Ir al contenido principal

Entrevista en Levante de Castellón el 12 de Abril de 2015


GONZÁLEZ DE LA CUESTA



El autor aparca la novela para adentrarse con "La Brecha" en un ensayo que refleja el drama social que vive actualmente nuestro país, y para lo que ha contando con material gráfico exclusivo por parte del afamado fotoperiodista José Luis Cuesta, en un libro provocador.


"La desigualdad entre ricos y pobres ha sido orquestada desde el poder"

El escritor afincado es Castellón reflexiona en una obra coral sobre las diferencias sociales y la eliminación de la clase media que han provocado los recortes del gobierno.

NACHO MARTÍN  CASTELLÓ

 González de la Cuesta vuelve a la escena literaria con un nuevo libro: “La Brecha”, que supone un giro de 180º a su obra anterior. Nos recibe en su casa, en un día soleado, desde donde podemos contemplar una magnífica vista del Desierto de las Palmas. “No es aquí donde yo suelo escribir”, nos dice. “La contemplación de este maravilloso paisaje me distraería demasiado, y el proceso de escribir necesita cierto grado de concentración”.  Se le ve relajado, aunque confiesa que no se siente a gusto cuando entra en el tiempo de promoción de su obra.  “Es la parte más vulnerable del oficio, en la que el escritor está más expuesto y alejado de lo que realmente, por lo menos en mi caso, nos produce placer, que es escribir”.
                Hasta la fecha la novela ha sido el fundamento de su producción literaria, con dos obras publicadas: Larga Tormenta de Otoño y Nunca Seremos los Mismos (Unaria Ediciones), y según nos confiesa, con otra novela corta ya terminada y una en proceso de escritura. “No exactamente es así. Es cierto que mi querencia principal, es hacia la novela, porque contar historias es algo que me apasiona. Pero el ensayo no me es ajeno, ya publiqué en digital uno sobre Antonio Machado y Campos de Castilla y, además, llevo varios años, los últimos en Levante de Castellón, colaborando en la prensa con un artículo semanal”.
 “La necesidad de escribir La Brecha, surge precisamente de esos artículos, que semanalmente me van haciendo reflexionar sobre el estado actual de nuestra sociedad. Quizá también me ha supuesto una liberación, al ver la gran injusticia que se está produciendo y la imposibilidad de reflejarla de una forma pausada y reflexionada que encierra el espacio, acotado en palabras, de un artículo. De ahí que, al finalizar esta obra, de alguna manera, haya sentido un cierto alivio, a pesar de que el proceso de escritura, en algunas ocasiones, me ha sumido en una especie de desazón y malestar psicológico, al tener que ponerme en la piel de los personajes que salen en la parte de ficción. He tenido la sensación, en algunos momentos, de bajar a los infiernos de la injusticia.
                La portada de La Brecha es ya de por sí una declaración de intenciones sobre lo que nos aguarda en su interior, mostrando con la fuerza de la imagen la ruptura que se ha producido en la sociedad. La riqueza y el lujo arriba, la pobreza y el hambre abajo. “No es una portada baladí. En ella, Algón Editores ha tratado de sintetizar el problema del abismo que se abre cada vez más entre ricos y pobres, que le da título al libro”. Sin embargo, la brecha podría ser cualquier cosa. “No en este libro y con esta portada. La Brecha es un título que trata de llamar la atención sobre la gran desigualdad que se está produciendo en España, por las políticas que se han impuesto de destrucción del estado de bienestar, y para ello se han utilizado dos fotos de Jose Luis Cuesta, el autor de las fotografías del libro, montándolas de una manera que se visualice lo que queremos decir.
                Cuando uno abre le libro se encuentra con unas fotografías impactantes, que ya de por si delatan un situación real que revuelve un poco las tripas. “Jose Luis Cuesta es un fotoperiodista que lleva muchos años en la profesión denunciando injusticias que se comenten por el mundo. Desgraciadamente ahora no ha tenido que irse muy lejos para encontrar material suficiente con el que plasmar la gran desigualdad existente. Ha hecho un trabajo impecable y muy elaborado, teniendo en cuenta que en muchas de las fotos habló previamente con los protagonistas, para conocer su historia. No ha tratado de salir a hacer fotos y luego ajustarlas a un texto, sino captar con la cámara una realidad que tenía un fin: mostrar la desigualdad sobre la que reflexiona el texto.
Pero esto es un proceso muy complicado que ha tenido que exigir  mucha coordinación entre los dos, para llegar al resultado final. “No ha sido fácil. La idea de combinar fotos y texto sin que parecieran superpuestos ha requerido un proceso complejo, sobre todo porque lo que nos interesaba era que quedara bien claro lo que está sucediendo en esta España que según algunos va bien.
