Ir al contenido principal

Saturno y la izquierda

                                                                                     Imagen: Giulia Lama 
Publicado en Levante de Castellón el 17 de febrero de 2017
Finaliza PODEMOS su Congreso, Asamblea en la jerga de la nueva política, y todo sigue igual; nada ha quedado claro, a pesar de la aparente victoria del modelo pabloiglesias y la derrota, sin aplastamiento, del modelo, iñigoerrejón.  Porque aquí, salvo que los anticapitalistas han quedado reducidos a ascuas por el incendio dual atizado por el resto de dirigentes y militantes en redes sociales, recomponer la unidad del Partido se barrunta una tarea muy difícil, que va a necesitar de un moderador con mucha mano izquierda, y no precisamente de la que se hace gala en PODEMOS.
                Hemos visto como el mesianismo cainita tan apegado a la izquierda ha vuelto a desintegrar las esperanzas de muchos miles de personas, que habían depositado su confianza en una formación que se presentó como la auténtica alternativa de cambio en España. Hemos escuchado gritos de ¡Unidad!¡Unidad!, como si la unión de la “gente”, antiguamente “clase obrera” , fuese un maná divino caído del cielo, capaz de aunar las voluntades de todos, sin más dialéctica, en el camino hacia la victoria final. Y hemos visto como, al igual que en el pasado, la izquierda sigue siendo una sucesión de enfrentamientos internos, capaces de destruir cualquier intento de alcanzar el poder, y cuando lo han conseguido, el látigo de la fraternidad ideológica no ha tardado en fustigar a todos los hermanos díscolos del pensamiento oficial (aunque en descarga de ella, lo mismo sucede en la derecha, cuando se trata de atrincherarse en el poder)
                La realidad es que PODEMOS sale de Vistalegre con heridas profundas y con algunos acerados militantes dispuestos a que no se cierren e infligir un duro castigo, digno del mejor centralismo democrático, a los que ellos consideran traidores a sus ideas. Es tanto el egocentrismo de cierto izquierdismo que no pueden soportar que alguien les lleve la contraria. Hay tanto mesías dispuesto a redimirnos de nuestros pecados; tantos inveterados activistas que se han dedicado en las redes sociales a destruir a sus otrora lideres incuestionables, que toda esperanza construir una sociedad más justa, igualitaria y honesta, se puede hundir como un castillo de naipes. A no ser que la cordura se imponga y lo que no se ha conseguido coser antes de Vistalegre, lo empiecen a tejer ahora con todo el cariño del mundo y respeto que deben a esos cinco millones de votantes que confiaron en ellos. Habrá que ver cómo digieren todo esto, en un tiempo en el que ya asoman los preparativos de listas electorales, para las elecciones que se avecinan.
Tampoco está mejor la otra izquierda, no exenta de conflictos internos y mesías dispuestos a salvar los restos del naufragio. Curiosamente aquí, quienes se ofrecen como solución a los males que padecen, son algunos de los mismos que han provocado el destrozo. Con lo cual, es posible que el fuego se avive más después de mandar a un cuerpo de bomberos con mangueras de gasolina. Es el mismo guion que en PODEMOS, peor, si me apuran, porque aquí los vicios y mochilas del pasado son enormes, tanto que nadie se plantea mandar a casa, sin exclusión, a todos los actores de ese Titánic que se empezó a hundir en los últimos años del gobierno de Zapatero, y renovar dirigentes capaces de rediseñar un PSOE del siglo XXI, lejos de los modos y los agrietados líderes del siglo pasado.

                El asunto es que tanto cainismo en la izquierda, por mucho que estemos acostumbrados a ello, no deja de ser cansino y poco eficaz, en un mundo que exige soluciones sin mirar quién las ofrece. El tiempo de las grandes adhesiones ideológicas ha pasado a la historia, por lo menos en la actualidad, y ver cómo la izquierda pone más énfasis en despedazarse entre ella por dentro y por fuera, que en combatir al unísono los males que aquejan esta sociedad,  produce sonrojo y desazón. Mientras, la derecha sigue su camino triunfal, quizá gracias a la unidad que da el pegamento del poder o porque ahora no necesitan ningún mesías que les saque de apuros, asomándose a un horizonte despejado de obstáculos, que han sido barridos por la estupidez fratricida de la izquierda., que como Saturno no para de devorar a sus hijos.      

Comentarios

Entradas populares de este blog

Castellòn, la muerte del cine

                                                                                              Foto: Kusonoki Masashige Publicado en Levante de Castellón el 21 de abril de 2017 Hace unos años, no tantos, podías quedar una tarde en Castellón con los amigos, picar alguna cosa o tomarte un café e ir a ver una película de cine, tranquilamente, dando un paseo. Era muy fácil, pues en la ciudad había varias salas que te permitían acercarte a uno u otra sin necesidad de coger el coche, en función de la película que quisieras ver. En realidad, ir al cine era un acto social, una quedada con los amigos, un encuentro con la cultura o una actividad onanística, culturalmente hablando, si uno iba solo.                 Las salas de cine humanizaban la ciudad, porque eran lugar de encuentro de mucha gente que iba con un objetivo común: ver una película, sin interferencias consumistas. Gente que encontraba un momento de tranquilidad en el acto de acercarse a la sala, sentarse en la butaca y disfrutar o no …

Diario esférico 23.11.2016

No voy a entrar en la trayectoria política de Rita Barberá, ni en sus cuitas con la justicia; de eso no es ahora el momento de hablar. Tiempo habrá. Hoy es el día de las condolecías a familiares, amigos y compañeros, y las muestras de pesar por la muerte de una persona pública con sólo 68 años. Nadie debe morirse tan joven. Pero no me gustan los minutos de silencio impostados. Los que se hacen para quedar bien ante la galería, o para tapar miserias propias y ajenas. Y sobre todo, cuando están fuera de lugar. Por eso no entiendo el minuto de silencio de hoy en el Congreso  de los Diputados. Puedo entenderlo en el Senado, Rita Barberá era senadora, y que sus compañeros institucionales le rindan un pequeño homenaje por su inesperada muerte, es comprensible. Que el Ayuntamiento de Valencia dicte tres días de luto, lo veo razonable por tratarse de una exalcaldesa, que recientemente abandonó el cargo después de veinticuatro años. ¿Pero que guarde un minuto de silencio el Congreso? ¿Cuál es e…

Entrevista a Lidón Sancho

El arte contemporáneo es un termómetro de la sociedad, de cómo está funcionando la manera que tenemos de gestionar las emociones”.Lidón Sancho Ribés, es especialista en educación artística y doctora de Arte Contemporáneo por la Universidad Jaume I de Castellón, además desarrolla una importante labor como comisaria de exposiciones. Podríamos decir, sin temor a equivocarnos, que se mueve empujada por una pasión: enseñar a comprender el arte, porque en ese conocimiento está su fuerza liberadora y trasformadora de la sociedad y de las personas que la forman. Educadora artística y comisaria de exposiciones, son las dos actividades que forman el eje central de su vida profesional. Acaba de publicar un libro titulado: “Regina José Galindo: la performance como arma” (UJI. Servicio de Publicaciones., 2017), como reivindicación de una artista que tiene en la performance un instrumento de denuncia social, que trata de remover nuestras conciencias.
Quedamos a charlar en la terraza de una cafeter…