Ir al contenido principal

Entrevista con Jose Luis Labad. Poeta

                                                                                                                    Foto: Autor desconocido
Entrevista realizada por González de la Cuesta

José Luis Labad (Madrid 1952) es un hombre entregado a dos pasiones: el servicio a los demás, a través de su actividad social con la infancia y la juventud y la literatura, concretamente a la poesía, donde se mueve como pez en el agua. Poeta machadiano, por el que siente una profunda admiración, ha sabido plasmar en su poesía un profundo amor por las mujeres, a las que dedica su trilogía “Gotas de Tinta”, desde una perspectiva cotidiana, poniéndose en la piel de cómo sienten las mujeres y a qué problemas se enfrentan en la vida, tanto amorosa, como profesional o vivencial; consiguiendo que, a través de sus versos, nos identifiquemos con ellas. Este poeta madrileño ha publicado cinco libros de poesía y se va consolidando como uno de los poetas más interesantes del panorama actual, como se ha podido comprobar en la Feria del Libro de Madrid de este año, con un gran éxito de ventas de su último libro “Palabras bajo la cama”.
Sentados bajo el rumor de las palabras que bajan de las estanterías de una librería, hicimos esta entrevista en octubre de 2014.

1.- Eres una persona que ocupas gran parte de tu tiempo en actividades sociales, incluso eres fundador de una asociación que se dedica a la educación de tiempo libre para la infancia y la juventud. Sin embargo, en tu página web te defines como un poeta que deja volar sus emociones, dando rienda suelta a la pasión en lo que escribes. ¿No existe una contradicción entre esa entrega racional que exige dedicarse a labores sociales y una poesía escrita con el corazón?

No, no es ninguna contradicción, al revés, se complementan. Para trabajar como voluntario en estas asociaciones sociales sin ánimo de lucro y en barrios con muchas carencias, hace falta ser creativo, imaginativo e introducir mucha poesía y magia para llegar al corazón de esos chicos y chicas. Es un trabajo que me apasiona y que desde que tenía diecisiete años, llevo realizando en esos barrios de la zona sur de Madrid.

2.- Tanto tiempo con los pies puestos en la calle, tienen que imprimir carácter. ¿En Qué medida ha afectado esto a tu poesía?

Como bien dices llevo toda mi vida pisando la calle, esa calle de los necesitados, de los que sufren por un amor prohibido, de los que los golpes les han marcado no solamente el cuerpo, sino también el alma, de los que ven que la vida pasa y no pasa por ellos, de los que les tienes que poner palabras en su boca para que puedan decir algo. También de aquellos que sonríen, disfrutan y te hacen feliz. Para ello, hay que tener los pies y la mente puesta en la calle, y sobre todo disfrutar con ello. Si tu disfrutas, los que están a tu alrededor también. Por eso, compongo una poesía cercana a la gente, pues no sabría hacerla de otro modo. Todo eso afecta a mi poesía y a mi forma de ver y de ser en la vida. Mi poesía es como yo: Sencilla y cercana. Soy un escritor de la calle de un barrio obrero cualquiera. Soy un poeta de barrio.

3.- Sin embargo, en la trilogía “Gotas de tinta”, que si no me equivoco son tus tres últimos libros, la mujer, desde el sentimiento del amor y todo lo que ello conlleva, es la protagonista de los poemarios. ¿Qué es lo que te conduce a elevar a la mujer a una categoría tan elevada, que la convierte en el cuerpo central de tu obra?

No es que la mujer ocupe una categoría más elevada, pero si, una categoría distinta e indudablemente mucho más perfecta que la nuestra. Lo que también es cierto, es que es el eje central de mi obra y de mi vida. La mujer es el centro de nuestra existencia, es el eje principal de lo cotidiano y de lo sublime. Son pura esencia de entrega y dedicación y por eso, he querido rendir como muchos otros poetas, un homenaje a la mujer desde distintos puntos de vista. Un homenaje a las mujeres trabajadoras, a las madres coraje, a las que la violencia de género les atenaza, a las que sienten el amor mucho más intensamente que un hombre, a las que aman a otra mujer, a las que pierden la memoria o a las mujeres trabajadoras que se abren paso en un mundo de obstáculos. Y también de una forma velada, a esos hombres que todavía ponen sonrisas en los labios de ellas.

4.- Dices en tu web que a veces el miedo nos atenaza para no escribir poesía. ¿Cuándo has sentido miedo por última vez delante del papel en blanco?

