Ir al contenido principal

Vilafamés. La mirada interior

De José Manuel González de la Cuesta

Flota en el ambiente de Vilafamés un aire de equilibrio sereno. Se puede apreciar ya cuando el visitante se va acercando por la carretera que le une a Castellón. La vista que se ofrece es la de una villa fortificada, que desde época musulmana fue guardián de posibles invasiones desde el interior hacia la costa, en un alto de las estribaciones de la sierra que la separa del litoral. Emerge sobre el llano alrededor de un castillo de planta árabe, arropado por un bello casco antiguo, con calles empinadas y estrechas que sus habitantes han sabido conservar con todo su sabor original, aderezado de los olores de un jardín botánico en forma de macetas que cuelgan de las fachadas de las casas, o nos dan la bienvenida a la puerta de éstas. Es una visión mágica, que se esconde en la impavidez de la estampa del castillo, levantado por todos y cada uno de los ocupantes que la villa ha tenido, con su barrio árabe lamiéndole los pies.
El equilibrio sereno de Vilafamés se puede sentir en cuanto uno se interna en sus calles silenciosas y tranquilas. Ya el visitante puede percibirse de ello cuando, subiendo por la calle de la Font, se encuentre con una impresionante roca a los pies de una de las fachadas de la iglesia de la Asunción, construcción religiosa que se inició a finales del siglo XVI; la roca en cuestión asusta pues parece que sus dos toneladas de peso van a dejarse caer sobre las casas que tiene enfrente. Sin embargo lleva ahí desde hace varios millones de años sin perder la compostura, en perfecto equilibrio estable con las arquitecturas que la rodean. Pero también puede sentir la relación que mantienen todos los contrastes que dan carácter a la villa: existe equilibrio entre las piedras de sus edificios y la naturaleza que los circunda; entre la contemporaneidad del arte que cuelga de su museo y las paredes que lo albergan, las de un palacio renacentista del siglo XVI; entre el espíritu artístico que trajeron en las décadas de los sesenta y setenta del siglo pasado, todos los pintores y artistas plásticos que se instalaron en sus casas, y el ambiente rural cargado de historia que se respira, una simbiosis que ha dado como fruto una localidad pequeña (apenas alcanza los dos mil habitantes) consagrada al arte contemporáneo, lo que se puede palpar en las galerías y talleres que todavía quedan en el pueblo y en ese maravilloso Museo de Arte Contemporáneo, una joya del más alto nivel, que atesora una amplia colección de artistas locales, nacionales e internacionales.
A pocos kilómetros de Castellón el visitante se topará con una sorpresa que, a buen seguro, empezará a cambiar su percepción de una geografía de sol y playa. Vilafamés es un lugar ideal para relajarse y culturizarse con el goce de los sentidos. Ya quedó claro con aquel eslogan de una campaña de promoción turística de hace alguno años: “Vilafamés, la mirad interior”. Mientras, desde las almenas del castillo, algunos atardeceres hacen que el visitante sienta como una corriente de paz espiritual le atraviesa el alma.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Castellòn, la muerte del cine

                                                                                              Foto: Kusonoki Masashige Publicado en Levante de Castellón el 21 de abril de 2017 Hace unos años, no tantos, podías quedar una tarde en Castellón con los amigos, picar alguna cosa o tomarte un café e ir a ver una película de cine, tranquilamente, dando un paseo. Era muy fácil, pues en la ciudad había varias salas que te permitían acercarte a uno u otra sin necesidad de coger el coche, en función de la película que quisieras ver. En realidad, ir al cine era un acto social, una quedada con los amigos, un encuentro con la cultura o una actividad onanística, culturalmente hablando, si uno iba solo.                 Las salas de cine humanizaban la ciudad, porque eran lugar de encuentro de mucha gente que iba con un objetivo común: ver una película, sin interferencias consumistas. Gente que encontraba un momento de tranquilidad en el acto de acercarse a la sala, sentarse en la butaca y disfrutar o no …

Diario esférico 23.11.2016

No voy a entrar en la trayectoria política de Rita Barberá, ni en sus cuitas con la justicia; de eso no es ahora el momento de hablar. Tiempo habrá. Hoy es el día de las condolecías a familiares, amigos y compañeros, y las muestras de pesar por la muerte de una persona pública con sólo 68 años. Nadie debe morirse tan joven. Pero no me gustan los minutos de silencio impostados. Los que se hacen para quedar bien ante la galería, o para tapar miserias propias y ajenas. Y sobre todo, cuando están fuera de lugar. Por eso no entiendo el minuto de silencio de hoy en el Congreso  de los Diputados. Puedo entenderlo en el Senado, Rita Barberá era senadora, y que sus compañeros institucionales le rindan un pequeño homenaje por su inesperada muerte, es comprensible. Que el Ayuntamiento de Valencia dicte tres días de luto, lo veo razonable por tratarse de una exalcaldesa, que recientemente abandonó el cargo después de veinticuatro años. ¿Pero que guarde un minuto de silencio el Congreso? ¿Cuál es e…

Cuando la ciencia se hizo ficción

Artículo publicado en la revista Octubre, de la Universidad Jaume I de Castellón, en octubre de 2015