¿Cómo ha sido ese proceso, teniendo en cuenta que cada uno vive en una ciudad distinta: Madrid y Castellón?  “La distancia hoy no es problema, en la sociedad informatizada que vivimos. En primer lugar el texto lo dividimos en dos partes, una que es la parte de opinión, de reflexión sobre el por qué, el cómo, y quienes son los responsables; y otra en la que se relatan situaciones concretas, ficticias en el texto, pero que no por ello dejan de ser muy reales en el día a día de las personas. Para esta parte más narrativa, las fotografías han sido fundamentales a la hora de construir las diferentes historias que aparecen en el libro. Pero más allá de la unidad pretendida entre imagen y palabra, también hemos querido que el texto por sí mismo tenga su propia entidad y las fotografías sean también autónomas del texto, para lo que se han incluido los pies de foto explicativos de lo que estamos viendo.
           González de la Cuesta hojea el libro como si fuese la primera vez que lo abre. Quizá en su mente esté apareciendo ese complejo proceso de escritura que acaba de revelar. No obstante, da la sensación de que algo más circula entre sus pensamientos. “El problema que se planteó desde el principio fue el propio medio. No queríamos hacer un ensayo espeso y de difícil digestión. Para ello las fotografías han sido parte esencial a la hora de aligerar peso a la lectura. Pero, además, el texto es una mera reflexión, en la que deliberadamente se ha huido de los datos, para no aburrir al lector, y porque nada más lejos de  nuestra intención  hacer un ensayo científico o académico. No, lo que queríamos es que el lector o la lectora se encontrarán cómodos con su lectura, y además se sintieran provocados a la reflexión”.
                No cabe duda que la lectura de La Brecha invoca esas intenciones. Hace que pasemos del impacto emocional a la convulsión que nos producen unas fotos y un texto muy provocadores. “En La Brecha lo que queremos trasmitir es que a esta situación no se ha llegado por causas naturales, o por razones de un destino cruel. Todo tiene un porqué, una razón encadenada que conduce a situaciones diferentes. La desigualdad que en todos los ámbitos sufre la sociedad española: económica, cultural, educativa, sanitaria, social, etc. es producto de un plan perfectamente diseñado que viene propagándose en los medios de comunicación desde hace varias décadas. Ahora estamos descubriendo que para el capitalismo el estado de bienestar  fue un paréntesis que hubo que consentir por razones históricas: el comunismo en el este de Europa, la necesidad de reconstruir el continente después de la Segunda Guerra Mundial… De hecho en España y Portugal no es necesario desarrollarlo porque sus respectivas dictaduras no lo hacen necesario.
¿Pero en el caso concreto de España, qué es lo que ha sucedido, para llegar a esta situación? “Responder a esta pregunta requeriría mucho más espacio que esta entrevista o el propio libro de La Brecha. Básicamente, se puede decir que España es un país muy dependiente de su entorno político y económico, y que el gobierno actual se ha aplicado a imponer las políticas que desde el neocapitalismo europeo que gobierna el continente le ha exigido. Es como si fuésemos el laboratorio de pruebas de por dónde debe ir la nueva Europa, alejada de esa Europa social que fue la seña de identidad de la construcción europea. Esto nos ha llevado a la destrucción del incipiente estado de bienestar que empezábamos a disfrutar, que ha destruido a la clase media y enviado a la exclusión y la miseria a las clases bajas, mientras la riqueza que ya no se tiene que repartir, se acumula en pocas manos generando la gran desigualdad existente actualmente.
                Podemos decir, entonces, que este es el resumen de La Brecha: la desigualdad entre ricos y pobres. “Básicamente sí. Una desigualdad orquestada desde el poder, para que la mayoría de la sociedad, a la que se le han usurpado derechos fundamentales en una democracia, se convierta en peón de brega de los intereses de quienes detentan ese poder. Este es el mensaje de La Brecha. Un libro provocador por el que ha apostado Algón Editores, siguiendo su política editorial de ofrecer una radiografía de la sociedad que nos ha tocado vivir, y a quien estamos muy agradecidos.
                González de la Cuesta no es un hombre tranquilo. Vive apasionadamente lo que hace, y así lo trata de transmitir. Se levanta y mira el paisaje. “Si no reaccionamos –dice- hasta esto acabarán quitándonos”. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Castellòn, la muerte del cine

