Ir al contenido principal

Liberté, egalité, fraternité

Publicado en Levante de Castellón el 21 de Noviembre de 2015
El atentado de Paris de la semana pasada me ha dejado muy mal sabor de boca por la cantidad de muertos y la violencia fascista empleada contra ellos, que me recuerda a la famosa Noche de los Cristales Rotos, en noviembre de 1938, cuando las tropas de asalto de la SA y grupos paramilitares nazis, asesinaron a decenas de judíos alemanes, en una noche de brutal violencia. No hay que rascar mucho, para darse cuenta que detrás del Estado Islámico lo que hay es fascismo puro y duro en nombre de la religión, capaz de atentar y asesinar a todo aquel que no piensa como ellos, o no cree en el Dios que ellos han creado. En la Alemania de 1930/40, la violencia contra sus enemigos estaba diseñada por el Partido Nazi y consentida por los más altos dirigentes del país, en nombre de la pureza aria; y en el Estado Islámico, instigada por un fanatizado grupo de dirigentes yihadistas, en nombre de la pureza religiosa (volvemos a la letal combinación de religión, nacionalismo y racismo), pero en ambos casos, el objetivo final era/es el mismo: destruir al enemigo que no es como ellos.
                Un fascismo que ha señalado con el dedo acusador de forma directa a Europa, quizá porque representa la defensa de todos los valores y derechos que ellos niegan: la libertad, la igualdad y la fraternidad. Parece mentira, que después de más de dos siglos, estás tres palabras sigan teniendo el peso político que nos han dado a los europeos la posibilidad de vivir en paz y democracia. Tres palabras que deberían enseñar en todas las escuelas del continente como la esencia de nuestra sociedad, porque en ellas está el origen de la Europa de las libertades, la tolerancia y el bienestar.
                La democracia europea tiene muchas imperfecciones, pero esto no debe cegarnos para no pensar que es el mejor sistema político y social existente en el mundo. Que no nos quepa la menor duda. Lo que no quita para que sea un sistema en permanente revisión para mejorar los fallos que tiene. Aunque muchas veces no seamos conscientes de ello, porque no lo percibimos con la celeridad que nos gustaría, las mejoras vienen produciéndose desde la Revolución Francesa, con  momentos de corsi y recorsi, es decir, la historia tiene sus propios tiempos de evolución, tiempos cíclicos, en los que se avanza y se retrocede, aunque en el cómputo global, siempre se avanzado más que retrocedido.
                En los tiempos que corren, la democracia en Europa está amenazada por muchas razones que tienen que ver con los movimientos cíclicos de la historia, encontrándonos ahora en un momento de ricorsi, debido al crecimiento de la derecha neoliberal conservadora y el retroceso generalizado de la izquierda, ante el derrumbe de la socialdemocracia. En  nuestras manos está cambiar el signo de la política. Sin embargo, sobre nuestras cabezas pesa una amenaza que trata de destruir la democracia y nuestros valores sociales y culturales, que sí supone un peligro al que la sociedad europea y sus dirigentes tienen que enfrentarse.
                No pude existir la democracia sin seguridad. Y no me estoy refiriendo a la seguridad nacional, esa defensa de la patria que nos venden como un valor supremo, tras la que se esconde la defensa de los privilegios de las élites del poder existente o por venir. La seguridad, si no se traduce en bienestar y tranquilidad para la ciudadanía, es un doberman que se utilizará para tener a la población acogotada por el miedo. Los europeos tenemos que reclamar seguridad sin restricciones de nuestra libertad, para no caer en el uso torticero que se hizo de ella en EEUU después del 11-S, que con la aprobación de leyes coercitivas de la libertad, como la Patriot Act, con la excusa de combatir el terrorismo, se otorgaban poderes extraordinarios al Estado, que se usaron para perseguir libertades tan fundamentales como la de expresión e incluso reunión.
                No nos dejemos embaucar con discursos del miedo, que sólo tienen por objetivo amedrentarnos y dejar en manos del poder nuestros derechos democráticos, para que ellos sigan ejerciéndolo, sin posibilidad de recambio. Queremos seguridad para seguir viviendo en democracia y libertad; pero también, para poder salir un viernes a tomar unas cervezas, cenar o ir a un concierto. Una seguridad que es posible, como se ha demostrado en España durante tantos años de golpeo del terrorismo etarra, que no consiguió cercenar nuestras libertades. Porque esa sería nuestra derrota y la victoria, no sólo de los terroristas.
                Pero la seguridad y la democracia deben ir acompañas de buenos gobernantes que, por cierto, podemos elegir nosotros. Ante la amenaza del Estado Islámico, que ha declarado la guerra a Europa, no caben solo acciones militares, de venganza o de castigo, hay que ir más allá y hacer lo que hasta ahora no se ha hecho. Algunas preguntas chirrían demasiado, demostrando el poco interés que se ha puesto en afrontar un problema grave que, además, se ha supeditado a intereses geoestratégicos. ¿Quién está vendiendo armas al Estado Islámico? ¿Quién les está comprando el petróleo que producen? ¿Quién les está financiando? Si no se atienden a estas cuestiones, poco o nada se hará, aparte de meternos en una guerra contra el nuevo fascismo que está surgiendo en Oriente Próximo en forma de credo religioso.
                Los ciudadanos franceses, antes los españoles y los británicos, ya hemos sufrido el mordisco el terrorismo islámico. Mañana cualquier otro ciudadano europeo puede volver a padecerlo sino se ponen las medidas adecuadas para evitarlo y se trabaja para acabar, por todos los medios, con el Estado Islámico. Y cuando digo ciudadanos europeos, me estoy refiriendo a todos: cristianos, musulmanes, blancos, negros y asiáticos. Europa ya no es una comunidad cerrada entorno a una religión o una raza. Es un espacio político/geográfico ocupado por ciudadanos y ciudadanas, que tenemos derecho a vivir en paz y exigimos que así sea. No caigamos en discursos fáciles y fascistas, como el que está lanzando la extrema derecha europea de culpabilizar a todos los musulmanes del terrorismo yihadsita, para poner en marcha sus recetas xenófobas y nacionalistas.