Me refiero al miedo de esas personas que al decir que publicas un libro de poesía, hacen un largo ¡Ahhh!, como diciendo: No me gusta la poesía: Si fuera novela seguro que te la compraría, pero es que me aburren los poemas.
También puede existir el miedo, a medirse entre los grandes poetas que hemos tenido a nuestro alrededor, (y que tenemos) y pensar que nuestra poesía nunca podrá ser igual, ni parecida a la los grandes maestros. Pero para escribir, hay que hacerlo con nuestro propio corazón y dejarse llevar por esos sentimientos que nos mueven. Hay que poner nuestro sello en cada verso y en cada poema. Hay que ser humilde y aprender de todo y de todos.
Y como me comentas, el miedo a sentarte delante de un papel en blanco y quedarte del mismo color que él, es el pavor que tenemos todos los escritores y artistas en general, es una sensación que nos paraliza muchas veces, pero que en realidad, lo que hace, es que nos esforcemos más en nuestro trabajo. Estoy con dos novelas en este momento y lo hago de esta forma, para que cuando me siento delante de una y no me llega la inspiración, pueda ponerme con la otra para ver si me llega, y de verdad que funciona. También puede pasar que mezcle cosas de una y otra, la solución en ese caso, es hacer una novela con muchos líos y muchas páginas. Pienso que así empezó el maestro Ken Follett.
Pero como decía Picasso: “La inspiración existe, pero tiene que encontrarte trabajando”. Y nadie nos regala las ideas, hay que encontrarlas y trabajarlas hasta la extenuación.

5.- Me tienes que explicar cómo se hace lo de escribir dos novelas. A mí me parece un trabajo de funambulista. Aunque escribir una trilogía dedicada a la mujer con la finura que tú lo haces, ¿no es andar un buen rato por la cuerda floja?

Escribir dos novelas es complicado, pero tiene su razón de ser, como te he dicho anteriormente. Siempre tiene que existir una principal y otra, que sea simplemente para cambiar de canal si te aburres o no te salen más ideas ese día. También para complicar un poco más mi vida, estoy con otros dos poemarios; Trazos de tiza que es una poesía de la calle y del día a día cotidiano, en la que intento mezclar muchos temas y por si me sobra tiempo otra publicación, de romance y poesía satírica, que se titulará Entre risas, mofas y demás esperpentos. Así con cuatro obras, tengo más posibilidad de encontrar más salidas para escribir.
También me dices que al escribir este tipo de poesía en la trilogía, puedo andar por la cuerda floja, pero no es así, la verdad es, que al principio cuando empecé, me dio un poco de miedo no caer en los tópicos de la poesía de este tipo, pero según fui avanzando, me encontré mucho más cómodo, más seguro y más identificado con ella. Han sido tres años de trabajo, observando sus comportamientos, sus formas de actuar, sus temores o sus dichas, intentado hacer una poesía con todo el respeto posible y sin que se me tilde de “pastoso”. Hablar de los sentimientos del maltrato, del amor entre mujeres, de la muerte de la pareja, de la sensualidad, de la perdida de la memoria o de cualquier otro tema, donde el eje principal es la mujer, no es andar por la cuerda floja, es caminar firme y seguro por las aceras de las emociones.

6.- Precisamente te lo preguntaba por eso. Por la posibilidad de caer en un poemario pastoso y cursi o, por el contrario, dejarte llevar por una empatía excesivamente feminista que convirtiera la trilogía en un panfleto. Sin embargo creo que no es así, que has acertado en la sencillez y cotidianeidad de los problemas de la mujer y de la pasión. En el prólogo de “Palabras bajo tu cama”, Julia de Castro Álvarez, lo explicita claramente: “A lo largo de estos tres libros se intuye que no se ha dejado nada en el cajón… todo lo ha vertido sobre el papel tan crudamente, que a nadie pude dejar indiferente, porque sus poemas son como la vida: reales”. Da la sensación de que te has vaciado al escribir esta trilogía.

He intentado no caer en esos términos y hacer una poesía, en donde la mujer, se pueda ver reflejada y el hombre, pueda mirarla de una forma distinta y mucho más cercana.
Como bien dice la escritora y prologuista de este último libro Julia de Castro, he pretendido no dejarme nada en el cajón y escribir crudamente esos momentos, de esas mujeres tan distintas, pero a la vez tan parecidas que nos rodean todos los días. Julia me conoce bien y retrata mis sentimientos tal como son y dice: “Escribe lo que siente y lo que vive”, y eso, es cierto, hay que vivir plenamente lo que se siente al escribir y sobre todo en la poesía.
Tendríamos que pararnos mucho más en observar lo que nos rodea y eso, es lo que he hecho en esta publicación, observarlas, aprender de su fortaleza y de sus ganas de luchar ante todas las adversidades que tienen en su camino.

7.- ¿Podríamos decir, entonces, que eres un poeta de lo cotidiano. En este caso de la cotidianeidad de las mujeres?

Indudablemente que sí. En ésta trilogía, he intentado retratar lo cotidiano de la figura femenina en casi todas las facetas que me ha sido posible, y créeme que no ha sido fácil, han sido tres años de trabajo minucioso y apasionante, donde he aprendido mucho de ellas y con ellas. Ahora el respeto que tenía por ellas, se ha acrecentado mucho más.

8.- ¿Después de cinco libros de poemas publicados, y un buen número de lectores, qué te ha dado la poesía en todos estos años a nivel personal?