                                                                                              Foto: Kusonoki Masashige Publicado en Levante de Castellón el 21 de abril de 2017 Hace unos años, no tantos, podías quedar una tarde en Castellón con los amigos, picar alguna cosa o tomarte un café e ir a ver una película de cine, tranquilamente, dando un paseo. Era muy fácil, pues en la ciudad había varias salas que te permitían acercarte a uno u otra sin necesidad de coger el coche, en función de la película que quisieras ver. En realidad, ir al cine era un acto social, una quedada con los amigos, un encuentro con la cultura o una actividad onanística, culturalmente hablando, si uno iba solo.                 Las salas de cine humanizaban la ciudad, porque eran lugar de encuentro de mucha gente que iba con un objetivo común: ver una película, sin interferencias consumistas. Gente que encontraba un momento de tranquilidad en el acto de acercarse a la sala, sentarse en la butaca y disfrutar o no …

Diario esférico 23.11.2016

No voy a entrar en la trayectoria política de Rita Barberá, ni en sus cuitas con la justicia; de eso no es ahora el momento de hablar. Tiempo habrá. Hoy es el día de las condolecías a familiares, amigos y compañeros, y las muestras de pesar por la muerte de una persona pública con sólo 68 años. Nadie debe morirse tan joven. Pero no me gustan los minutos de silencio impostados. Los que se hacen para quedar bien ante la galería, o para tapar miserias propias y ajenas. Y sobre todo, cuando están fuera de lugar. Por eso no entiendo el minuto de silencio de hoy en el Congreso  de los Diputados. Puedo entenderlo en el Senado, Rita Barberá era senadora, y que sus compañeros institucionales le rindan un pequeño homenaje por su inesperada muerte, es comprensible. Que el Ayuntamiento de Valencia dicte tres días de luto, lo veo razonable por tratarse de una exalcaldesa, que recientemente abandonó el cargo después de veinticuatro años. ¿Pero que guarde un minuto de silencio el Congreso? ¿Cuál es e…

Entrevista a Lidón Sancho

El arte contemporáneo es un termómetro de la sociedad, de cómo está funcionando la manera que tenemos de gestionar las emociones”.Lidón Sancho Ribés, es especialista en educación artística y doctora de Arte Contemporáneo por la Universidad Jaume I de Castellón, además desarrolla una importante labor como comisaria de exposiciones. Podríamos decir, sin temor a equivocarnos, que se mueve empujada por una pasión: enseñar a comprender el arte, porque en ese conocimiento está su fuerza liberadora y trasformadora de la sociedad y de las personas que la forman. Educadora artística y comisaria de exposiciones, son las dos actividades que forman el eje central de su vida profesional. Acaba de publicar un libro titulado: “Regina José Galindo: la performance como arma” (UJI. Servicio de Publicaciones., 2017), como reivindicación de una artista que tiene en la performance un instrumento de denuncia social, que trata de remover nuestras conciencias.
Quedamos a charlar en la terraza de una cafeter…