Ir al contenido principal

La herencia recibida

                                                                     Foto: Autor desconocido
Publicado en Levante de Castellón el 3 de octubre de 2015
Uno de los recursos más usados por el gobierno de Rajoy para justificar las políticas de desigualdad que durante todos los años de su gobierno han laminado el estado de bienestar en España, es el de la herencia recibida. Incluso hoy, todavía, a escasos meses de las elecciones generales, sale algún  miembro de su Partido o del gobierno echando mano del mantra:  la culpa es de Zapatero, como si ellos no hubieran tenido cuatro años para enmendar errores de aquel, que al lado de las tropelías cometidas por estos, dan ganas de gritar: virgencita, virgencita, que me hubiera quedado como estaba.
                Lo de la herencia recibida es un tema que me parece grosero y de mal gobernante que trata de ocultar su incapacidad para solucionar los problemas que tiene la sociedad. Es más, un Partido, y sobre todo si hablamos de los grandes Partidos que ya han gobernado o tienen claras opciones de hacerlo, lo mínimo que debe saber es en qué situación se encuentra el país, o la comunidad autónoma, o el ayuntamiento, pues si no conoce la realidad a la que se va a enfrentar, difícilmente puede saber cómo la van a encarar. Lo que nos llevaría pensar que estamos ante unos malos gobernantes antes de serlo. Por ello, las herencias recibidas en política no son escusa de nada, y muchos menos para gobernar en contra de la mayoría de la sociedad, como viene haciendo en los últimos cuatro años el gobierno de Rajoy.
                Estas escusas de mal gobierno conducen a no saber qué hacer cuando uno está en la oposición, teniendo que volver a tirar del mantra de la herencia recibida, que ya saben ustedes, para al Partido Popular es la herencia de Zapatero, todavía hoy. Así, en la Comunidad Valenciana, ya en la oposición, siguen desempolvando la culpabilidad del expresidente socialista para taponar la sangría de despropósitos gubernativos y despilfarros que han cometido en los años de gobiernos ppopulares. Resulta bochornoso escuchar como cada vez que conocemos un despilfarro o un gasto desmedido por efectos de la corrupción que ha imperado durante décadas, el desparpajo de los portavoces del PP valenciano vuelve a echar la culpa a Zapatero, como si hubiera sido este el que ha gobernado durante décadas la Comunidad.
                Porque para herencia envenenada la que han dejado ellos en la Comunidad Valenciana, y no me refiero al déficit de financiación, que nunca han reclamado ante el gobierno central, para no incomodar a la dirección de su Partido en Madrid; ni a la corrupción que ha arruinado las arcas de la Generalitat, de la que se han enriquecido no pocos miembros del PP y afines (¿recuerdan aquello de hemos venido a forrarnos?, que ahora inundan los banquillos de acusados y los tribunales de presuntos inocentes. Tampoco me refiero a los despilfarros, que inevitablemente asociados a la corrupción, han dilapidado miles de millones de euros en obras difícilmente justificables, de costes desmesurados como el Aeropuerto de Castellón, Terra Mítica o la Ciudad de las Artes y las Ciencias, por poner algún ejemplo; y eventos que sólo tenían como objetivo encumbrar la imagen de sus dirigentes (recuerden la foto de Camps y Barberá montados en un deportivo de súper lujo dando la vuelta al circuito de Fórmula-1 en Valencia, conducido por Fernando Alonso). A nadie, ni al actual gobierno valenciano, le sorprende la fractura de desigualdad que los gobiernos del PP han abierto en la Comunidad, ni la soberbia encubridora de responsabilidades, utilizada con los familiares del accidente del Metro en Valencia. Todo eso se sabe y el gobierno de Ximo Puig lo sabía antes de presentarse a las elecciones, con el compromiso, precisamente, de aplicar políticas que pongan fin a todos estos años de malos gobiernos y peores gobernantes infectados de corrupción.
                Sin embargo hay otra herencia que empieza a aflorar poco apoco y que va a minar la gestión del gobierno actual durante algún tiempo. Se trata de todos los casos que vamos conociendo de ocultación de gastos, deudas y multas que están llegando a la Comunidad por la mala gestión de los gobiernos del PP y el delirio de sus gobernantes. Una suave lluvia fina que empezó con La Ciudad de Luz en Alicante y quién sabe si va acabar, con el Aeropuerto de Castellón. Trescientos millones de euros, de momento, que va a tener que afrontar la Generalitat, sólo en multas y devoluciones de ayudas impuestas por la Comisión Europea. ¿Cómo se ha podido gobernar tan mal? ¿Y ahora tienen el cuajo de exigir que el nuevo gobierno afronte los problemas que ellos han provocado? Se atreven a criticar que en cien días no han arreglado lo que ellos han destruido en 20 años y un día. La presidenta del PP Valenciano en algún momento ha dicho: “La izquierda de trabajar, poco…  de gestionar, nada de nada”. Para la gestión que la derecha ha hecho mejor que se hubiera quedado en casa viendo Juego de Tronos. Incluso ella, que siendo consellera de Infraestructuras se ha gastado la friolera de 85 millones de euros en un trolebús en Castellón; un gasto desmesurado por los excesos de la obra, la dilatación en el tiempo y quién sabe si también inflado por razones injustificables, pero sospechadas.  Un gasto que la gentileza de su gestión le ha dejado al gobierno municipal actual de Castellón una trampa financiera de 14 millones de euros en intereses por aplazamiento de deuda.
                Esto es lo que ha estado haciendo el PP durante tantos años de gobierno en la Comunidad. Ellos solitos, sin echarle la culpa nadie: aplazamientos de pago, esconder facturas en los cajones, destinar ayudas Comunitarias a quién sabe qué y esconder la mierda, la que ellos han ido acumulando, debajo de las alfombras. En definitiva, asfixiar la economía valenciana hasta el mareo por falta de aire. Para que luego llegue Montoro amenazando con cortar el hilo que sostiene débilmente las arcas públicas de la Comunidad, y así apretar hasta el rigor mortis.