Sobre todo, ver la vida de otra forma, fijarme más en lo que tengo a mi alrededor y valorarlo en su justa medida. Cada detalle me da una pauta para escribir, cada palabra que oigo en la calle, me produce un vértigo que me obliga a apuntar ese comentario rápidamente, para al llegar a casa, desarrollar un poema o simplemente unos cuantos versos.
También me ha dado algo muy importante, nuevos amigos que tienen la misma inquietud que yo, y ante todo, seguir manteniendo a los viejos amigos, que son lo más importante de mi vida.

9.- En tu último libro haces un homenaje a Antonio Machado introduciendo el poema “Soñé que tú me llevabas”, al principio ¿Qué te identifica con Machado? y sobre todo ¿Qué parte de tu poesía tiene una herencia machadiana?

El poema que da entrada a esta publicación, es solamente un homenaje a un hombre grande de nuestra literatura mundial. Con Machado me identifica su amor a la poesía y su sensibilidad al componer, pero nunca osaría identificar su poesía con la mía, Machado era, o mejor dicho, es, un maestro para nuestra poesía. ¿Herencia? creo que ninguna. ¿Admiración? Toda la del mundo.
Machado, Lorca y Hernández son mis poetas predilectos.
Lo que si me causó una satisfacción enorme, al comprobar, que tanto tú, como yo sentimos gran admiración por él. En tu libro “Nunca seremos los mismos”, le retratas tal y como siempre me le había imaginado, sencillo, cercano y grande a la vez. Aunque no sea el momento adecuado y creo que ya te lo he dicho anteriormente, te vuelvo a recordar que hacía bastante tiempo, que un libro no me cautivaba tanto como éste.

10.- No obstante, aunque la modestia te honra, yo si he percibido en algunos de tus poemas trazos que recuerdan a Machado. ¿Con la trilogía Gotas de Tinta acabada y publicada, podemos saber con más precisión en qué estás trabajando ahora?

Que alguien vea en mis poemas trazos de Machado me llena de orgullo, aunque mi poesía es incomparable con la del maestro, y no digo que no se pueda comparar, pero hay cosas en la vida, que son incomparables y esta, es una de ellas. Machado fue único e irrepetible y nunca sería capaz de emularle conscientemente. ¡Qué más quisiera estar yo, ni al cero coma uno por ciento a la altura de sus versos!
Y para contestar a la pregunta de las faenas literarios que me tienen inmerso en este instante, y como dije anteriormente, estoy trabajando en dos novelas y en otros dos poemarios. Una de las novelas es de intriga y acción, y la otra, es una historia de vivencias de un grupo de personas que no se conocen de nada y que encierran esos secretos inconfesables, que solo se pueden contar a unos individuos desconocidos, que nunca volverás a ver en tu vida.
Y para no olvidarme de mi pasión por la poesía, estoy con otros dos trabajos, el primero es una mezcla de poemas sociales del día a día, y el otro poemario de poesía satírica, donde intento mezclar versos divertidos e intrascendentes con los temas cotidianos que nos rodean.
Y esos son los proyectos literarios que tengo en marcha.




Comentarios

Entradas populares de este blog

Castellòn, la muerte del cine

                                                                                              Foto: Kusonoki Masashige Publicado en Levante de Castellón el 21 de abril de 2017 Hace unos años, no tantos, podías quedar una tarde en Castellón con los amigos, picar alguna cosa o tomarte un café e ir a ver una película de cine, tranquilamente, dando un paseo. Era muy fácil, pues en la ciudad había varias salas que te permitían acercarte a uno u otra sin necesidad de coger el coche, en función de la película que quisieras ver. En realidad, ir al cine era un acto social, una quedada con los amigos, un encuentro con la cultura o una actividad onanística, culturalmente hablando, si uno iba solo.                 Las salas de cine humanizaban la ciudad, porque eran lugar de encuentro de mucha gente que iba con un objetivo común: ver una película, sin interferencias consumistas. Gente que encontraba un momento de tranquilidad en el acto de acercarse a la sala, sentarse en la butaca y disfrutar o no …

Diario esférico 23.11.2016

No voy a entrar en la trayectoria política de Rita Barberá, ni en sus cuitas con la justicia; de eso no es ahora el momento de hablar. Tiempo habrá. Hoy es el día de las condolecías a familiares, amigos y compañeros, y las muestras de pesar por la muerte de una persona pública con sólo 68 años. Nadie debe morirse tan joven. Pero no me gustan los minutos de silencio impostados. Los que se hacen para quedar bien ante la galería, o para tapar miserias propias y ajenas. Y sobre todo, cuando están fuera de lugar. Por eso no entiendo el minuto de silencio de hoy en el Congreso  de los Diputados. Puedo entenderlo en el Senado, Rita Barberá era senadora, y que sus compañeros institucionales le rindan un pequeño homenaje por su inesperada muerte, es comprensible. Que el Ayuntamiento de Valencia dicte tres días de luto, lo veo razonable por tratarse de una exalcaldesa, que recientemente abandonó el cargo después de veinticuatro años. ¿Pero que guarde un minuto de silencio el Congreso? ¿Cuál es e…

Cuando la ciencia se hizo ficción

Artículo publicado en la revista Octubre, de la Universidad Jaume I de Castellón, en octubre de 2015