Ir al contenido principal

EL RUMOR DEL VERANO. Música Sacra en el Desierto de las Palmas

                                                                                                  Foto: Autor desconocido
Artículo publicado en Levante de Castellón el 11 de Julio de 2014

Escrito por González de la Cuesta

Hay un rumor que baja por la falda de la montaña que asoma sus cretas al mar, como si fueran un faro pétreo que guía a los marinos que se acercan a la costa, indicándoles cuál es el camino de una belleza natural tan sobrecogedora, que algunos primeros aventureros llegaron a enloquecer ante su visión. Es un rumor que nace donde el aire sofocante del verano se mezcla con el canto de las cigarras, que saludan con su música constante, minimalista, las horas caniculares del día, plácidamente acomodadas en las copas de esa mágico bosque de pinos, alcornocales, palmitos y carrascales, que trepa por las laderas del Desierto de las Palmas. Las cigarras son el rumor del verano en el bosque mediterráneo, tan cerca, pero tan lejos del aire de fiesta que se respira en una costa que lame con su brisa de sales marinas y playas de fina arena, salpicadas por la espuma de las olas, el regazo de la montaña, que se alza como un gigante de quietud hacia un cielo de pálidas brumas matinales y azules atravesados por los destellos solares del estío en la tarde, cuando la luz se torna huidiza y los montes se tiznan de reflejos crepusculares, que preceden a una calma absoluta en el bosque, como si la fauna que los habita se quedara muda, extasiada por una belleza, que a fuer de verla todos los días, no pierde ni un ápice de su hermosura.
                Es el otro verano que trepa por cañones y vaguadas hasta las crestas del Desierto de las Palmas, instalándose en su seno, para poder contemplar la inmensa belleza de una costa que se vuelve mansa al verse reflejada en el espejo de un mar plateado por la brillante luz del Sol matutino. Del Desierto de las Palmas, lugar de soledades y abandono espiritual, en el que a principios del siglo XVIII se instaló la Orden de los Carmelitas, al ser considerado como un lugar de retiro y oración, de ahí su nombre de desierto, nos baja en el mes de Julio otro rumor, el de la música convertida en exaltación religiosa y placer espiritual. Porque es la música sacra la que marca el verano en este Desierto de retiro; una música escrita para la mayor gloria de la Iglesia y sus preceptos religiosos, pero también para el goce de los sentidos y el recogimiento espiritual.
                Cuando en 1888, Gabriel Fauré, estrenaba en la Iglesia de la Madeleine, su Requiem, no sólo estaba mostrando al mundo una obra musical de singular belleza, estaba recogiendo una tradición que se remonta en la Europa cristiana a la baja Edad Media, cuando en los monasterios se empezó a orar cantando, con una música que interpretaban los monjes a capella, como forma de exaltación a Dios y, por qué no decirlo, porque así era más fácil que los frailes no se distrajeran en las oraciones colectivas del cenobio que, por cierto, no eran pocas a lo largo del día. Desde el Veni Creator, que cantaban en el siglo IX los monjes del Monasterio de Silos, la música sacra se convierte en un instrumento de propaganda cristiana y creación artística de la que no se han podido sustraer los grandes músicos de la historia. Así, Luis de Vitoria escribe en el siglo XVI una preciosa obra, el Magnigicat Primi Toni, antes que J. Sebastian Bach, a lo largo del siglo XVIII, elevara la música hasta las puertas de la divinidad con obras como sus Cantatas Sacras, o Dvorák, al filo del siglo XX, con su Requiem, mantuviera el espíritu de la música sacra, como un sentimiento que sale del alma en busca de espiritualidad. Por citar algunas de las decenas de composiciones musicales que se han escrito en clave de música sacra, ya fuera por encargo, ya fuera por devoción.
                El verano no es sólo ruptura de los hábitos de vida, dilatación de cuerpos, desidia ante la vida cotidiana y sensualidad desbordante. Es, también, tiempo de reflexión devenido por los días largos al pairo de no hacer nada provechoso, de lo que entendemos como provechoso en una sociedad en exceso materialista. Tiempo de relajación mental y tranquilidad de espíritu, lejos del bullicio de las ciudades o el estrés, ya sea sesteando debajo de un pino sin más pretensión que ver pasar la tarde, o respirando el aire salino del mar desde la arena de la playa, o fundiéndonos con la naturaleza indómita de la montaña. Es tiempo de lecturas siempre aplazadas y de espiritualidad que suaviza el alma y ordena las ideas. Y es en verano cuando desde el Desierto de las Palmas baja el rumor de la música, cargada de acordes de sentimiento sacro, y se extiende por toda la Plana que separa las montañas del mar, brindándonos la suerte de poder dejarnos llevar por una música que, primero invade de sentimiento nuestro espíritu, y después nos eleva por encima de nosotros mismos hacia la divinidad. No se trata de fe, ni de creencia religiosa, que eso es patrimonio de cada uno. Se trata de dejarnos llevar por la belleza armónica que sintieron unos pocos elegidos que sí creyeron que su música podía rozar la magnificencia de Dios.