                Por eso el gobierno valenciano no debe cejar en su intento de acabar con la infrafinanciación y la bravuconería política de una oposición envalentonada por la chulería de un ministro que no gobierna para los españoles, sino para su Partido y sus amiguetes defraudadores fiscales. El gobierno y la sociedad valenciana, que ha de mostrarle su apoyo y manifestar su rechazo a la política de ahogo y endeudamiento del gobierno central. Y qué mejor, que una vez nos desintoxiquemos de tanto nacionalismo embrutecido por el virus de la endogamia y la soberbia de creerse los mejores frente al mundo, lo que debemos hacer es prepararnos para las elecciones generales y votar, para botar a la derecha del poder del Estado, que han reducido a un coto parecido al que Miguel Delibes describe en “Los Santos inocentes”. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Castellòn, la muerte del cine

                                                                                              Foto: Kusonoki Masashige Publicado en Levante de Castellón el 21 de abril de 2017 Hace unos años, no tantos, podías quedar una tarde en Castellón con los amigos, picar alguna cosa o tomarte un café e ir a ver una película de cine, tranquilamente, dando un paseo. Era muy fácil, pues en la ciudad había varias salas que te permitían acercarte a uno u otra sin necesidad de coger el coche, en función de la película que quisieras ver. En realidad, ir al cine era un acto social, una quedada con los amigos, un encuentro con la cultura o una actividad onanística, culturalmente hablando, si uno iba solo.                 Las salas de cine humanizaban la ciudad, porque eran lugar de encuentro de mucha gente que iba con un objetivo común: ver una película, sin interferencias consumistas. Gente que encontraba un momento de tranquilidad en el acto de acercarse a la sala, sentarse en la butaca y disfrutar o no …

Diario esférico 23.11.2016

No voy a entrar en la trayectoria política de Rita Barberá, ni en sus cuitas con la justicia; de eso no es ahora el momento de hablar. Tiempo habrá. Hoy es el día de las condolecías a familiares, amigos y compañeros, y las muestras de pesar por la muerte de una persona pública con sólo 68 años. Nadie debe morirse tan joven. Pero no me gustan los minutos de silencio impostados. Los que se hacen para quedar bien ante la galería, o para tapar miserias propias y ajenas. Y sobre todo, cuando están fuera de lugar. Por eso no entiendo el minuto de silencio de hoy en el Congreso  de los Diputados. Puedo entenderlo en el Senado, Rita Barberá era senadora, y que sus compañeros institucionales le rindan un pequeño homenaje por su inesperada muerte, es comprensible. Que el Ayuntamiento de Valencia dicte tres días de luto, lo veo razonable por tratarse de una exalcaldesa, que recientemente abandonó el cargo después de veinticuatro años. ¿Pero que guarde un minuto de silencio el Congreso? ¿Cuál es e…

Cuando la ciencia se hizo ficción

Artículo publicado en la revista Octubre, de la Universidad Jaume I de Castellón, en octubre de 2015