élites del poder político y económico, ya han florecido rojas y frescas, las rosas en mi haz.
 Mientras, el debate que debería estar habiendo en pleno proceso electoral, se hurta, se escamotea, se  ningunea (resulta curioso ver como a las formaciones que están planteando otras alternativas que no pasan por las nacionalistas, están siendo invisivilizadas en los medios), en favor de unas miras  más altas, cara la mañana que nos promete Patria, Justicia y Pan, que sólo les interesa a ellos, a los que se les llena la boca de España y Cataluña y se olvidan, si es que alguna vez nos han tenido en consideración, de los españoles y los catalanes. Esos sujetos a los que hay que cegar con banderas y cánticos patrióticos, para que no se les ocurra interesarse por los problemas que les afectan. Y sobre todo para que no piensen y lleguen a la conclusión de que a los españoles y los catalanes no les va a modificar su vida que Cataluña y España estén juntas o separadas, pero sí que gobierne la derecha o la izquierda.

                Otra cosa es que a muchos nos resultaría triste que la cerrazón del nacionalismo, de ambos lados, acabara separando a los españoles de los catalanes. Es decir, que no nos gusta la independencia, pero que abogamos por que sea la democracia la que decida y se pueda hacer un referéndum en condiciones favorables, para que haya un debate constructivo entre catalanes, sobre qué tipo de relación quieren con el resto de los españoles. Pero eso parece que ahora ya no le interesa a nadie.

Comentarios

  1. Muy bien expresado. La verdad es que los políticos en esta circunstancia específica, como en otras en que tienen están en plena pugna por el poder son como una caterva de pollos sin cabeza jugando a ese juego de las sillas, en el que uno se va a quedar sin asiento. Las personas no tenemos cabida, seamos españoles, catalanes o mediopensionistas. :)

    ResponderEliminar
  2. El nacionalismo es un pelea entre élites territoriales de poder, que ne poco o nada benefician a la población. Pero es muy fácil agitarla apelando a los sentimientos de superioridad que todos creemos tener sobre los demás.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Castellòn, la muerte del cine

                                                                                              Foto: Kusonoki Masashige Publicado en Levante de Castellón el 21 de abril de 2017 Hace unos años, no tantos, podías quedar una tarde en Castellón con los amigos, picar alguna cosa o tomarte un café e ir a ver una película de cine, tranquilamente, dando un paseo. Era muy fácil, pues en la ciudad había varias salas que te permitían acercarte a uno u otra sin necesidad de coger el coche, en función de la película que quisieras ver. En realidad, ir al cine era un acto social, una quedada con los amigos, un encuentro con la cultura o una actividad onanística, culturalmente hablando, si uno iba solo.                 Las salas de cine humanizaban la ciudad, porque eran lugar de encuentro de mucha gente que iba con un objetivo común: ver una película, sin interferencias consumistas. Gente que encontraba un momento de tranquilidad en el acto de acercarse a la sala, sentarse en la butaca y disfrutar o no …

Diario esférico 23.11.2016

No voy a entrar en la trayectoria política de Rita Barberá, ni en sus cuitas con la justicia; de eso no es ahora el momento de hablar. Tiempo habrá. Hoy es el día de las condolecías a familiares, amigos y compañeros, y las muestras de pesar por la muerte de una persona pública con sólo 68 años. Nadie debe morirse tan joven. Pero no me gustan los minutos de silencio impostados. Los que se hacen para quedar bien ante la galería, o para tapar miserias propias y ajenas. Y sobre todo, cuando están fuera de lugar. Por eso no entiendo el minuto de silencio de hoy en el Congreso  de los Diputados. Puedo entenderlo en el Senado, Rita Barberá era senadora, y que sus compañeros institucionales le rindan un pequeño homenaje por su inesperada muerte, es comprensible. Que el Ayuntamiento de Valencia dicte tres días de luto, lo veo razonable por tratarse de una exalcaldesa, que recientemente abandonó el cargo después de veinticuatro años. ¿Pero que guarde un minuto de silencio el Congreso? ¿Cuál es e…

Entrevista a Lidón Sancho

El arte contemporáneo es un termómetro de la sociedad, de cómo está funcionando la manera que tenemos de gestionar las emociones”.Lidón Sancho Ribés, es especialista en educación artística y doctora de Arte Contemporáneo por la Universidad Jaume I de Castellón, además desarrolla una importante labor como comisaria de exposiciones. Podríamos decir, sin temor a equivocarnos, que se mueve empujada por una pasión: enseñar a comprender el arte, porque en ese conocimiento está su fuerza liberadora y trasformadora de la sociedad y de las personas que la forman. Educadora artística y comisaria de exposiciones, son las dos actividades que forman el eje central de su vida profesional. Acaba de publicar un libro titulado: “Regina José Galindo: la performance como arma” (UJI. Servicio de Publicaciones., 2017), como reivindicación de una artista que tiene en la performance un instrumento de denuncia social, que trata de remover nuestras conciencias.
Quedamos a charlar en la terraza de una cafeter…