                La Europa del presente y del futuro he de ser una Europa común, en donde los principios de la tolerancia, la distribución de la riqueza y la democracia sean la base del bienestar, y en donde todas las creencias políticas y religiosas tengan cabida. Pero para ello tenemos que aprender a compaginar libertad y seguridad. Sólo así podremos mantener muy alta la llama que se encendió en 1789: liberté, egalité,  fraternité. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Castellòn, la muerte del cine

                                                                                              Foto: Kusonoki Masashige Publicado en Levante de Castellón el 21 de abril de 2017 Hace unos años, no tantos, podías quedar una tarde en Castellón con los amigos, picar alguna cosa o tomarte un café e ir a ver una película de cine, tranquilamente, dando un paseo. Era muy fácil, pues en la ciudad había varias salas que te permitían acercarte a uno u otra sin necesidad de coger el coche, en función de la película que quisieras ver. En realidad, ir al cine era un acto social, una quedada con los amigos, un encuentro con la cultura o una actividad onanística, culturalmente hablando, si uno iba solo.                 Las salas de cine humanizaban la ciudad, porque eran lugar de encuentro de mucha gente que iba con un objetivo común: ver una película, sin interferencias consumistas. Gente que encontraba un momento de tranquilidad en el acto de acercarse a la sala, sentarse en la butaca y disfrutar o no …

Diario esférico 23.11.2016

No voy a entrar en la trayectoria política de Rita Barberá, ni en sus cuitas con la justicia; de eso no es ahora el momento de hablar. Tiempo habrá. Hoy es el día de las condolecías a familiares, amigos y compañeros, y las muestras de pesar por la muerte de una persona pública con sólo 68 años. Nadie debe morirse tan joven. Pero no me gustan los minutos de silencio impostados. Los que se hacen para quedar bien ante la galería, o para tapar miserias propias y ajenas. Y sobre todo, cuando están fuera de lugar. Por eso no entiendo el minuto de silencio de hoy en el Congreso  de los Diputados. Puedo entenderlo en el Senado, Rita Barberá era senadora, y que sus compañeros institucionales le rindan un pequeño homenaje por su inesperada muerte, es comprensible. Que el Ayuntamiento de Valencia dicte tres días de luto, lo veo razonable por tratarse de una exalcaldesa, que recientemente abandonó el cargo después de veinticuatro años. ¿Pero que guarde un minuto de silencio el Congreso? ¿Cuál es e…

Entrevista a Lidón Sancho

El arte contemporáneo es un termómetro de la sociedad, de cómo está funcionando la manera que tenemos de gestionar las emociones”.Lidón Sancho Ribés, es especialista en educación artística y doctora de Arte Contemporáneo por la Universidad Jaume I de Castellón, además desarrolla una importante labor como comisaria de exposiciones. Podríamos decir, sin temor a equivocarnos, que se mueve empujada por una pasión: enseñar a comprender el arte, porque en ese conocimiento está su fuerza liberadora y trasformadora de la sociedad y de las personas que la forman. Educadora artística y comisaria de exposiciones, son las dos actividades que forman el eje central de su vida profesional. Acaba de publicar un libro titulado: “Regina José Galindo: la performance como arma” (UJI. Servicio de Publicaciones., 2017), como reivindicación de una artista que tiene en la performance un instrumento de denuncia social, que trata de remover nuestras conciencias.
Quedamos a charlar en la terraza de una cafeter…