Ir al contenido principal

El abuelo que saltó por la ventana y se largó


A nadie se le puede ocurrir que las aventuras de un centenario puedan ser tan divertidas. A nadie menos a Jonas Jonasson, escritor sueco que con su primera novela nos libera del estereotipo de literatura policíaca e intriga en el que han caído los países nórdicos en los últimos tiempos, para contarnos, mejor dicho escribir, una novela delirante que se mofa de la sobredosis de novela negra que inunda las librerías, al igual que lo hizo Cervantes al escribir El Quijote, riéndose del los libros de caballerías, tan en boga en su época.
                “El abuelo que saltó por la ventana y se largó”, es ciertamente eso, una sátira del género negro que sitúa en el centro del relato a un centenario, Allan Karlsson, que se escapa de la residencia donde vive minutos antes de empezar la celebración de su fiesta de cumplesiglo, para vivir una aventura con un grupo de amigos que van surgiendo por el camino no menos desequilibrados que él, con muertos, persecuciones e investigación policial, que nos arranca más de una sonrisa a lo largo del relato. Mucho en estos tiempos de sombras y dificultades.
                Pero hay más: una historia paralela de la vida y milagros de Allan Karlsson, que esconde la trivialización de los grandes personajes del siglo XX: Stalin, Truman, Churchill, Mao, Franco, De Gaulle, entre otros,  que se van cruzando con el idiota político, por vocación, que es Karlsson, que además se encuentra en el centro de  algunos grandes acontecimientos de la segunda mitad del siglo pasado, descubriéndonos una versión histriónica de los hechos, pero no por ello menos posible.
                Jonasson escribe pues un relato terapéutico, fundamentado en la trivialización, cuando no la ridiculización, de personalidades y acontecimientos del siglo XX, utilizando un personaje fascinante, que podríamos calificar del “tonto-listo”, que acaba riéndose, también, de esas nuevas novelas de caballería del siglo XXI que son las novelas negras o de intriga policíaca, como usted prefiera.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Castellòn, la muerte del cine

                                                                                              Foto: Kusonoki Masashige Publicado en Levante de Castellón el 21 de abril de 2017 Hace unos años, no tantos, podías quedar una tarde en Castellón con los amigos, picar alguna cosa o tomarte un café e ir a ver una película de cine, tranquilamente, dando un paseo. Era muy fácil, pues en la ciudad había varias salas que te permitían acercarte a uno u otra sin necesidad de coger el coche, en función de la película que quisieras ver. En realidad, ir al cine era un acto social, una quedada con los amigos, un encuentro con la cultura o una actividad onanística, culturalmente hablando, si uno iba solo.                 Las salas de cine humanizaban la ciudad, porque eran lugar de encuentro de mucha gente que iba con un objetivo común: ver una película, sin interferencias consumistas. Gente que encontraba un momento de tranquilidad en el acto de acercarse a la sala, sentarse en la butaca y disfrutar o no …

Diario esférico 23.11.2016

No voy a entrar en la trayectoria política de Rita Barberá, ni en sus cuitas con la justicia; de eso no es ahora el momento de hablar. Tiempo habrá. Hoy es el día de las condolecías a familiares, amigos y compañeros, y las muestras de pesar por la muerte de una persona pública con sólo 68 años. Nadie debe morirse tan joven. Pero no me gustan los minutos de silencio impostados. Los que se hacen para quedar bien ante la galería, o para tapar miserias propias y ajenas. Y sobre todo, cuando están fuera de lugar. Por eso no entiendo el minuto de silencio de hoy en el Congreso  de los Diputados. Puedo entenderlo en el Senado, Rita Barberá era senadora, y que sus compañeros institucionales le rindan un pequeño homenaje por su inesperada muerte, es comprensible. Que el Ayuntamiento de Valencia dicte tres días de luto, lo veo razonable por tratarse de una exalcaldesa, que recientemente abandonó el cargo después de veinticuatro años. ¿Pero que guarde un minuto de silencio el Congreso? ¿Cuál es e…

Cuando la ciencia se hizo ficción

Artículo publicado en la revista Octubre, de la Universidad Jaume I de Castellón, en octubre de 2015