                Este verano, en la Iglesia del Convento de los Padres Carmelitas, en el Desierto de las Palmas de Benicasim, como otros tantos desde hace quince, volverá a sonar la belleza surgida del alma de los hombres, para solaz de nuestro espíritu. Allí, en el retiro de la Soledad Sonora del XV Ciclo de Música Sacra, el verano se convertirá en un bálsamo de tranquilidad, para aquellos que quieran olvidarse, por unos momentos, del mundanal ruido, y respirar el aire puro que la música sacra va a insuflar en sus pulmones. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Castellòn, la muerte del cine

                                                                                              Foto: Kusonoki Masashige Publicado en Levante de Castellón el 21 de abril de 2017 Hace unos años, no tantos, podías quedar una tarde en Castellón con los amigos, picar alguna cosa o tomarte un café e ir a ver una película de cine, tranquilamente, dando un paseo. Era muy fácil, pues en la ciudad había varias salas que te permitían acercarte a uno u otra sin necesidad de coger el coche, en función de la película que quisieras ver. En realidad, ir al cine era un acto social, una quedada con los amigos, un encuentro con la cultura o una actividad onanística, culturalmente hablando, si uno iba solo.                 Las salas de cine humanizaban la ciudad, porque eran lugar de encuentro de mucha gente que iba con un objetivo común: ver una película, sin interferencias consumistas. Gente que encontraba un momento de tranquilidad en el acto de acercarse a la sala, sentarse en la butaca y disfrutar o no …

Diario esférico 23.11.2016

No voy a entrar en la trayectoria política de Rita Barberá, ni en sus cuitas con la justicia; de eso no es ahora el momento de hablar. Tiempo habrá. Hoy es el día de las condolecías a familiares, amigos y compañeros, y las muestras de pesar por la muerte de una persona pública con sólo 68 años. Nadie debe morirse tan joven. Pero no me gustan los minutos de silencio impostados. Los que se hacen para quedar bien ante la galería, o para tapar miserias propias y ajenas. Y sobre todo, cuando están fuera de lugar. Por eso no entiendo el minuto de silencio de hoy en el Congreso  de los Diputados. Puedo entenderlo en el Senado, Rita Barberá era senadora, y que sus compañeros institucionales le rindan un pequeño homenaje por su inesperada muerte, es comprensible. Que el Ayuntamiento de Valencia dicte tres días de luto, lo veo razonable por tratarse de una exalcaldesa, que recientemente abandonó el cargo después de veinticuatro años. ¿Pero que guarde un minuto de silencio el Congreso? ¿Cuál es e…

Entrevista a Lidón Sancho

El arte contemporáneo es un termómetro de la sociedad, de cómo está funcionando la manera que tenemos de gestionar las emociones”.Lidón Sancho Ribés, es especialista en educación artística y doctora de Arte Contemporáneo por la Universidad Jaume I de Castellón, además desarrolla una importante labor como comisaria de exposiciones. Podríamos decir, sin temor a equivocarnos, que se mueve empujada por una pasión: enseñar a comprender el arte, porque en ese conocimiento está su fuerza liberadora y trasformadora de la sociedad y de las personas que la forman. Educadora artística y comisaria de exposiciones, son las dos actividades que forman el eje central de su vida profesional. Acaba de publicar un libro titulado: “Regina José Galindo: la performance como arma” (UJI. Servicio de Publicaciones., 2017), como reivindicación de una artista que tiene en la performance un instrumento de denuncia social, que trata de remover nuestras conciencias.
Quedamos a charlar en la terraza de una cafeter…