Ir al contenido principal

Desde la penumbra

                
                                           Imagen: Akane Estudio
Escrito por González de la Cuesta
Cuando uno lee a M. Carmen Castillo no se emociona: ni llora, ni ríe, ni siquiera siente miedo, es una sensación extraña que te hace estar pegado a su literatura, sin ninguna empatía, sin embargo, al igual que nos sucede cuando leemos a Poe o a Lovecraft, un estremecimiento de inquietud se instala en nuestro interior, como algo que surge desde muy dentro de nosotros y no podemos controlar. Por eso, conforme crece esa sensación sentimos como sus historias nos va atrapando, hasta que, sin darnos cuenta, nos encontramos dentro, no como personajes, sino como espectadores que tienen su butaca en primera fila del escenario, y que sin ser conscientes de ello son parte del espectáculo.
                Estas sensaciones son las que uno tiene y no tiene cuando lee “Desde la penumbra” (Unaria Ediciones), el último libro publicado por M. Carmen Castillo. Cuatro historias en las que no hay terror, ni miedo, pero que producen una inquietante turbación en esta conciencia postvictoriana que todavía arrastramos. Ese el truco, el mecanismo mental que utiliza la autora para controlar, sin aspavientos, nuestra mente de lectores, y dejarnos y regusto amargo, pero a la vez deseosos de volver a probarlo.
                Cuatro historias bien distintas son el alma de “Desde la penumbra”, pero que tienen un hilo conductor: entrar en lo profundo nuestra psique y agitarla sin concesiones. Porque lo peor de todo es que no hay escenarios góticos, ni románticos, ni espectrales, ni fantásticos. No hay nada que nos haga intuir que entramos en el mundo turbio del miedo. Nada de eso. Son cuatro historias sencillas, sin barroquismo. Con personajes aparentemente normales, como usted y yo, que sin embargo se enfrenten a situaciones tan imprevistas como paradójicas. Y ahí está el quid de este libro: la simpleza y normalidad perturbadora con que los personajes afrontan su situación. Todo ello escrito con un literatura muy bien cuidada y mucho oficio. Se nota que M. Carmen tiene mucho escrito, que esperamos poder ver publicado pronto.

                Y si no me creen, lean “Desde la penumbra”. Posiblemente tengan otras sensaciones diferentes, pero les aseguro que hay una de la que no se van a librar: el recelo psicológico que produce este libro.   

Comentarios

Entradas populares de este blog

Castellòn, la muerte del cine

                                                                                              Foto: Kusonoki Masashige Publicado en Levante de Castellón el 21 de abril de 2017 Hace unos años, no tantos, podías quedar una tarde en Castellón con los amigos, picar alguna cosa o tomarte un café e ir a ver una película de cine, tranquilamente, dando un paseo. Era muy fácil, pues en la ciudad había varias salas que te permitían acercarte a uno u otra sin necesidad de coger el coche, en función de la película que quisieras ver. En realidad, ir al cine era un acto social, una quedada con los amigos, un encuentro con la cultura o una actividad onanística, culturalmente hablando, si uno iba solo.                 Las salas de cine humanizaban la ciudad, porque eran lugar de encuentro de mucha gente que iba con un objetivo común: ver una película, sin interferencias consumistas. Gente que encontraba un momento de tranquilidad en el acto de acercarse a la sala, sentarse en la butaca y disfrutar o no …

Diario esférico 23.11.2016

No voy a entrar en la trayectoria política de Rita Barberá, ni en sus cuitas con la justicia; de eso no es ahora el momento de hablar. Tiempo habrá. Hoy es el día de las condolecías a familiares, amigos y compañeros, y las muestras de pesar por la muerte de una persona pública con sólo 68 años. Nadie debe morirse tan joven. Pero no me gustan los minutos de silencio impostados. Los que se hacen para quedar bien ante la galería, o para tapar miserias propias y ajenas. Y sobre todo, cuando están fuera de lugar. Por eso no entiendo el minuto de silencio de hoy en el Congreso  de los Diputados. Puedo entenderlo en el Senado, Rita Barberá era senadora, y que sus compañeros institucionales le rindan un pequeño homenaje por su inesperada muerte, es comprensible. Que el Ayuntamiento de Valencia dicte tres días de luto, lo veo razonable por tratarse de una exalcaldesa, que recientemente abandonó el cargo después de veinticuatro años. ¿Pero que guarde un minuto de silencio el Congreso? ¿Cuál es e…

Cuando la ciencia se hizo ficción

Artículo publicado en la revista Octubre, de la Universidad Jaume I de Castellón, en octubre de 2015